Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo interactuar con otras personas

Los humanos somos seres sociales y la interacción con otros es esencial para todos los aspectos de la salud. Pero no siempre resulta sencillo hablar con alguien que acabamos de conocer. Sin lugar a dudas, si cuentas con esta habilidad podrá ser muy beneficiosa, ya que podrás hacer nuevos amigos, formar una pareja o incluso materializar una nueva oportunidad profesional o empresarial.

Como sabemos que socializar puede ser una tarea intimidante, en Ideas en 5 minutos te vamos a contar cómo hablar con cualquier persona.

1. Establece cuál es tu intención antes de iniciar el diálogo

En primer lugar, antes de conocer a alguien o acudir a un evento, deberías considerar qué es lo que quieres aportar y lo que quieres obtener a cambio. La conversación será diferente dependiendo de si quieres hacer amigos, negocios, conocer a una posible pareja o pasar un buen rato. Establecer esa intención te ayudará a guiar la conversación.

2. Piensa en cómo te vas a acercar a la persona con la que quieres hablar

La primera impresión proviene de cómo te acercas a la otra persona, no de lo primero que dices. Por eso, tu lenguaje corporal es lo más importante y deberías realizar gestos que te hagan ver amable y abierto a la conversación. Tus manos deben estar visibles, es decir, fuera de los bolsillos; tampoco deberían estar escondidas detrás de la espalda. Así darás la impresión de que eres alguien en quien se puede confiar. Mantén los hombros bajos y hacia atrás. No los tengas muy elevados o tensos porque darás la impresión de tener ansiedad. Sonríe para romper el hielo y que la conversación fluya con naturalidad.

3. Elige la frase con la que iniciarás la conversación


La primera frase debería lo más sencilla posible. No compliques las cosas. Lo mejor es acercarte con una sonrisa y preguntar un simple: “¿Cómo estás?”. Luego puedes hacerle algún cumplido. Solo funcionan si reflejan lo que realmente pensamos y no algo que nos vemos obligados a decirle a nuestro interlocutor. Los halagos son contraproducentes si no son auténticos, ya que la otra persona se dará cuenta fácilmente. Una persona que hace cumplidos falsos parece poco fiable. Despierta sospechas sobre los motivos del halago, y eso puede socavar toda una relación.

4. Aprende a escuchar al otro

La mejor manera de tener una buena charla es ser un buen oyente. No tengas miedo de los silencios incómodos y no intentes llenarlos hablando sobre ti mismo. Puedes hacer referencia a lo que te dijo la otra persona o, al menos, a lo que crees haber oído. Así demostrarás que estás prestando atención y la otra persona podrá aclararte lo que no hayas entendido. Observa las señales no verbales, ya que pueden indicarte si el interlocutor se siente incómodo con el rumbo de la conversación y, en ese caso, deberías cambiar de tema.

5. Piensa en cómo hacer que la conversación sea entretenida

Para que la conversación sea fluida, busca algo que la avive para no aburrir al interlocutor. Una señal universal no verbal que implica que la otra persona está enganchada en la conversación es que sus cejas se levantan en señal de sorpresa e interés. Busca temas, conversaciones e historias que les hagan decir: “¿Ah, sí? Yo también”. Haz preguntas para averiguar qué cosas tienen en común. Después, presta atención a sus cejas: si se levantan, sabrás que los dos disfrutan hablar de ese tema y podrás continuar la conversación en esa dirección.

6. Evita revelar demasiadas cosas sobre ti

Las personas no se sienten cómodas cuando alguien les comparte sus secretos más íntimos. La primera impresión que les des puede verse afectada por el exceso de información. También puede hacerles reflexionar sobre tus límites y tu autoestima. Compartir en exceso no fomenta las relaciones sanas, sino que tiende a hacer que los demás se sientan incómodos. Pueden sentirse presionados a también tener que compartir algo íntimo. Antes de hablar sobre algo privado, piensa en cómo te sentirías si un desconocido te contara cosas personales. Además, no querrás parecer aburrido. Por último, quizás vuelvas a ver a esa persona, o puede ser que conozcan a alguien en común, por lo que tus asuntos personales pueden volverse de conocimiento público.

7. No des por sentado que la gente estará de acuerdo contigo

Ciertas investigaciones demuestran que muchos de nosotros incurrimos en lo que se conoce como “sesgo de similitud asumida”. Al iniciar una conversación, hay que tener en cuenta que no todo el mundo estará de acuerdo con nuestro punto de vista. Si das por sentado que todo el mundo piensa igual que ti, la conversación será incómoda y puede que digas algo fuera de lugar o sin tacto.

  • A tener en cuenta: un sesgo es una tendencia, inclinación o prejuicio hacia o contra algo o alguien. Puede ser positivo o negativo.

8. Piensa en cómo vas a terminar la conversación

El final de la conversación también es importante porque quieres dejar una impresión duradera en alguien. Puedes terminar la conversación preguntando sobre sus planes. De este modo, cambias el foco de atención del presente al futuro. Cuando la otra persona te responda, dile que te ha gustado conocerle y deséale lo mejor para el futuro.

¿Cuán tímido eres a la hora de conocer a alguien nuevo? ¿Sueles hacer amigos con facilidad?

Ideas En 5 Minutos/Consejos/Cómo interactuar con otras personas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos