Cómo conservar frutas y verduras para que duren más tiempo

Todos sabemos que las frutas y verduras son alimentos bajos en calorías con propiedades muy beneficiosas para el organismo. Solemos comprar algunos kilos de vegetales a diario para usarlos en ensaladas, guarniciones o simplemente para comerlos crudos. Pero cuando se junta una gran cantidad en casa, ya sea por una oferta que vimos o por una simple acumulación, nos apenamos al no poder consumir todo a tiempo y tememos que los productos se echen a perder.

No te desanimes, Ideas en 5 minutos comparte contigo algunos trucos para prolongar la vida de las frutas y las verduras con el fin de que puedas aprovechar su sabor y sus propiedades saludables al máximo.

Temperaturas de conservación recomendables

Antes de pasar a los trucos, es mejor refrescar la memoria con algunos ejemplos de las condiciones generales de almacenamiento de las frutas y verduras más comunes:

Los productos que se conservan mejor en condiciones de frío húmedo (0-3,8 °C):

*Manzana

*Brócoli

*Zanahoria

*Lechuga

*Berenjena

Los productos que se conservan mejor en condiciones de frío seco (4,5-10 °C):

*Ajo

*Cebolla

Los productos que se conservan mejor en ambientes cálidos y secos (10-15,5 °C):

*Chile

*Calabaza

*Camote

Trucos de almacenamiento

Papas

Coloca una o dos manzanas entre las papas. Las manzanas producen gas etileno, lo que ayuda a conservar las papas frescas y más firmes.

Jengibre

Conserva el jengibre en un frasco de vidrio y llénalo con agua hervida fría. Esto no le permitirá secarse muy rápido.

Verduras verdes

Guarda las verduras verdes de forma adecuada para que duren más tiempo. Envuelve los vegetales como el puerro, el brócoli y los pepinos en papel de aluminio; este tiene la propiedad de retener la humedad y prolongar la vida de las verduras.

Ciruelas

Las ciruelas contienen muchos minerales que favorecen al organismo. En caso de que hayas comprado demasiada cantidad al encontrarte con una oferta, asegúrate de conservarlas correctamente. Ubica las ciruelas en cartones de huevos para evitar que se golpeen entre sí y que se pudran. Puedes armar varias filas y guardarlas de forma segura en el refrigerador.

Perejil

Todos saben que el perejil es una de las hierbas de cocina más populares gracias a su aroma y a su sabor inconfundible. Para conservarlo a mano, envuelve la parte inferior del perejil con una servilleta de papel, con un rociador pulveriza la servilleta con agua, deja el perejil en un vaso y prolongarás su vida útil.

Tomate

Si por alguna razón tienes un exceso de tomates en tu cocina, no te apresures a tirarlos a la basura, su vida puede ser más duradera de lo que parece. Solo colócalos en una bolsa de plástico hermética, con la ayuda de un popote extrae el aire de la bolsa y guarda los tomates en el congelador. Los tomates de la última foto de arriba llevan guardados un mes. ¡Se ven como nuevos!

Piña

Si estuviste disfrutando del delicioso sabor de unas piñas y aún te quedan un par, no te preocupes. Corta el tallo de la piña y ponla sobre un plato boca abajo. Esto evitará que sus componentes vitales circulen hacia el tallo, y la piña se conservará más tiempo.

Zanahoria

En caso de haber comprado demasiada cantidad de zanahorias, la arena podría ayudarte. Coloca las zanahorias en un recipiente en filas, sobre cada fila ve rellenando el recipiente con arena húmeda dejando espacio entre las verduras hasta que se llene. La arena es capaz de conservar las zanahorias durante mucho más tiempo.

Trucos para conservar restos de verduras y frutas

Calabaza

En algunas ocasiones, el tamaño de la calabaza resulta ser más grande del que necesitamos para preparar la comida. Cubre la parte del corte con sal y envuélvela con plástico. Esto ayudará a que la calabaza se mantenga fresca por más tiempo.

Pimiento

Existen muchas variedades de pimientos. Y no cabe duda de que este vegetal es muy útil a la hora de preparar platos deliciosos. Si te han sobrado algunos pimientos, ¡no los eches a perder! Corta la parte superior para extraer las semillas. Mete un pimiento dentro del otro para ahorrar espacio. Colócalos en una bolsa de plástico y congélalos. Siempre estarán a mano para preparar tus recetas favoritas.

Limón

En caso de que nadie más quiera tomar té con limón, o si usaste la mitad en alguna receta, puedes conservar los restos de una forma muy sencilla. Clava la cola del limón con la ayuda de un mondadientes. Esto evitará que el limón se seque.

Aguacate

¿Hizo falta menos aguacate del que esperabas? No hay ningún problema. Coloca los restos de aguacate en un recipiente de plástico. Junto a ellos ubica un pedazo de cebolla cortada. Esto ayudará al aguacate a conservar sus propiedades y su sabor.

Lechuga

Todos aman la ensalada, en la cual nunca puede faltar la lechuga. Pero cuando tus reservas de lechuga resultaron ser demasiado grandes, puedes prolongar su vida de la siguiente manera: envuelve las hojas de lechuga por completo con una toalla de tela fina. Pulveriza la tela con agua. Esto mantendrá las hojas protegidas del sol y conservará el nivel de humedad adecuado por un tiempo.

Comparte algún secreto que conozcas para conservar los alimentos más tiempo.

Compartir este artículo