Cómo engordar a tu perro de manera saludable

Puede que hayas notado que tu perro se ve más flaco de lo que estaba un tiempo atrás, a pesar de que le ofreces el mismo alimento de siempre. Es lógico que te preocupes por su salud, pues sabes que un peso adecuado es importante para los caninos tanto como para los humanos.

Ideas en 5 minutos te sugiere algunos tips que puedes incorporar a la rutina alimentaria de tu mascota para que gane peso de forma saludable. Por supuesto, antes consulta con el médico veterinario de cabecera.

1. Evalúa la salud de tu perro

Existen diversas razones por las cuales un perro está por debajo de su peso normal, incluso cuando come bastante. Estas pueden ser:

  • Dieta insuficiente
  • Parásitos
  • Problemas dentales
  • Diabetes canina
  • Convalecencia tras una enfermedad

Para determinar la causa es importante acudir al veterinario, quien diagnosticará al animal y le dará el tratamiento adecuado. En ocasiones, el problema no es grave y se pueden tomar medidas en el hogar para ayudar al perro a subir de peso.

2. Cambia a un alimento de mejor calidad

La comida que se le ofrece al perro debe ser apetecible para él. Por eso, es mejor optar por una marca de buena calidad, que contenga entre un 18 a 22 % de proteínas. Además, el alimento tiene que tener la textura y el olor adecuados para abrirle el apetito, debe ser fácil de digerir y debe tener la forma y tamaño adecuados para la contextura física o raza de la mascota.

3. Ofrécele porciones más pequeñas con más frecuencia

Atiborrar al perro con comida puede no ser una buena idea, pues podría causarle una indigestión. Al empezar un plan para que el animal suba de peso, se recomienda ofrecerle pequeñas porciones de alimento 4 o 5 veces al día. Así es más fácil que la digiera toda y aproveche todos sus nutrientes. Después de unos días se puede reducir el número de tomas y aumentar las porciones, hasta establecer la cantidad y el horario adecuado según tamaño y edad.

4. Respeta el horario de las comidas de tu perro

Establecer un horario para alimentar al perro y cumplirlo es importante porque esto puede ayudar al animal a engordar más rápido y de forma eficaz. Esto significa que es necesario servirle el alimento en su cuenco a la hora predeterminada y sacarlo cuando termine de comer.

Por ejemplo, dos veces al día cada 12 horas en caso de un perro adulto, y cuatro veces al día espaciadas entre sí para un cachorro. No se recomienda dejar el plato lleno de comida durante todo el día para que el can coma libremente.

5. Incluye alimentos ricos en proteínas en su dieta

Además de las croquetas, se pueden incorporar alimentos ricos en proteínas y grasa en la dieta diaria del perro. La cantidad mínima para un animal adulto es de un 18 a 22,5 % de proteína cruda proveniente de huevos, carne rojas, blancas y queso cottage. Por regla general, es necesario incluir 2 gramos de alimentos ricos en proteínas por kilogramo de peso del animal al día.

6. Incorpora camote, nueces y calabaza en sus comidas

Para conseguir que el perro suba de peso de manera sana, se pueden agregar alimentos de origen vegetal en cada comida, acompañando las proteínas. El camote, la calabaza y las nueces son ricos en grasa saludables, vitaminas y minerales; ya sean frescos o enlatados sin azúcar. Sobre todo, contienen fibra, que ayuda al animal a digerir mejor el resto de los nutrientes. La cantidad a administrar dependerá del tamaño y la edad del perro, por eso hay que consultarlo con el veterinario. En líneas generales, no debe sobrepasar el 10 % de la ingesta diaria de calorías.

7. Ofrécele mantequilla de maní como golosina

Si el perro no presenta ninguna enfermedad que esté causando la pérdida de peso, es buena idea ofrecerle como golosina mantequilla de maní casera o comercial, sin sal ni azúcar agregada. Este alimento es rico en grasa saludable y calorías. Dos cucharadas contienen aproximadamente 180 a 200 calorías. Teniendo esto en cuenta, es posible administrar media cucharadita dos veces al día si el perro es pequeño, y una cucharadita dos veces al día si el animal es grande.

Es importante verificar que la mantequilla de maní no contenga xilitol, un edulcorante que reemplaza el azúcar. También hay que tener cuidado de no sobrepasar la cantidad recomendada, pues al ser un alimento calórico, puede provocar obesidad.

8. Mezcla alimento seco con húmedo

Tal vez al perro le guste más comer alimento húmedo, porque le resulta sabroso y más digerible. Sin embargo, este tipo de alimento para perros resultan menos calórico que el seco. Para lograr que el animal acepte las croquetas, es buena idea mezclarlas con una pequeña parte de la comida húmeda favorita de la mascota.

9. Aumenta el tiempo de ejercicio diario

El ejercicio es sumamente importante y necesario para cualquier perro. La actividad física diaria garantiza que el animal se mantenga saludable y en un peso adecuado. Cuando se le están administrando más calorías con el objetivo de que aumente su peso, es bueno también incrementar la cantidad de tiempo que pasa ejercitándose. Basta con cinco minutos adicionales cada día.

10. Evita que el perro se estrese o se distraiga antes de comer

La excitación excesiva a la hora de comer puede hacer que el perro se distraiga y pierda el apetito. Por eso, se recomienda sacarlo a hacer ejercicio o jugar con él una hora antes o después de alimentarlo. Entonces, el animal estará concentrado solo en comer.

Compartir este artículo