Cómo cuidar a una gata después de esterilizarla

La esterilización de las gatas y de los gatos se realiza de diferentes formas. Los gatos se someten a un procedimiento más simple, mientras que una gata requiere cuidados especiales después de la cirugía. Es necesario vigilarla de cerca el primer día, mientras desaparecen los efectos de la anestesia, y los siguientes 10 días, mientras la mascota se recupera de la operación.

Ideas en 5 minutos analizó los consejos de los expertos y preparó instrucciones sobre cómo cuidar adecuadamente a una gata después de la esterilización.

1. Habla con el veterinario

Antes de la operación, el veterinario te indicará la hora a la que puedes ir a recoger a la gata. Y ya durante el proceso del alta, te dirá cómo estuvo todo, te dará instrucciones para futuros cuidados y te recetará medicamentos si son necesarios.

Habrá mucha información, así que asegúrate de tomar notas y hacer todas las preguntas que tengas sobre el cuidado de la gata. Guarda los contactos del veterinario y pregunta dónde puedes ir en caso de una emergencia. También pregunta dónde puedes obtener ayuda durante la noche si llega a ser necesario.

2. Mantén a la gata en condiciones tranquilas

Durante los primeros días después del procedimiento, trata de mantener a la gata lo más tranquila posible. Asegúrate de que no muestre mucha actividad: no corra, no salte y no juegue a juegos que requieran mucha movilidad. Esto puede hacer que los puntos se abran. Si hay otras mascotas en la casa, sepáralas de la gata para que no la molesten. Explica a los niños que la mascota necesita recuperarse después de una operación y durante su recuperación no deben jugar con ella ni llevarla en brazos.

3. Vigila que la manta y el cuello permanezcan en su lugar

Después del procedimiento, el veterinario colocará a la gata una manta especial que cubrirá el estómago y, en algunos casos, un collar protector alrededor del cuello. La manta protegerá los puntos de daños externos y el collar evitará que la mascota lama la herida.

La gata debe usar la manta (y el collar) hasta que la sutura esté completamente curada, generalmente unos 10 días. Vigila de cerca a tu mascota y asegúrate de que no se quite estos dispositivos.

4. Observa el estado de la gata

La gata puede estar letárgica durante uno o dos días después de la esterilización. Si el malestar persiste o empeora, asegúrate de llamar al veterinario.

Además, dentro de un par de días después del procedimiento, el animal debería recuperar el apetito. Si después del tiempo asignado tu mascota se niega a comer, infórmalo al médico.

Observa cualquier comportamiento inusual en la gata: maullidos frecuentes, inquietud, cambio en la forma de andar, etc. Si tienes alguna duda sobre la salud de la mascota, comunícate con el veterinario y comenta la condición de la gata con él.

5. Inspecciona la sutura

Revisa el sitio de la sutura con regularidad para asegurarte de que cicatrice correctamente. Los puntos deben ser de color rosa claro, verse prolijos y sus bordes deben estar unidos. No es necesario desinfectar la sutura ni aplicar ningún ungüento sin la recomendación del veterinario. Deja que la herida se cure por sí sola.

Un ligero enrojecimiento alrededor de la costura es normal, pero si se vuelve excesivamente rojo, se hincha o existe cualquier otra señal de advertencia, comunícate con el médico y sigue sus instrucciones.

6. Asegúrate de que la gata siga su dieta

Durante el período de recuperación, es importante que la gata siga una dieta especial prescrita por el veterinario. Incluye un alimento rico en nutrientes de fácil digestión. Asegúrate de que mantenga la dieta especial durante unos días y luego pásala gradualmente a su alimentación habitual. Además, no alimentes a la gata con comida de tu mesa ni le des leche.

Algunas mascotas aumentan de peso después de la cirugía. En tales casos, el médico recomienda un alimento especial para gatos castrados, que ayuda a mantener un peso corporal óptimo.

Compartir este artículo