Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

10 Maneras de utilizar menta fresca

La menta es una de las plantas más extraordinarias. Es refrescante, fácil de cultivar y se puede utilizar para diversos fines. En Ideas en 5 minutos, hemos elaborado una breve guía sobre las maneras en que puede usarla.

1. Té helado de menta

Esta bebida es el refresco ideal para un caluroso día de verano. Es fácil de preparar y solo necesitas unos pocos ingredientes:

  • unos 30 g de menta fresca;
  • 4 tazas (alrededor de 1 litro) de agua hirviendo;
  • miel o azúcar.

Preparación: pon la menta en una prensa francesa grande o en un frasco de cristal y llena el recipiente con agua hirviendo. Déjalo reposar durante 5-7 minutos. Después, presiona el émbolo de la prensa francesa o pasa la infusión por un colador. Si quieres, ahora puedes añadir miel o azúcar. A continuación, vierte el té caliente en vasos llenos de hielo.

2. Paletas heladas de melón

A todos les gustará este postre saludable, ligero y fácil de hacer. Todo lo que necesitas es:

  • 4 tazas (640 g) de melón cortado en dados;
  • 1/4 de taza (50 g) de azúcar;
  • 2 cucharadas de jugo de limón;
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón;
  • 1 cucharada de menta fresca picada o 1 cucharadita de menta seca;
  • 12 vasos de plástico o moldes para paletas heladas (85 g cada uno);
  • 12 palitos de madera para paletas.

Preparación: pon los dados de melón, el azúcar, el jugo de limón, la ralladura de limón y la menta en una licuadora o un procesador de alimentos. Bate hasta que quede homogéneo. A continuación, vierte 1/4 de taza en cada molde o vaso y mete los palitos. Congela hasta que las paletas queden sólidas.

3. Chícharos dulces a la menta

Otra receta deliciosa y fácil de preparar con menta. Necesitarás:

  • 3 tazas (294 g) de chícharos dulces frescos con las puntas cortadas;
  • 1/4 de cucharadita de azúcar;
  • 2 a 3 cucharadas de menta fresca picada;
  • 2 cucharadas de mantequilla.

Preparación: vierte 2,5 cm de agua en una sartén grande. Después, añade el azúcar y los chícharos y cocina hasta que el agua hierva. A continuación, reduce el fuego y cocina a fuego lento con la tapa puesta hasta que los chícharos estén blandos. Unos 4-5 minutos. Escurre y añade la menta y la mantequilla.

4. Ensalada de sandía

Una irresistible combinación de sabores en esta ensalada veraniega no dejará indiferente a nadie. Para los ingredientes, necesitas lo siguiente:

  • 1/4 de sandía mediana;
  • 1/2 taza (95 g) de queso feta desmenuzado o cortado en dados;
  • 2 tazas (30 g) de rúcula;
  • 1/4 de taza de cebolla roja cortada en rodajas (aproximadamente 1/4 de cebolla);
  • 2 cucharadas de menta fresca picada;
  • 2 cucharadas de albahaca fresca picada;
  • 2 cucharadas (30 ml) de aceite de oliva, divididas;
  • 1 cucharadita (5 ml) de vinagre balsámico;
  • 1/4 de cucharadita de sal y de pimienta.

Preparación:

  1. Corta la sandía en rebanadas de 2,5 cm de grosor, retira la cáscara y unta cada rebanada con una cucharada de aceite de oliva.
  2. Cocina la sandía a fuego medio o alto (unos tres minutos por cada lado) en una sartén grill, en una del tipo panal de abeja o en una parrilla hasta que se formen líneas de carbón y la sandía esté ligeramente dorada. Retira la sartén del fuego y corta la sandía en trozos grandes.
  3. En un tazón grande, combina la sandía, el queso feta, la rúcula, la cebolla roja, la menta y la albahaca. Bate una cucharada de aceite de oliva, el vinagre balsámico (puedes añadir más al gusto), sal y pimienta. Luego mezcla cuidadosamente con el resto de la ensalada.
  4. Puedes servir la ensalada caliente o fría.

5. Cubitos de hielo de menta

Estos cubitos de hielo de menta son buenos en agua, jugos frescos o limonada. Todo lo que tienes que hacer es preparar una infusión de menta extrafuerte y congelarla en moldes para cubitos de hielo. Así obtendrás un refresco instantáneo de menta.

6. Hojas de menta bañadas en chocolate

Después de comer, puedes probar estos refrescantes bocaditos de menta. Puedes comer las hojas solas o utilizarlas como decoración para un pastel de chocolate o helado. Todo lo que necesitas es:

  • 1/2 taza (140 g) de chocolate negro (las tabletas funcionan bien);
  • hojas de menta fresca.

Preparación: sumerge las hojas de menta en el chocolate derretido, sujetándolas con los dedos o con unas pinzas de cocina. Colócalas en una bandeja de horno cubierta con papel para hornear. Congélalas durante unos 20 minutos o hasta 5 horas. Retíralas con cuidado del papel y sirve de inmediato.

7. Sopa de chícharos, hinojo y menta

La combinación de menta y chícharos es perfecta. Y esta receta de sopa es prueba de ello. Para los ingredientes necesitarás:

  • aceite de oliva;
  • 450 g de hinojo, con las capas exteriores duras peladas y el resto picado;
  • 500 g de chícharos, frescos o congelados;
  • 900 ml de caldo de verduras;
  • 3 cucharadas de menta fresca, picada en trozos grandes;
  • sal y pimienta negra;
  • jugo de 1/2 limón;
  • para decorar: unas cuantas hojas de menta e hinojo, picadas en trozos grandes.

Preparación:

  1. Calienta el aceite de oliva en una sartén grande y añade el hinojo. Reduce el fuego a medio-bajo, tapa y cocina durante unos 10 minutos hasta que el hinojo empiece a sudar.
  2. Añade los chícharos y el caldo, sube el fuego y deja que hierva. Luego baja el fuego, tapa y cocina a fuego lento durante unos 15 minutos. Después, añade la menta picada y guisa un minuto más.
  3. Pásalo todo a un procesador de alimentos o, con una batidora de mano, bate todo bien hasta que quede homogéneo. Sazona al gusto, añade un poco de jugo de limón fresco y sirve decorando con hojas de menta e hinojo.

8. Pesto de menta

Puedes utilizar esta salsa pesto en pasta, pizza, pan, untarla en un filete de flanco o lomo de cerdo y hacerlos a la parrilla, cualquier cosa a la quieras dar un toque mediterráneo. Estos son los ingredientes que necesitarás:

  • 1 taza (30 g) de hojas de menta fresca;
  • 1 taza (30 g) de hojas de albahaca fresca;
  • 2-3 dientes de ajo;
  • 1 cebollín verde picado;
  • 1/4 de taza (25g) de almendras tostadas picadas;
  • 1/4 de taza (90 g) de queso parmesano recién rallado;
  • ralladura de 1 limón grande;
  • 2 cucharadas de jugo de limón recién exprimido;
  • 5-6 cucharadas de aceite de oliva (puedes usar aceite de oliva con ajo o limón).

Preparación: tritura en una licuadora o un procesador de alimentos todos los ingredientes, excepto el aceite de oliva, hasta que la mezcla quede homogénea. Mientras la licuadora/procesador está en funcionamiento, añade el aceite de oliva a esta mezcla en un chorro constante hasta alcanzar la consistencia deseada.

9. Jabón casero de menta y cacao

Este jabón de cacao y menta es fácil de hacer. Huele fenomenal y puede ser un buen regalo. Todo lo que necesitas es lo siguiente:

  • 454 g de base de jabón de manteca de karité;
  • 1-2 cucharadas de cacao en polvo;
  • 1-2 cucharadas de menta fresca picada;
  • 6-10 gotas de aceite esencial de menta.
  • Equipamiento: un tazón apto para microondas o un vaso medidor Pyrex y un molde para jabón (también puedes usar pequeños moldes de silicona para hornear o cosas que ya tengas en casa, como una bandeja para horno, un cartón de leche limpio, cubiteras, etc.).

Preparación:

  1. Derrite en el microondas los cubitos de base de jabón troceados, a intervalos de 30 segundos hasta que se vuelvan líquidos. Remueve cada 30 segundos para que se disuelvan uniformemente.
  2. Después, añade el cacao en polvo, la menta picada y unas gotas de aceite esencial de menta. El objetivo es conseguir el olor a helado con trozos de chocolate. Mezcla todo bien y vierte en los moldes. Espolvorea un poco más de cacao en polvo por encima.
  3. Deja que la mezcla se endurezca durante aproximadamente una hora o más. Después, saca el jabón del molde y córtalo en barras. Puedes usar un cuchillo de cocina común o un cortador de alambre para arcilla.
  4. Si no puedes sacar el jabón del molde, déjalo en el congelador por unos minutos y debería salir enseguida.

10. Exfoliante corporal de menta

Este exfoliante es fácil de hacer y además puede ser un buen regalo. Necesitarás:

  • 4 tazas (800 g) de azúcar granulado;
  • 2 pepinos medianos (también puedes usar pepinos ligeramente pasados);
  • 1 taza (240 ml) de aceite de coco a temperatura ambiente;
  • 8-10 hojas frescas de hierbabuena o menta;
  • 10-12 gotas de aceite esencial de menta.

Preparación: mezcla los pepinos y las hojas en una licuadora de alta potencia. Después, añade a esta mezcla los demás ingredientes en un tazón grande. Vierte en frascos y guarda en el refrigerador después de cada uso. Dura unas tres semanas en la nevera.

Ideas En 5 Minutos/Consejos/10 Maneras de utilizar menta fresca
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos