Cuál es el carácter de un gato según su raza

Además de compartir algunas características de la apariencia, los gatos de distintas razas suelen tener caracteres similares. Sin embargo, la curiosidad y la búsqueda de aventuras es propia de algunas razas, mientras que el dormir cómodamente en el sillón durante todo el día es una costumbre en otras.

Junto con Ideas en 5 minutos, podrás conocer más peculiaridades del carácter de gatos de diferentes razas.

Gato siamés

Los gatos siameses tienen una silueta elegante, una cabeza estrecha en forma de cuña, patas bonitas y una cola delgada. Tienen una coloración peculiar: las orejas, el hocico y las extremidades tienen un tono más oscuro que su cuerpo. Los gatos de esta raza tienen ojos de color azul o azul celeste. Los siameses de raza pura también tienen orejas muy grandes.

  • Son muy comunicativos. Les encanta pasar tiempo con su dueño y se llevan bien con otros gatos, especialmente si han crecido juntos.
  • No toleran la soledad. Es un gato que, si siente aburrimiento durante mucho tiempo, puede manifestar un comportamiento destructivo.
  • Son inteligentes. Los gatos siameses son capaces de aprender algunas órdenes, lo cual no solo diversificará sus juegos, sino que también los ayudará a mantenerse en buena forma.
  • Son enérgicos y juguetones. Los gatos siameses necesitan juguetes que los ayuden a divertirse y a liberar su energía.
  • Son parlanchines y a menudo tienen una voz muy fuerte. A los gatos siameses les encanta comunicarse con sus dueños a través de sonidos y acompañar sus actividades con su voz.

Gato persa

Los rasgos característicos del gato persa son un pelo largo, patas cortas y un hocico redondo. Sus ojos grandes y la nariz respingona hacen que su cara tenga una expresión triste, severa o sorprendida. El color de pelo de los gatos persas es muy diverso.

  • Se distinguen por tener un carácter tranquilo, prefieren encontrarse en un ambiente hogareño y acogedor.
  • Son cariñosos y pueden estar muy apegados a los miembros de la familia. Les gustar dormir en el regazo de su dueño.
  • Se llevan bien con los niños.
  • No requieren mucha atención por parte del dueño, ya que no se sienten tan mal en soledad.
  • Se llevan bien con otros animales, incluyendo perros, en caso de que se hayan acostumbrado desde temprana edad.
  • No son tan inteligentes, por lo que es difícil entrenarlos, y no son buenos cazadores. El gato persa no siempre entiende lo que quiere su dueño de él.

Gato maine coon

El maine coon es un gato muy grande con un abundante pelo. Las orejas son una de las características más llamativas de estos animales, dado que son grandes, anchas y terminan en forma de pincel. La nariz de estos gatos siempre es recta y no plana como la de otras razas de pelo largo. El color de sus ojos puede variar dependiendo del color del pelaje.

  • Son muy amigables. El carácter del gato maine coon es muy parecido al de los perros: es amigable y cariñoso.
  • Son comunicativos. Les encanta comunicarse con las personas y hacer nuevas amistades, se llevan especialmente bien con los niños y los perros.
  • Son enérgicos. El maine coon es activo, le encanta jugar y es un buen cazador.
  • Les gusta el agua. A diferencia de la mayoría de los gatos, al maine coon no solo le gusta hacer actividades acuáticas, sino que también nada bien incluso en aguas profundas.
  • Son fieles. Estos gatos siempre protegen a sus dueños del peligro e incluso manifiestan perseverancia, al igual que los perros.
  • No son obsesivos. A pesar de su apego a los humanos, el maine coon no requiere una atención constante por parte del dueño, como los gatos de otras razas.
  • Son inteligentes. Son capaces de aprender trucos fácilmente o de jugar con juguetes difíciles.

Gato exótico

Por fuera, el gato exótico se parece mucho al gato persa, pero su pelaje es más corto. Tiene una cabeza grande y redonda, ojos grandes, nariz corta y orejas pequeñas y redondeadas. Los exóticos tienen piernas cortas pero muy fuertes, pelo corto y grueso.

  • Son tranquilos y pacientes. Los gatos de esta raza se llevan bien con los niños pequeños y a menudo muestran paciencia y moderación.
  • Son cariñosos y juguetones. Les encanta pasar tiempo con su dueño y participar en diferentes juegos.
  • Son bastante comunicativos. Los gatos exóticos son capaces de llevarse bien con los perros y con otros gatos, aunque no tienen tanto entusiasmo por hacerlo. Están más interesados ​​en comunicarse con las personas que con otros animales.
  • Se adaptan fácilmente a su entorno. Los gatos exóticos son capaces de adaptarse al estilo de vida de su dueño, lo que hace más cómoda la existencia de ambos.

Gato ragdoll

El gato ragdoll es uno de los gatos domésticos más grandes. Tiene un cuerpo alargado y musculoso con un pelaje suave y sedoso. Sus ojos son azules y el color del pelaje puede variar dependiendo del tipo de gato.

  • Son cariñosos. A estos gatos les gusta mucho comunicarse con sus dueños y estar en sus brazos. El nombre de la raza, que se traduce como “muñeca de trapo”, se refiere a que permite que un ser querido haga lo que quiera con ella.
  • Son fieles. Los ragdoll sienten un gran apego hacia los humanos. Pueden seguir a su dueño por toda la casa, dormir con él toda la noche y por la tarde recibirlo en la puerta como suelen hacer los perros.
  • Son juguetones. Estos gatos siguen siendo juguetones hasta la vejez. A muchos de ellos les encanta jugar con una pelota y pasear con una correa.
  • Son pacientes. Los ragdoll se llevan bien con otros animales y son muy pacientes al jugar con los niños. Incluso les permiten que los vistan y los metan en una carriola.
  • Son poco exigentes. A pesar de su amor infinito por su dueño, los gatos ragdoll rara vez manifiestan un comportamiento obsesivo.
  • Les gusta estar en el suelo. Los gatos ragdoll no trepan. Prefieren pasar su tiempo abajo; de vez en cuando, suben a un sillón o una cama para relajarse con su dueño.

Fold escocés

El fold escocés tiene un cuerpo fuerte y redondeado, un cuello corto y una cabeza redondeada, en la que se destacan los ojos grandes y las orejas pequeñas plegadas hacia delante. El color de los ojos y del pelaje puede variar. Por lo general, el pelo suele ser corto, pero también existe el Highland Fold, que es otro tipo de gato de pelo largo y orejas plegadas.

  • Son amigables. Se llevan bien con otros perros y gatos. Asimismo, se llevan bien con los niños.
  • Son cariñosos. Por lo general, reconocen solo a un dueño, lo aman sinceramente y confían mucho en él.
  • Son curiosos. A estos gatos les encanta explorar zonas desconocidas y entrar en rincones discretos, mostrando su curiosidad.
  • Aprenden rápido. El fold escocés es ingenioso y aprende rápido. Le encantan los juegos y le gusta interactuar con su dueño.
  • Pueden manifestar un comportamiento destructivo si sienten aburrimiento o les falta espacio para jugar.
  • Son buenos para posar. Al fold escocés le encanta adoptar posiciones extrañas que muchos gatos ni siquiera pueden repetir.

Gato abisinio

Por fuera, el gato abisinio parece una versión más pequeña de un puma. Tiene una complexión física atlética, patas largas y elegantes, una cabeza en forma de cuña y un cuello elegante. Estos gatos tienen orejas grandes y anchas, y ojos almendrados de color verde, café o ámbar. El pelo del gato abisinio es corto, suave y muy liso. Tiene una gama de colores del gris al café.

  • Son atléticos. Los gatos abisinios son muy ágiles, les encanta correr y trepar, por eso disfrutan si el dueño tiene suficiente espacio para jugar. De lo contrario, si el dueño les presta poca atención, pueden mostrar una actividad destructiva.
  • No son tan comunicativos. Los gatos abisinios son cariñosos con sus dueños, pero pueden no admitir a los demás. Pueden ser tímidos con los extraños y evitar a otros gatos a los que no están acostumbrados.
  • Poseen una intuición desarrollada. Estos gatos perciben muy bien el estado de ánimo de su dueño y siempre lo apoyan en los momentos difíciles. Además, son muy inteligentes.
  • Son curiosos y valientes. Los gatos abisinios son una raza que tiene muchas ganas de aventuras. Les encanta pasear afuera y explorar los alrededores de su casa, en caso de tener tal oportunidad.
  • Son independientes. A pesar de tener apego a una persona, el gato abisinio lleva la comunicación con su dueño a su manera. Estos gatos hacen lo que quieren y al mismo tiempo esperan atención por parte de su dueño.

Gato británico de pelo corto

El gato británico de pelo corto es un animal grande con un hocico redondeado y un cuerpo fuerte. Los ojos de los británicos son grandes y redondos, las orejas son de tamaño mediano: anchas en la base y redondeadas en la punta. En su hocico se destacan los “cachetes” con bigotes, lo que hace que el rostro del gato tenga una “sonrisa” peculiar.

El color de los gatos británicos puede ser muy diverso. Se considera importante que el color de la nariz y de las almohadillas de las patas complemente el color de su pelaje.

  • Son tranquilos. Los gatos británicos poseen un carácter estable, toleran fácilmente la soledad y no son hiperactivos.
  • Son estratégicos. Los gatos de esta raza son cariñosos, pero no obsesivos. Atraen la atención de sus dueños en caso de que realmente necesiten algo. Por ejemplo, si les ha dado hambre, sienten peligro o carecen de atención.
  • Son amables. Los gatos británicos tratan bien a todos los miembros de su familia, incluyendo a otros gatos, perros y niños pequeños. Además, tienen una actitud favorable para jugar con los niños. Se comportan de forma más tímida con los extraños, quizás fríos, pero nunca muestran hostilidad.
  • No son tan activos. Les encanta jugar, pero la mayor parte del día prefieren pasarlo tranquilamente: estar sentados o acostados en sus lugares favoritos.
  • Son buenos cazadores. Los gatos británicos poseen un excelente instinto para cazar, por lo que deben mantenerse alejados de otras mascotas pequeñas, tales como ratas, hámsteres, ratones o peces de acuario.
  • Son muy inteligentes. Los gatos de esta raza se distinguen por tener una gran inteligencia, buena memoria y habilidades de entrenamiento.

Gato esfinge

El gato esfinge es de tamaño promedio y se distingue de las demás razas por su casi total ausencia de pelo. Algunos pueden tener pliegues de piel alrededor del hocico, de los hombros y entre las orejas.

Los gatos de esta raza tienen ojos y orejas grandes y erguidas. Una combinación que los hace parecer criaturas de otro planeta.

  • Son gatos de un solo dueño. Los representantes de esta raza suelen elegir a un solo dueño de entre todas las personas del hogar, y son muy apegados a él. El gato pasará la mayor parte del tiempo con esta persona acompañándola en todas sus actividades.
  • Son muy sociables. Los esfinge adoran la compañía. Si los dueños de estos gatos se quedan mucho tiempo en el trabajo, deben considerar traer un compañero para su mascota, que puede ser otro gato o un perro.
  • Son muy estratégicos y cariñosos. A estos gatos les encanta acurrucarse con su dueño y estar cerca de él, sintiendo su calor. Suelen meterse debajo de las cobijas con su ser querido y cuando duermen pueden darle calor.

Gato oriental

Los gatos orientales tienen un cuerpo muy largo y delgado, orejas grandes, cabeza en forma de cuña, cuello largo, patas elegantes y una cola larga en forma de látigo. El pelaje de estos gatos es corto y suave al tacto. Su color es muy variado.

  • Su carácter es similar al de los gatos siameses.
  • Son muy comunicativos y “parlanchines”. A los gatos orientales les gusta estar cerca de sus dueños y pasar tiempo con otros gatos. A menudo acompañan su actividad con maullidos.
  • Son activos y juguetones. Si su dueño no tiene la posibilidad de entretenerlo, el gato comenzará a buscar aventuras por cuenta propia. Al mismo tiempo, puede ser destructivo.
  • Son atléticos y curiosos. Los gatos orientales se prestan para ser bien entrenados, se les puede enseñar a andar con correa y a saltar muy alto.
Compartir este artículo