Cómo cortarle las uñas a un gato

Si un felino es parte de tu familia, es probable que tus manos luzcan rasguñadas o tus muebles y cortinas se encuentren deshilachadas. Para ellos, rascar y afilar sus garras es natural. Sin embargo, cuando sus uñas crecen muy largas son propensas a quebrarse con facilidad, lo que podría ocasionarle hongos e infecciones.

Ideas en 5 minutos te ofrece una guía para cortar las uñas de tu gato. Este proceso no es doloroso para ellos, pero te recomendamos que seas paciente y muy cuidadoso. Antes de empezar, es necesario que consultes con un veterinario sobre su estado de salud y sus necesidades específicas.

Antes de empezar

Adquiere un cortaúñas o unas tijeras diseñadas para cortar uñas de gato. Esto es muy importante, ya que las herramientas para manicura por lo general no cuentan con un mango ergonómico y son de cabeza plana, lo que podría quebrar la punta de sus garras al ejercer presión, causándole dolor y lastimar su pata.

1. Prepara el ambiente

  • Escoge un lugar tranquilo. Mucho mejor si es un espacio silencioso donde se sienta cómodo, lejos de ventanas, distracciones o situaciones estresantes para tu mascota.
  • Opta por realizar esta actividad cuando tenga sueño, después de una comida o luego de jugar con él y se sienta cansado.
  • Procura mantener la calma. Los mininos pueden interpretar tus emociones y reconocer tu lenguaje corporal.

Lo ideal es entrenar a tu gato desde temprana edad, así aceptará cortarse las uñas como parte de su rutina.

2. Acaricia y masajea sus patas

  • Los mininos, por naturaleza, tienden a ser un poco reacios cuando tocas ciertas partes de su cuerpo. Así que muéstrate cariñoso y acaricia suavemente sus patas y sus lugares favoritos, como el contorno de sus mejillas o debajo de su barbilla.
  • Toma su pata y masajéala por un par de segundos. Empuja la punta de sus garras para extender sus uñas. Suéltala de inmediato y ofrécele un snack. Recompénsalo y mímalo.

Puede que tu gato quiera esconder sus patas o levantarse y alejarse. Déjalo ir. Puedes intentar nuevamente luego de unos minutos.

3. Permítele que se familiarice con el cortaúñas

  • Sabemos que los gatos son seres muy curiosos, sácale provecho a este comportamiento y coloca el cortaúñas cerca de él para que lo huela, lo investigue y se familiarice.
  • Con el propósito de que no sienta temor frente a este objeto, especialmente la primera vez, puedes colocar un par de sus golosinas favoritas alrededor del cortaúñas. Tu felino vinculará positivamente esta herramienta, asociándola con comida.

4. Conoce la anatomía de sus uñas

  • Las garras del gato están formadas por dos partes visibles: el hiponiquio, un triángulo pequeño y rosáceo que constituye la pulpa o la base de la garra, y la uña que lo protege, observarás que es de color transparente.
  • Al cortar, solo debes cortar un par de milímetros de la punta transparente. Nunca recortes al margen del hiponiquio o sobre él, esto podría causarle sangrado, infecciones y sería muy doloroso para él.

En caso de que una o varias de sus uñas presenten sangrado, acude de inmediato a un veterinario.

5. Corta sus uñas

1. Coloca a tu gato sobre tu regazo con su espalda pegada hacia ti. Lo ideal es que se sienta cómodo y le transmitas seguridad.

2. Aprieta delicadamente la parte superior e inferior de su pata, en la articulación justo detrás de la garra, así podrás extender su uña.

3. Sujeta tu herramienta en una mano y la pata de tu mascota en la otra. Corta solamente la punta de la garra, tal como lo muestra la imagen de guía.

4. Intenta recortar un par de uñas y haz una pausa para premiarlo. Tu gato puede protestar, maullar y tratar de rasguñarte, pero no lo regañes ni lo apresures, podrías herirlo. Sé paciente, déjalo ir e intenta nuevamente luego de 30 minutos.

Recomendaciones

  • Te puede resultar más fácil contar con la ayuda de otra persona. Escoge a alguien en quien tu mascota confíe y esté familiarizado con ella. De este modo, mientras lo sujeta en su regazo, tú cortarás sus garras.
  • Un truco que puede ser útil a la hora de cortar sus uñas y calmar a tu gato es cubrirle los ojos para evitar que vea el proceso y se estrese innecesariamente.
  • Es recomendable recortar sus uñas cada diez días o cada dos semanas.
Compartir este artículo