Cómo hacer compras sin caer en los trucos de los especialistas en marketing

Para no caer en la trampa de los especialistas en marketing, basta con conocer sus trucos. La escasez artificial, la iluminación e incluso los carritos contribuyen a que dejemos todo el dinero posible en la tienda.

En Ideas en 5 minutos esperamos que nuestro artículo te ayude a deshacerte del problema de las compras compulsivas.

Creación de escasez artificial

Si vemos que un producto escasea, queremos comprarlo. Uno de los estudios más famosos sobre la escasez lo realizó Stephen Worchel en 1975. A las personas se les ofrecieron galletas en un frasco. Uno contenía 10 galletas y el otro, 2. La gente prefería las galletas del segundo frasco, y de hecho, los productos de panadería de ambos eran los mismos.
Así que si ves menos productos en las estanterías que productos similares de otros fabricantes, probablemente se trate de una táctica de marketing.

Productos relacionados cercanos

Puedes observar que en los hipermercados, los productos relacionados como el café y la pastelería, los aperitivos y las bebidas, la ropa para niños y los productos para bebés suelen estar colocados uno al lado del otro en un estante o cerca de él. Este método de ubicación de los productos se denomina venta cruzada.
Se utiliza para garantizar que si vas a la tienda a comprar un determinado producto, de paso también adquieras otra cosa. Esto no funciona solo en los supermercados, sino también, por ejemplo, en las tiendas de electrónica: al comprar un teléfono, pueden ofrecerte además una funda, una película protectora, etc.

La iluminación es importante

La luz adecuada tiene un efecto positivo en el estado de ánimo, lo que provoca que queramos quedarnos en la tienda y hacer más compras. El ojo se siente naturalmente atraído por las áreas contrastantes en lugar de por las zonas muy iluminadas, y la luz azul es más atractiva que cualquier otra. Sin embargo, en un lugar con iluminación cálida, nos quedamos más tiempo. Un estudio realizado en la Universidad de Winnipeg en 2006 reveló que la gente suele tomar la decisión de compra de un producto en los primeros 90 segundos, y entre el 62 y el 90 por ciento de esa decisión se basa en el color.

Reestructuración permanente del área de ventas

¿Te has dado cuenta de que las grandes tiendas cambian a menudo su distribución? Lo hacen para que no tengamos que seguir una ruta determinada a la que estamos acostumbrados, como “huevos-leche-pan”. Debido a que el personal de la tienda mueve la mercadería a diferentes lugares, cada vez que buscamos lo que necesitamos, nos familiarizamos involuntariamente con el resto de la mercadería de la tienda.

Grandes indicadores de precios en las cajas de productos en el centro de la tienda

Los indicadores de precios, grandes y de colores vivos con la palabra “oferta”, llaman la atención. Por lo general, estos carteles se pueden ver en el centro de la sala de ventas o justo en la entrada, para que no te los pierdas. No siempre son las mejores ofertas: puede haber productos de calidad similar a un precio inferior en la tienda.
Este truco está diseñado para hacernos creer que esta oferta en particular es la mejor. Pero según el estudio realizado por la asociación de consumidores británica Which?, la mayoría de estas compras generan pocos o ningún ahorro.

Carritos grandes con elementos rojos

Los especialistas en marketing hacen que los carritos de las compras sean cada vez más grandes, ya que juegan con nuestro deseo inconsciente de llenarlos por completo. En un experimento descubrieron que duplicar el tamaño de los carritos aumentaba la cantidad total de compras en aproximadamente un 40 %. Así que si tu lista de compras es pequeña, es mejor que uses una canasta.
Y los detalles rojos y llamativos, según los profesionales del marketing, crean una asociación con las ventas, aumentan el apetito y la probabilidad de realizar compras compulsivas.

Mercaderías caras en los lugares más ventajosos, según el punto de vista del marketing

Los artículos más caros siempre estarán a la altura de nuestros ojos. Esto no solo se debe a que las empresas pagan mucho dinero por colocar sus productos allí, sino también a que es más rentable para la tienda vender esos artículos rápidamente.
Los productos más baratos suelen colocarse en los estantes inferiores o superiores, ya que no es muy cómodo para los clientes agacharse o ponerse de puntillas. Y los paquetes con dibujos animados de colores llamativos estarán abajo, atrayendo la atención de los niños.

Cómo no caer en los trucos de los especialistas en marketing

  • No vayas a la tienda con el estómago vacío.
  • Utiliza una calculadora.
  • Examina cuidadosamente todos los estantes.
  • Utiliza una canasta pequeña en lugar de un carrito si tu lista de compras es reducida.
  • Haz la lista de compras con antelación.
Compartir este artículo