Cómo escribir un libro

Escribir un libro es una de las mejores formas de expresarse y contar una historia que todo el mundo puede llegar a conocer. Sin embargo, sentarse y escribir uno puede parecer un verdadero desafío, especialmente si no sabes por dónde empezar.

Es por eso por lo que Ideas en 5 minutos quiere compartir contigo algunas formas para abordar el comienzo de tu viaje como autor y realmente terminar un libro.

1. Piensa por qué quieres escribir un libro

Lo primero que debes hacer es ser honesto contigo mismo. Piensa por qué quieres escribir un libro. Puede ser porque quieres hacerte famoso y rico, o quizá lo necesitas para avanzar en tu carrera. Tal vez tu sueño sea ver tu nombre en la portada de una obra, o simplemente tienes una historia que quieres que el mundo lea.

❗️ Recuerda que no hay una razón correcta para escribir un libro. Sin embargo, encontrar tu “por qué” te ayudará a mantenerte motivado durante tu viaje.

2. Encuentra tu idea

Encontrar tu “gran idea” sobre un libro puede parecer el paso más difícil, pero no lo es. Mantenerte al día con la escritura será en realidad tu mayor obstáculo. Pero aun así, sin una idea, no podrás terminar la primera página de tu primer borrador.

Ya sea que sepas sobre lo que quieres escribir o no tengas ni idea, hay algunas preguntas que puedes hacerte que te ayudarán a decidirte por un concepto:

❓ ¿Sobre qué quiero escribir?

❓ ¿Sobre qué creo que es importante escribir?

❓ ¿Quién será mi público objetivo?

❓ ¿Podré terminar la idea de manera efectiva?

3. Investiga tu idea

Una vez que tengas tu idea, la siguiente tarea es hacer tu investigación.

Obtén más información sobre el género con el que trabajarás.

Consulta libros similares. Mira cuántos capítulos tienen y cuánto tiempo abarcan en su estructura.

Investiga sobre los más vendidos. Descubre qué hizo que la gente leyera ese libro y qué hizo que fuera un éxito en ventas.

4. Crea un esquema

Para un gran libro, necesitas construir un esquema. Este es un paso importante, especialmente si vas a escribir tu primera obra. Será útil si te quedas atascado, cosa que pasa a la mayoría de los escritores. A continuación, se muestra una forma sencilla de crear un esquema:

Elige un formato que te guste. Hay muchos esquemas diferentes entre los que puedes elegir: uno riguroso por capítulo y escena basado en los personajes, un mapa mental que fluye libremente, etc. Si uno no funciona para ti, prueba con otro. Si uno sí te sirve, significa que es el correcto.

Piensa en el principio, el medio y el final. Si no tienes una idea clara de cómo debe comenzar tu libro, puedes terminar con una mitad lúgubre y tal vez incluso con un final inexistente. No te apresures y tómate tu tiempo para conectarlos. Los grandes libros tienen finales que se sienten “ganados”, por lo que es importante crearlos desde el principio.

Concéntrate en los puntos de conflicto. Estos serán el corazón del libro. Atraerán las emociones de los lectores, y cualquier tensión puede reflejar el mensaje o el tema que deseas compartir. Esto no significa que debas saber dónde surgirá el conflicto, pero debes tener una idea de cómo se desarrollará a lo largo de tu libro.

Desarrolla a tus personajes. Si aún no has desarrollado a tu personaje, puedes hacerlo durante el proceso de tu esquema. Piensa en cómo interactuarán las figuras en la historia, cómo demostrarán esas interacciones, qué les importa y quiénes son.

5. Nombra a tus personajes

Dar nombres a tus personajes puede ser un proceso difícil porque hay muchas cosas que deben tenerse en cuenta. Pero para facilitar este proceso, puedes seguir estos consejos:

Considera:

✅ Piensa en el período en el que se desarrolla tu historia.

✅ Elige la edad de tu personaje.

✅ Elige un nombre que se adapte a su personalidad.

✅ Descubre el significado del nombre, especialmente si deseas conectarlo con la historia.

✅ Elige nombres fáciles de pronunciar.

Evita:

⛔️ Usar nombres de personas famosas reales.

⛔️ Repetir nombres de otros personajes de ficción.

⛔️ Crear personajes con nombres similares, ya que esto puede confundir a tus lectores y dificultar la diferenciación de los personajes del libro.

6. Enfócate en lo sustancial

Muchos autores creen que escribir un libro genial se trata de elegir el estilo correcto: lenguaje figurado, oraciones elaboradas, vocabulario impresionante, etc. Sin embargo, aunque es bueno considerar todo eso, hay una cosa aún más importante: enfocarse en lo sustancial. Y esos son los temas, los conflictos y las tramas.

❗️ Cada oración debe hacer una de 2 cosas: continuar la acción o revelar el personaje.

❗️ Sé consciente de tu ritmo. Si estás retrasando la acción al entrar en demasiados detalles, significa que te estás enfocando en el estilo y no en lo sustancial.

❗️ Usa una herramienta de escritura. Puedes utilizar la aplicación Hemingway para obtener sugerencias sobre cómo mejorar tu texto.

7. Encuentra un lugar productivo para escribir

Algo esencial que acompaña a la creación de una historia, además de descubrir cómo hacerlo, es saber “dónde” escribir. Si quieres poder completar un libro entero, debes encontrar el espacio adecuado para trabajar. Así es como debe verse tu área de trabajo:

✅ Si necesitas un lugar tranquilo, puedes usar auriculares con cancelación de ruido.

✅ Si lo necesitas, asegúrate de tener un espacio limpio, especialmente si el desorden te retrasa en tu escritura y fomenta tu procrastinación.

✅ Debes encontrar un lugar donde no te distraigas. Asegúrate de que no haya cosas divertidas a tu alrededor que te desconcentren. Si es necesario, apaga tu teléfono también.

✅ Encuentra un lugar que sea tuyo. Crea un ambiente agradable en tu hogar con plantas, carteles, etc. O incluso puedes escribir en tu café favorito.

8. Establece una meta de cantidad de palabras y comienza a escribir

Establecer objetivos con una determinada cantidad de palabras jugará un papel esencial en tu proceso de escritura. Hará que tu trabajo sea más efectivo y lo termines en un período establecido. Proponte objetivos de cantidad de palabras por sesión individual, semanal o incluso mensual. Aquí hay un ejemplo de cantidades recomendadas:

500 a 750 palabras por día

1500 a 2500 palabras por semana

6000 a 10 000 palabras por mes

Compartir este artículo