Cómo jugar ajedrez, para principiantes

El ajedrez es un juego de estrategia que no pasa de moda, pues resulta fascinante. El tablero consiste en 64 casillas, ocupadas por 32 piezas divididas en dos bandos: blancas y negras. Estas piezas se mueven por el tablero de diferentes maneras con el objetivo de defender su bando y hacer jaque mate al oponente. Aprender a jugar es muy simple.

Ideas en 5 minutos te enseña los principios básicos del ajedrez y diferentes tipos de jugadas de apertura y protección para que comiences a disfrutarlo ya mismo.

Las piezas y su ubicación en el tablero

El ajedrez se compone de 32 piezas en total, blancas y negras. A cada bando le corresponden 16 piezas:

  • 1 rey

  • 1 dama o reina

  • 2 torres

  • 2 alfiles

  • 2 caballos

  • 8 peones

Para empezar, el tablero debe ser ubicado de manera que cada jugador tenga una casilla blanca a su derecha. Luego se acomodan las piezas de izquierda a derecha, de este modo:

  • Blancas: torre, caballo, alfil, dama, rey, alfil, caballo, torre en la primera fila y los 8 peones alineados en la segunda fila.

  • Negras: torre, caballo, alfil, rey, dama, alfil, caballo, torre en la primera fila y los 8 peones alineados en la segunda fila.

Hay que tener en cuenta que la dama siempre se ubica en la casilla correspondiente a su color. Si es blanca, en la casilla blanca; si es negra, en la casilla negra.

Movimientos de cada pieza

Torre

Se mueve en línea recta horizontal o vertical a lo largo de la cantidad de casillas desocupadas que encuentre a su paso. No puede saltar sobre otra pieza para capturarla, sino que ocupa la casilla de su rival.

Caballo

Esta pieza se mueve de manera diferente de las demás, pues lo hace en forma de L. Puede moverse dos casillas horizontales y una vertical o moverse dos casillas verticales y una horizontal a izquierda o derecha. También puede saltar sobre otras piezas, ya sea del contrincante o del mismo bando. Realiza la captura al caer en la casilla ocupada por su oponente.

Alfil

Esta pieza se mueve en diagonal, desplazándose la cantidad de casillas que desee o hasta toparse con una pieza rival. No puede saltar sobre otras piezas para capturarlas, sino que se coloca en la casilla ocupada por el rival.

Peón

Los peones se mueven de a una casilla por vez, siempre hacia delante. Con una excepción: puede moverse dos casillas hacia delante en el primer movimiento. Para capturar al rival, el peón se mueve en diagonal, hacia la izquierda o la derecha, ocupando la casilla de la pieza oponente.

Rey

El rey puede moverse de a una casilla, en cualquier dirección horizontal, vertical o diagonal. Para capturar, debe ubicarse en la casilla ocupada por la pieza rival. Pero tiene una limitación: no puede moverse a una casilla que lo exponga a un ataque por parte del oponente.

Dama o reina

Es la pieza más poderosa de todas, ya que puede desplazarse por la cantidad de casillas que desee en dirección vertical, horizontal o diagonal. Para capturar, debe ubicarse en la casilla ocupada por una pieza rival.

Cómo iniciar el juego

Todas las partidas comienzan con un primer movimiento de las piezas blancas. Una vez hecha la jugada, continúa el jugador que tiene las piezas negras. Así sucesivamente. No vale saltarse turnos. Cada jugador debe realizar un movimiento sí o sí para que el otro pueda continuar.

Jaque mate

El objetivo del juego es conseguir hacer jaque mate al rey oponente. Para ello, no es necesario capturarlo, pero sí encerrarlo de manera que no tenga escapatoria.

Cuando el rey está ubicado en la trayectoria de una pieza rival y no puede evitar ser capturado en la siguiente jugada, se dice que es jaque mate, lo que da por finalizado el juego. También puede acabarse cuando ambos jugadores acuerdan un empate, llamado “tablas”, o cuando uno de ellos abandona el juego.

Jugadas de apertura

Las primeras jugadas son muy importantes, ya que influyen en el resto de los movimientos de las piezas para desembocar en un exitoso final. Una buena forma de comenzar es moviendo los peones centrales, en lugar de los laterales. Esto ayuda a mantener controlado el centro del tablero.

Defensa siciliana

Esta apertura es muy común y ofrece cierta ventaja al jugador con las piezas negras. Generalmente, las blancas comienzan moviendo el peón del rey para generar espacio central. Entonces, las negras pueden mover el peón del alfil, lo que permite obtener un peón central más adelante.

Defensa francesa

La defensa francesa es otra estrategia ideal para principiantes. El movimiento de los peones genera una ventaja para las piezas blancas, pues impide el libre movimiento del alfil del rey de las piezas negras.

Estrategias de protección

Colocar los peones en cadena es una estrategia útil para protegerlos de los ataques del jugador oponente.

Mover el caballo hacia el centro garantiza el control de al menos ocho casillas. Mantenerlo en los laterales lo hace más débil.

Mantener a los alfiles en las diagonales largas o cerca de ellas los hace más fuertes, pues pueden proteger a los peones del mismo bando o atacar a los del oponente.

Las torres ubicadas en las filas abiertas son útiles para proteger el camino de los peones del mismo bando hacia el lado opuesto o para encerrar al rey oponente.

El lugar estratégico para ubicar a la reina es el centro, siempre y cuando no haya demasiadas piezas a su alrededor o no bloquee el camino de otras piezas del mismo bando.

Compartir este artículo