Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo ayudarles a los gatos a perder peso

El sobrepeso no solo afecta a las personas, sino también a los animales, especialmente a los gatos. Tener más kilos de los recomendados puede provocar graves problemas de salud. Para evitar que esto ocurra, tendrás que comprometerte con la pérdida de peso de tu minino.

En Ideas en 5 minutos, hemos elaborado unas pautas para ayudarte a poner a tu michi en forma.

1. Consulta al veterinario sobre el peso de tu gato

Antes de cambiar la dieta de tu gato, consulta a un veterinario sobre el mejor curso de acción a la hora de cambiarla. Tu veterinario evaluará el peso y la condición corporal de tu minino. Te dirá si su peso es bueno, demasiado alto o demasiado bajo. Haz esto para que tu mascota no pierda peso demasiado rápido, ya que esto puede provocar complicaciones y enfermedades hepáticas. Lo mejor sería cambiar su dieta gradualmente a lo largo de una o dos semanas, a veces tres.

Consejo: Antes de ir al veterinario, toma una foto de la parte delantera y trasera de la bolsa de comida seca o de lata de tu gato para conocer la formulación y los ingredientes. Haz lo mismo con las golosinas que le das regularmente a tu minino. Así estarás preparado y podrás sacar el máximo provecho de esa visita.

2. Crea un plan de reducción de peso para tu gato

Los gatos son carnívoros obligados. Han evolucionado para comer una dieta basada en la carne. Los humanos y los perros pueden cubrir sus necesidades nutricionales con una combinación de verduras y carne, pero los gatos no. Por lo tanto, muchos mininos perderán peso de forma más eficiente con una dieta rica en proteínas y baja en carbohidratos. La mejor manera para que muchos gatos pierdan peso es la comida dietética enlatada que se les da varias veces al día. Esto disuadirá a tu michi de mordisquear todo el día por aburrimiento. Incluso a los gatos más quisquillosos les gusta la comida húmeda, así esta dieta funcionaría bien.

En un plazo de seis a ocho meses, la mayoría de los gatos alcanzarán su peso ideal. Si dura más tiempo, hay que cambiar algo. La pérdida de peso saludable es de aproximadamente 454 g al mes. Todo dependerá del propio gato. Algunos necesitarán ir más despacio, mientras que otros perderán peso más rápido. Lo más importante es que tú y los miembros de tu familia se preocupen, se dediquen y se comprometan a ayudar a tu michi a perder peso.

3. Practica el control de las porciones

La cantidad de comida que reciba tu gato dependerá de su edad, su tamaño, su grado de actividad, si está en el interior o en el exterior, y si está preñado o en período de lactancia. Por lo general, el gato doméstico promedio debe pesar aproximadamente entre 3,6 y 4,4 kg. Para no alimentar a tu minino con demasiada cantidad, utiliza tazas medidoras para medir su comida seca. Estas tazas deben tener líneas de medidas (por ejemplo, 1/4 de taza, 1/2 taza, etc.). Evita añadir comida por encima de esas líneas, ya que esto aumenta el peso de tu mascota con el tiempo.

Consejo: Si prefieres medir la comida por peso en lugar de por volumen, lo mejor es hacerlo con una balanza digital portátil y fácil de limpiar.

4. Piensa en lo que le das de comer a tu gato

El tipo de comida que le des a tu gato es tan importante como la cantidad. Si alimentas a tu michi con comida seca, aléjate de las croquetas dietéticas comerciales. Suelen estar infladas con aire, y tu mascota se quedará con hambre porque ese aire no le proporciona ninguna saciedad real. La comida para gatos debe ser rica en fibra y proteínas y contener menos grasas, carbohidratos y calorías.

En cambio, es mejor añadir o aumentar la cantidad de comida húmeda y reducir la cantidad de comida seca. La densidad y la mayor cantidad de agua darán a tu gato la sensación de saciedad, y la cantidad de carbohidratos y calorías es mucho menor que en la comida seca. Así, tu gato puede comer más comida sin ingerir demasiadas calorías. Una proporción excelente es un 60 % de comida húmeda y un 40 % de comida seca.

Consejo: Puedes añadir un poco de calabaza enlatada a la comida de tu gato (calabaza pura, no relleno de tarta). Contiene mucha fibra y humedad, lo que hará que tu minino se sienta lleno durante más tiempo. Empieza con un octavo de cucharadita para llegar a una cucharadita completa al día. Además, puedes dividir las porciones en una bandeja de cubitos de hielo y congelarlas, para que no se desperdicie nada.

5. Pesa a tu gato regularmente

Pesar regularmente a tu gato es importante porque son de pequeño tamaño y es difícil reconocer la pérdida o el aumento gradual de peso. Su peso es un buen indicador de la salud cuando se controla regularmente. Por ejemplo, si tienes un minino típico de 4,5 kg y pierde unos 284 g en muy poco tiempo, es decir, un 6 % de su peso, podría ser un indicador de un problema médico. Lo mejor es mantener la situación bajo control desde el principio y no permitir que tu michi gane kilos de más.

6. Fíjate cuántas golosinas le das de comer a tu gato

Las golosinas deberían representar solo el 10 % de la ingesta energética/calórica de tu minino. Esto se debe a que la mayoría de las golosinas para gatos no son completas ni equilibradas. El nivel de carbohidratos de las golosinas crujientes suele ser demasiado alto para estas mascotas. Demasiadas golosinas pueden contribuir a que tu gato aumente de peso y pueden alterar su equilibrio nutricional, además de afectar a su apetito. Por ello, elige las más saludables, cocinadas sin conservantes, sal añadida ni colorantes artificiales.

Consejo: El veterinario de tu gato puede darte recomendaciones sobre golosinas saludables. Él sabrá qué aperitivos y golosinas son los mejores y podrá darte recomendaciones específicas. Si te recomiendan un producto comercial, asegúrate de leer las recomendaciones del fabricante. Así te asegurarás de que tu gato come la cantidad recomendada de golosinas para su tamaño.

7. Considera si tu gato es lo suficientemente activo físicamente

Los gatos cazan su presa acechándola, gastando muy poca energía en buscarla. Cuando llegan a la presa, inician una persecución rápida y de corta duración. Y cuando terminan de cazar, necesitan horas para recuperarse para la siguiente persecución. Por eso es importante que tu minino se inicie en ese camino, para darle la sensación de que está de caza. De ese modo, se mantendrá físicamente activo para estar en forma. Jugar con tu gato profundizará tu conexión con él y le ayudará a sentirse mejor tanto física como mentalmente.

Comienza lenta y gradualmente con la actividad física de tu gato. Ten en cuenta su estado físico, si es obeso, tiene algún problema de salud o es un michi mayor. Puedes utilizar juguetes de plumas, punteros láser, pelotas de papel o de lámina, o cualquier otra cosa que tu gato encuentre interesante para perseguir.

Consejo: Puedes reproducir sonidos de pájaros para tu minino mientras juega con juguetes de plumas o cualquier otro juguete similar.

8. Cambia los comederos comunes a los comederos lentos para gatos

Para que tu gato coma más despacio y menos, puedes sustituir su comedero ordinario por un comedero lento. O puedes utilizar un comedero automático. Este libera la comida a una hora determinada cada día, midiendo y controlando cuidadosamente el número de calorías que recibe tu minino, incluso cuando no estás en casa. Otra buena forma de ralentizar su alimentación es añadir agua a su comida. También puedes esconder su comida seca por toda la casa y dejar que la busque, como el cazador que es.

Ideas En 5 Minutos/Consejos/Cómo ayudarles a los gatos a perder peso
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos