Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo ocurre el proceso de la digestión

Te sientas en la mesa y disfrutas de una deliciosa comida. Al final te llevas a la boca el último pedazo de filete y piensas que finalmente has terminado. Pero esto no es así: tu cuerpo necesita de 2 a 5 días para digerir por completo la comida, absorber los nutrientes y excretar los componentes imposibles de digerir.

Ideas en 5 minutos te contará cómo funciona el proceso de digestión, desde el momento en que te llevas los alimentos a la boca hasta que se excretan por completo de tu cuerpo.

1. Cavidad bucal

El proceso de digestión comienza desde el momento en que te llevas los alimentos a la boca. Cuando tienes frente a ti un jugoso y delicioso filete, el cuerpo comienza a producir saliva involuntariamente tan solo al ver y oler la comida.

Cuando comienzas a llevarte un pedazo tras otro a la boca, en ese momento entran en juego los dientes. Ellos aplastan y trituran la carne en partes para facilitar la ingestión de los alimentos. En el proceso de masticación, los pedazos se mezclan con saliva y se descomponen parcialmente por los efectos de las enzimas: la amilasa ayuda a descomponer los carbohidratos complejos y la lipasa las grasas.

2. Esófago

Cuando tragas un alimento que ha sido masticado, este sale de la boca y pasa a través de la garganta al esófago. En este momento, un pequeño cartílago elástico se cierra para no dejar que la comida entre en la tráquea. El esófago se contrae y poco a poco impulsa los alimentos hacia el estómago. Esta serie de contracciones musculares se llama peristalsis.

En la intersección entre el estómago y el esófago se encuentra el esfínter esofágico inferior, un músculo que permanece cerrado hasta que llega un pedazo de comida. La presión estimula su relajación y se abre. Después de eso, los alimentos finalmente se desplazan hacia el estómago. Luego, el esfínter se cierra para evitar que el contenido ingrese al esófago. Cuando esto no ocurre y el alimento es lanzado de regreso, puedes experimentar acidez.

El estómago es un órgano hueco con fuertes paredes musculares. En él, un bocado triturado se convertirá en quimo, un líquido espeso de alimentos parcialmente digeridos y jugos digestivos, el cual es apto para pasar al intestino delgado.

Cuando un alimento ingresa al estómago, las fuertes contracciones peristálticas ayudan a triturarlo, pulverizarlo y convertirlo en quimo. Además, se mezcla con ácido clorhídrico, el cual es producido por las células del estómago, y con las enzimas gástricas.

  • El ácido clorhídrico desnaturaliza las proteínas ingeridas, destruye las bacterias y virus que se quedan en los alimentos y también activa la enzima pepsina.
  • La pepsina es la principal enzima del estómago, la cual responde por descomponer las proteínas en pequeñas partículas: péptidos y aminoácidos. De esta forma, la digestión de proteínas comienza en el estómago, a diferencia de los carbohidratos y lípidos, que se descomponen en la boca.
  • La lipasa gástrica ayuda a descomponer por completo las grasas que vienen con los alimentos.
  • La gastrina estimula la producción de ácido clorhídrico y aumenta la secreción de pepsina, lo cual garantiza un pH óptimo para la digestión de los alimentos en el estómago. Al mismo tiempo, la enzima aumenta la secreción de sustancias, que protegen la mucosa gástrica del ácido clorhídrico y la pepsina.

El tiempo que los alimentos permanecen en el estómago depende de su composición. Aquellos con un alto contenido en grasas y proteínas tardan más en descomponerse en comparación con los que son ricos en carbohidratos. El estómago demora hasta 4 o 5 horas en realizar su trabajo de digestión.

4. Intestino delgado

Cuando el contenido del estómago está suficientemente procesado, este llega al intestino delgado. Se compone de 3 segmentos: duodeno, yeyuno e íleon. El intestino delgado es un tubo muscular con una longitud de casi 7 metros. Con los movimientos peristálticos, él mezcla el quimo y lo descompone con ayuda de enzimas. Estas últimas provienen del páncreas y la vesícula biliar:

  • El páncreas secreta enzimas en el duodeno, las cuales descomponen las proteínas, grasas y carbohidratos. También produce insulina y la envía directamente al torrente sanguíneo. Esta es la hormona principal en el metabolismo del azúcar.
  • La vesícula biliar guarda y concentra bilis, la cual es secretada por el hígado y después expulsada en el duodeno para absorber y digerir las grasas.

El duodeno es la primera separación del intestino delgado. Es responsable del proceso final de la descomposición de los alimentos. Los siguientes segmentos, yeyuno e íleon, responden por la absorción de los nutrientes en el torrente sanguíneo. Si el bocado que comemos está elaborado con carne de ternera, en esta etapa, el cuerpo absorbe las vitaminas de él (en particular B6 y B12) y nutrientes (zinc, selenio, hierro, fósforo, entre otros).

El contenido dentro del intestino delgado primero es semisólido y después de pasar a través del órgano se vuelve líquido. Precisamente el agua, bilis, enzimas y moco influyen en la consistencia. En cuanto los nutrientes son absorbidos, los restos de comida pasan al intestino grueso. En total, el proceso de digestión en el intestino delgado toma de 3 a 6 horas.

5. Hígado

De forma paralela a los procesos digestivos finales, en el hígado se lleva a cabo el procesamiento de los macro y micronutrientes obtenidos del bocado de alimentos. Los nutrientes digeridos pasan a través de las células del intestino mediante la difusión o proteínas especiales de transporte. Los aminoácidos, minerales, vitaminas hidrosolubles y azúcares simples se transportan directamente a los capilares, mientras que los grandes ácidos grasos, vitaminas liposolubles y otros lípidos primero pasan a través de los vasos linfáticos. Juntos son transportados a través del torrente sanguíneo hasta llegar al hígado.

Al obtener útiles nutrientes, el hígado los sintetiza en elementos nutritivos, los cuales son necesarios para que el cuerpo funcione. Se conservan en forma de reservas y, en caso de ser necesario, son entregados al resto de las partes del organismo.

6. Intestino grueso

La etapa final y más larga de la digestión ocurre en el intestino grueso y toma de 30 a 40 horas. Hasta él llega menos del 10 % de los alimentos consumidos, los cuales no puede digerir el organismo. Generalmente se trata de fibra gruesa, líquidos y células muertas de las membranas mucosas del tracto gastrointestinal.

El intestino grueso es un tubo muscular de unos 2 metros de largo. Los restos que quedan después del proceso de digestión pasan a través de él con ayuda de la peristalsis. Ellos llegan en estado líquido, pero durante el proceso de transporte, el agua es absorbida nuevamente por el torrente sanguíneo y las heces se vuelven sólidas. Se guardan en el colon sigmoide del intestino grueso hasta que salen por el recto.

Ideas En 5 Minutos/Ciencia/Cómo ocurre el proceso de la digestión
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos