Como entrenar un perro

Entrenar a tu perro no solo es una forma eficaz de tener una mascota más equilibrada y con mejor comportamiento, sino también una gran experiencia de unión para ti y tu amigo de 4 patas. Solo necesitas conocer algunas técnicas de entrenamiento adecuadas y tener un poco de paciencia para enseñarle a tu perro algunos trucos diferentes. Ahora, Ideas en 5 minutos te explicará las reglas para entrenar a tu perro de forma segura y te mostrará 5 comandos básicos para mejorar la calidad de vida en compañía.

Reglas generales

  • La regla básica del adiestramiento canino es que debes recompensar el comportamiento que te gusta y no recompensar el comportamiento que te desagrada. Solo necesitas darle a tu perro la motivación para hacer las cosas que te gustan y hacer que el entrenamiento sea divertido. Recuerda que los perros eligen cierto patrón de comportamiento porque les ayuda a conseguir lo que quieren.

Por ejemplo, si tu perro te pide de tu cena mientras estás sentado a la mesa y en algún momento le das un bocado, sabrá que así es como puede conseguir lo que quiere. En cambio, si este comportamiento te molesta, debes decirle a tu perro que se siente y no te moleste mientras comes. Cuando hayas terminado con tu comida, dale algunas golosinas para recompensar su paciencia.

  • Determina lo que quieres de tu perro. Decide qué acciones esperas de tu perro para que su comportamiento se adapte a tu estilo de vida. Tu objetivo es descubrir qué nivel de obediencia y trucos de entretenimiento necesita aprender tu mascota para hacer la vida en común más fácil y divertida.

  • Sé consistente con tus respuestas. Asegúrate de que tú y todos los demás que interactúan con el perro reaccionen de la misma manera a sus acciones. Por ejemplo, si no dejas que tu perro se siente en el sofá la mayor parte del tiempo, pero a veces permites que lo haga e incluso lo abrazas, tu perro puede confundirse acerca de cómo funciona en realidad esta regla.

  • Sé un buen amo. Ten en cuenta que no recompensar el comportamiento que no te gusta es diferente de lastimar, dominar o intimidar de alguna manera a tu perro. En el adiestramiento de perros, no se trata de mostrarles quién es el “alfa”, sino de controlar el acceso de tu perro a las cosas que le gustan, por ejemplo, tu afecto, sus juguetes y golosinas.

  • Si no te gusta algo que hace tu perro, detenlo inmediatamente. Tu mascota no podrá establecer una conexión entre el evento y tu reacción si no suceden al mismo tiempo. Por ejemplo, si has estado jugando con tu perro y te muerde ligeramente, di “auch” para mostrarle que su acción duele y detén el juego de inmediato. De esta manera, tu perro comprenderá que esta acción no es divertida.

  • Haz las sesiones de entrenamiento cortas. Los perros no son particularmente buenos para concentrarse en la misma tarea durante un período de tiempo prolongado, así que trata de que las sesiones de entrenamiento duren unos 15 minutos o menos. Mezcla las tareas de entrenamiento para que tu perro no se aburra. Asegúrate de detener la sesión mientras tu perro todavía está feliz y entusiasmado con el proceso.

  • Utiliza las mismas palabras cada vez. Piensa bien en las palabras y combinaciones de palabras que vas a usar como comandos particulares y úsalas. Deben ser cortas y simples, como “siéntate”, “vamos”, “levántate”, “quédate”, etc. Para tu perro, los términos “Max, ven” y “Max, vamos” suenan como lo mismo, así que, si los usas para el mismo comando, dejarán a tu mascota confundida y frustrada. También puedes usar tu lenguaje corporal, como señalar cosas o chasquear los dedos para comunicarte mejor con tu perro.

  • No apresures a tu perro. El entrenamiento requiere tiempo y paciencia, así que no esperes que haga el truco de inmediato. Da pasos de bebé, asegúrate de que el perro practique regularmente contigo y con otras personas, y prepárate para retroceder unos pasos en el entrenamiento si notas que el perro dejó de progresar.

  • Utiliza recompensas reales que realmente motiven a tu perro. Las preferencias de tu perro pueden cambiar de vez en cuando, y tu mascota puede volverse indiferente a las golosinas que solía amar. Recuerda que el entorno en el que realizas el entrenamiento también influye en tu perro. Por ejemplo, una golosina pequeña y ordinaria puede ser suficiente para tu perro mientras entrenan en casa. Pero es posible que debas optar por algo más impresionante e inusual para que tu perro realice el mismo truco en el parque porque, en este caso, habrá más factores de distracción.

Comandos básicos para perros

  1. Toma una golosina en tu mano y colócala cerca de la nariz de tu perro para que pueda olerla.
  2. Mueve tu mano por encima de la nariz del perro y ligeramente hacia atrás. Espera a que tu perro se siente porque de esta manera será más cómodo para él alcanzar la golosina.
  3. Cuando tu perro se siente, di “Siéntate” y dale el premio.

2. Ven

  1. Coge un premio o un juguete y enséñaselo a tu perro. Luego, retrocede unos pasos y di con entusiasmo en tu voz: “Ven”. Es mejor comenzar el entrenamiento dentro de la casa o en un área restringida segura, como el jardín.
  2. Espera a que el perro se acerque, dale el juguete o la golosina y felicítalo.
  3. Aumenta gradualmente la distancia entre el perro y tú.
  4. Si tu perro ejecuta este comando con suficiente confianza, mueve el entrenamiento al exterior. Asegúrate de que el espacio sea seguro para el perro. Puedes usar una correa de entrenamiento larga para asegurarte de que no se escape.
  1. Comienza con tu perro sentado y con una golosina en la mano. Mueve tu mano, con la golosina, desde la nariz del perro hasta el nivel de su pecho y luego al suelo.
  2. El perro debe seguir la golosina y acostarse al final del movimiento.
  3. Cuando el perro comience a acostarse sin ningún problema, agrega el comando “abajo” mientras tu perro se pone en la posición hacia abajo.
  1. Dile a tu perro que se acueste.
  2. Muéstrale a una señal de “alto” con la mano. Tu palma debe mirar hacia el perro.
  3. Espera unos segundos, di “quieto” y recompensa al perro. Dale la golosina mientras aún está acostado.
  4. “Quieto”.
  1. Muéstrale un premio a tu perro y escóndelo en tu puño apretado. Anima a tu perro a que lo tome.
  2. En este punto, es probable que intente sacar el premio de tu puño. Espera pacientemente y no digas nada.
  3. Tan pronto como tu perro se aleje de tu muñeca, incluso por un par de segundos, abre la palma y permite que el perro tome el premio. Felicita a tu mascota.
  4. Practica suficiente para que el perro se aleje constantemente de la golosina y comienza a decir “Déjalo” cada vez que tu mascota se aleje. Aun así, debes darle el premio y elogiarlo.
Compartir este artículo