Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos
Cómo y por qué envejece la piel

Cómo y por qué envejece la piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Debido al paso del tiempo, a la edad y a los efectos de diversos factores internos y externos, la piel se vuelve más flácida, arrugada e irregular.

Ideas en 5 minutos te contará por qué envejece la piel y qué procesos ocurren en ella.

Estructura y funciones

La piel se compone de 3 capas, y debajo de ellas se encuentran los músculos, huesos y órganos internos.

  • La epidermis es la capa exterior de la piel. Es una barrera contra las infecciones del medioambiente y regula el volumen de agua secretada por el organismo. No es más gruesa que una hoja de papel, y precisamente esta capa le otorga el color a la piel.
  • La dermis es la capa intermedia, en la cual se encuentran las glándulas sudoríparas, sebáceas y apocrinas, los folículos pilosos, vasos linfáticos, sanguíneos y los nervios. Se compone de colágeno y fibras elásticas, y se encarga de hacer la piel fuerte y otorgarle elasticidad.
  • La hipodermis, también conocida como tejido subcutáneo, es la capa más baja. Contiene grandes vasos sanguíneos y nervios. Sirve principalmente para almacenar la grasa. Protege de las lesiones actuando como un amortiguador. Su grosor varía en todo el cuerpo. Por ejemplo, es más gruesa en la cintura, menos en la frente, y en los párpados es prácticamente inexistente.

La piel realiza algunas funciones importantes:

Razones del envejecimiento

El envejecimiento es un proceso complicado, el cual produce cambios en la estructura y funciones de la piel, y va acompañado de signos como la disminución en su capacidad regenerativa, vulneración de la función protectora, reducción a la resistencia de infecciones, pérdida de elasticidad, entre otros.

Con el paso de la edad, el tejido conjuntivo en las capas de la piel pierde elasticidad y firmeza. Como resultado, aparecen las arrugas. Esto ralentiza la renovación celular de la piel, por lo que esta se vuelve más seca, delgada y comienza a holgarse.

Existen dos tipos de envejecimiento de la piel: interno y externo.

Envejecimiento interno (intrínseco)

El envejecimiento interno (también conocido como intrínseco) es un proceso genético inevitable. Ocurre con el paso del tiempo, como resultado de la acción de las formas activas del oxígeno (EOR) e iones que se producen durante el metabolismo celular. Conforme pasa la edad, la cantidad de estas sustancias se vuelve mayor, pero la defensa antioxidante del cuerpo que las absorbe, por el contrario, disminuye.

El inicio del envejecimiento intrínseco se determina genéticamente, por eso es individual para cada persona. En promedio, este proceso comienza después de los 25 años, aunque puede no manifestarse en décadas.

Los siguientes indicadores son signos del envejecimiento interno:

  • La capa de grasa subcutánea se reduce
  • La piel se vuelve más delgada
  • Aumentan las arrugas
  • Se pierde la firmeza
  • La piel comienza a holgarse

Durante el envejecimiento intrínseco, las tres capas de la piel sufren cambios.

  • La epidermis pierde terminaciones nerviosas y, con el paso de la edad, esto conduce a la pérdida de sensibilidad y una respuesta más lenta a los estímulos. Se reduce el contacto con la dermis, lo que significa que vulnera el intercambio de nutrientes. La tasa de renovación celular de la epidermis se reduce hasta un 50 %, la regeneración de la capa córnea y cicatrización de las heridas es lenta.
  • La dermis pierde 1 % de colágeno al año. Y, al igual que en la epidermis, desaparecen las terminaciones nerviosas. Se reduce el nivel de histamina, se vulnera la síntesis del colágeno y las enzimas que lo destruyen tienen mayor presencia. El número de vasos sanguíneos también disminuye, por eso la piel se vuelve pálida y la temperatura corporal baja.
  • En la hipodermis, la cantidad de grasa subcutánea se reduce, y con ello se vulnera la termorregulación del cuerpo. Con el paso del tiempo, la grasa subcutánea se redistribuye y aumenta en la zona del abdomen, muslos, pliegues submandibulares y nasolabiales.

Envejecimiento externo

Este es el resultado de diversos factores ambientales, por ejemplo, la contaminación del aire, hábitos poco saludables o una mala alimentación. Aquí también influye el fotoenvejecimiento: resultado de una larga y permanente exposición a los rayos UV con una longitud de onda de 300–400 nm. Otras causas son la gravedad, expresiones faciales repetitivas y la posición al dormir.

Las siguientes señales se asocian al envejecimiento externo:

  • Aparición de manchas de pigmentación en la piel
  • Discromía
  • Arrugas
  • Flacidez en la piel

A través del fotoenvejecimiento, la luz ultravioleta repercute en la epidermis de las siguientes formas:

  • Se producen daños irreparables en el ADN celular
  • Se producen especies reactivas de oxígeno (EOR). Después de solo 30 minutos de exposición a los rayos UV, los niveles de tales especies se duplican
  • Como resultado, se descomponen las proteínas que componen la matriz extracelular, en particular el colágeno, y se vulnera la estructura de la dermis
  • La síntesis del colágeno se vulnera, lo cual produce un déficit de colágeno en la piel
  • La pigmentación aparece en la capa superior de la piel

Prevención del envejecimiento

A pesar de que el envejecimiento es un proceso completamente natural e inevitable, no todos pueden aceptar cómo influye en el organismo. Los científicos pueden ayudar en algunas cosas a la humanidad, por ejemplo, desarrollando métodos que ralenticen esto.

Sin embargo, nosotros mismos también podemos hacer algo. Según científicos, los efectos del envejecimiento pueden minimizarse con:

  • Ejercicio físico regular, en particular ejercicios de resistencia
  • Alimentación balanceada, incluyendo frutas, verduras y otros productos ricos en antioxidantes y fibra
  • Ausencia de malos hábitos
  • Buen cuidado de la piel
  • Protección solar
  • Estilo de vida saludable
Ideas En 5 Minutos/Ciencia/Cómo y por qué envejece la piel
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos