Cómo mantener a tu mascota libre de calor

Es difícil para las mascotas mantenerse frescas bajo un sol abrasador. No sudan como los humanos, por eso los dueños deben estar al tanto de cómo lidian con el calor excesivo. Los gatos tienden a tolerarlo un poco mejor que los perros. Incluso les gusta tirarse en el tibio alféizar de la ventana. Sin embargo, ambos necesitan ayuda en días especialmente calurosos.

Ideas en 5 minutos sabe cómo ayudar a las mascotas en tiempos de verano caluroso.

Mantén a la mascota en la sombra y proporciónale agua

Presta atención a las señales de que a tu mascota le falta líquido:

* Letargo

* Nariz o encías secas

* Disnea

* Falta de apetito

Proporciona mucha agua fresca y limpia cuando haga calor afuera. Lleva agua contigo en sus paseos.

Asegúrate de que tu mascota tenga un lugar con sombra para protegerse del sol. Cierra las cortinas para reducir los efectos del calentamiento de la luz a través de las ventanas. Probablemente haya áreas más frescas en la casa: asegúrate de que el animal tenga acceso a ellas. Será especialmente agradable acostarse sobre un azulejo frío.

⚠️ Recuerda que los perros mayores, regordetes o de nariz corta (pug, bulldog, boston terrier, pequinés, bóxer, shih tzu y bulldog francés) son menos tolerantes al calor. Por lo tanto, necesitan una supervisión más cuidadosa.

Dale hielo y congela los juguetes

Los perros aprecian los regalitos refrescantes en un día caluroso tanto como los niños. Pueden lamer un cubito congelado o acostarse sobre un gran trozo de hielo; simplemente envuélvelo en una toalla para que la piel de la mascota no entre en contacto directo con él.

También puedes congelar los juguetes o hacer una paleta con ingredientes seguros para perros como plátanos, mantequilla de maní o caldo de pollo.

Crea una ligera brisa

Con el propósito de reducir el consumo y los costos de energía, algunos dueños de mascotas apagan los ventiladores y aires acondicionados cuando salen de casa por la mañana y solo vuelven a encenderlos cuando regresan. Mientras tanto, cuando la temperatura exterior alcanza niveles extremos, puede hacer un calor peligroso dentro de la casa.

Los perros dependen de su respiración para enfriarse, pero a medida que los grados suben a un nivel crítico, este método pierde su efectividad. Esto significa que la mascota puede quedar encerrada en el interior con una capacidad de enfriamiento mínima.

En vez de apagar el aire acondicionado, intenta dejarlo en 24 °C aproximadamente mientras estés fuera.

Hazle un ligero corte de pelo

Un corte de pelo ligero de verano ayuda a prevenir el sobrecalentamiento.

⚠️ Nunca cortes a cero. Es importante que la mascota permanezca protegida de la luz solar directa para evitar quemaduras.

Cuando se trata del cuidado de la piel, asegúrate de que cualquier protector solar o repelente de insectos que uses con tus mascotas sea seguro para animales.

Evita pasear de día

No saques a tu perro al aire libre durante las horas más calurosas del día. En vez de eso, levántate temprano en la mañana para dar un paseo con tu mascota o espera a que se ponga el sol y baje la temperatura por la tarde.

Recuerda que el asfalto es muy caliente en verano. Caminar por la banqueta puede quemar las almohadillas de las patas de tu mascota. Si te duele al tocar la superficie con el dorso de la mano, significa que está sobrecalentada. Pasear temprano en la mañana y después del atardecer minimiza el riesgo de quemaduras. También puedes adquirir pantuflas para perros para proteger sus patas.

No dejes a la mascota en el auto

En un día caluroso, un automóvil estacionado puede convertirse instantáneamente en un horno incluso con las ventanas abiertas. Y unos minutos serán suficientes para que el animal sufra un golpe de calor.

La mayoría de las personas no se dan cuenta del real calor que puede hacer en estas condiciones. Por ejemplo, en un día de 26 grados, la temperatura en un automóvil puede alcanzar los 32 °C a la sombra y superar los 71 °C si está estacionado directamente al sol.

Lo mejor es dejar a tu mascota en casa en los días calurosos. Si esto no puede hacerse, asegúrate de tener siempre agua a mano. Y cuando salgas del auto, llévate al animal contigo, no lo dejes solo.

Usa una toalla húmeda

Una toalla de baño mojada en agua que se haya guardado en el refrigerador puede ser una excelente ayuda para enfriar. Solo asegúrate de que no haya una caída de temperatura demasiado brusca.

Además, puedes usar un paquete de chícharos congelados como una bolsa de hielo para enfriar la cabeza de tu perro. También puede colocarse en el cuello o la ingle, donde se encuentran los vasos sanguíneos grandes. Envuélvelo con una toalla antes de aplicar este método.

Baña a la mascota con cuidado

Si tienes la suerte de tener una piscina o estar cerca de una fuente de agua, puedes tener la tentación de saltar junto con el perro. Sin embargo, si la mascota está muy caliente, solo puedes empeorar la situación.

Una caída demasiado brusca de la temperatura de la superficie corporal puede provocar un mayor calentamiento de los órganos internos, lo que agravará el sobrecalentamiento. Para minimizar los riesgos, invita a tu perro a entrar al agua lentamente. Déjalo estar parado un poco, que moje sus patas. Recuerda, las almohadillas son uno de los pocos lugares por donde sudan y disipan el calor.

Llévala al veterinario

Cuando haga mucho calor afuera, lleva a tu perro o gato al veterinario para un chequeo completo. La verificación debe incluir un plan de protección contra pulgas y garrapatas. En los meses de verano, cuando la mascota pasa mucho más tiempo al aire libre, es especialmente importante vigilar la prevención de parásitos.

Compartir este artículo