Cómo achicar la pulsera de un reloj

Cuando se regala un reloj o se compra por Internet, existe la posibilidad de equivocarse con el tamaño de la pulsera. Una correa de cuero o caucho puede acortarse o alargarse fácilmente agregando un orificio adicional. Pero con las pulseras de metal, las cosas son más complicadas. Afortunadamente, en algunos casos, tú mismo puedes hacer frente a esta tarea.

Ideas en 5 minutos te explicará cómo acortar la pulsera de metal de un reloj con tus propias manos y en casa.

Cómo determinar el largo cómodo de la correa

En la mayoría de los casos, el largo de la correa tiene un rango de tamaño estándar. Para determinar tu talla, ponte el reloj: un dedo debe pasar entre la pulsera y la muñeca. Si la correa es más larga, es mejor acortarla. Como regla general, puedes hacerlo tú mismo eliminando los enlaces (o eslabones) adicionales.

Herramientas necesarias

  • Una máquina para quitar pernos. También puede servir un destornillador de precisión, un clip de papeles o un punzón. Es importante que el diámetro del extremo de la herramienta sea menor que el de la ranura de retención de la pulsera.

  • Alicates o pinzas.

  • Un martillo de reloj o cualquier otro martillo pequeño.

  • Soporte para fijar la pulsera.

Cómo acortar el largo de la pulsera de metal de un reloj

Paso 1. Coloca la correa en el soporte de la pulsera con el reloj desabrochado. Hay orificios redondos en el soporte: uno de ellos debe estar debajo de la ranura de la pulsera, de donde quitarás el elemento de bloqueo haciendo presión. Si lo deseas, puedes envolver el cristal del reloj en una servilleta de papel para no dañarlo accidentalmente durante el trabajo.

Paso 2. Elimina los enlaces sobrantes. Para hacer esto, inspecciona la pulsera y encuentra los eslabones que tienen flechas, los cuales indican la dirección en la que tienes que remover los elementos de bloqueo. En consecuencia, la correa en el soporte debe quedar de modo que las flechas apunten hacia abajo.

Utiliza una herramienta de punta fina para presionar el perno; puedes golpearlo ligeramente con un martillo. Si todo se hace correctamente, el extremo opuesto del perno saldrá de la pieza. Retira el brazalete del soporte, sujeta el extremo del perno con un alicate o pinza y luego tira para sacarlo. Repite el proceso del otro lado del eslabón. Quítalo y, si es necesario, elimina los enlaces adyacentes de la misma manera.

Si no hay flechas marcadas en los eslabones, no se recomienda que los elimines tú mismo.

Consejo: para que el cuerpo del reloj esté colocado simétricamente y no cause molestias al usarlo, es mejor quitar un eslabón de cada lado de la pulsera. Trabaja con cuidado: algunas correas pueden tener pequeñas puntas de metal en el centro de la conexión del segmento, que se caerán cuando se retiren los elementos de bloqueo.

Paso 3. Una vez que obtengas la longitud deseada de la pulsera, conecta los eslabones en los extremos opuestos del brazalete. Para ello, pon la correa en el soporte de fijación con las flechas de los eslabones apuntando hacia arriba. Inserta el perno en la ranura del enlace, presiónalo con una herramienta puntiaguda y, si es necesario, golpéalo ligeramente con un martillo. El enlace quedará asegurado. Guarda el resto de los elementos de bloqueo.

Consejo: los relojes generalmente vienen con eslabones adicionales para alargar el brazalete. Si debes hacer eso, el procedimiento será el mismo: primero fija la pulsera en el soporte, quita el perno del eslabón para separar la correa, y luego agrega el número requerido de enlaces. Finalmente, asegúralos con los elementos de bloqueo.

Cómo acortar el largo de una pulsera estilo Milán

Para modificar el largo de esta pulsera, hay que mover el cierre. Esto es bastante fácil.

Paso 1. Quítate el reloj y desabrocha el brazalete. Colócalo sobre una mesa con el dial hacia arriba. Hay un pequeño orificio en el centro del sujetador: introduce un objeto delgado y afilado allí para levantar el pestillo.

Paso 2. Luego da la vuelta al brazalete. Desliza el broche a lo largo de la pulsera, de modo que la correa del reloj abrochada quede cómodamente sujeta en tu muñeca.

Paso 3. Suavemente cierra el pestillo. ¡Hecho!

Importante: si tienes alguna dificultad en cualquiera de las etapas, te recomendamos que te pongas en contacto con un relojero.

Compartir este artículo