Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos
Cómo lavar correctamente los platos

Cómo lavar correctamente los platos

Con frecuencia, lavamos los platos varias veces al día. Pero son pocas las personas que se cuestionan si lo hacen correctamente. Esta tarea, aparentemente sencilla, tiene sus propios matices.

Junto con Ideas en 5 minutos, conocerás cómo lavar los platos correctamente.

Métodos para lavar los platos

Los platos se pueden lavar:

  • En lavavajillas
  • A mano

Existen dos métodos ampliamente utilizados para lavar los platos a mano:

  • Con el primer método se llena el fregadero o un recipiente especial con agua y se diluye jabón para lavar platos en él.
  • El segundo método implica aplicar jabón en una esponja o directamente en los platos. Este se considera más cuidadoso.

Independientemente de cómo prefieras lavar los platos, existen algunas reglas generales.

Con qué frecuencia se deben lavar los platos

  • Si lavas los platos a mano, hazlo por lo menos una vez al día. Esto evitará que los restos de comida se peguen. Lavar a tiempo la vajilla previene el crecimiento de bacterias y hongos en los restos de alimentos, en donde también puede haber insectos y otras plagas. De ser posible, lava los platos después de cada comida y al terminar de cocinar.
  • Si utilizas el lavavajillas, entonces puedes lavar los platos cada dos días. El hecho es que el agua en el aparato se calienta hasta una temperatura que mata todas las bacterias.

Cosas que necesitarás

Para lavar de forma simple y cuidadosa los platos de manera manual se necesita:

  • Fregadero
  • Agua tibia
  • Jabón para lavar platos
  • Esponja para lavar platos
  • Trapo de cocina
  • Cepillo para lavar platos
  • Cepillo de alambre para lavar platos
  • Toalla
  • Guantes (opcional)

Para lavar los platos en el lavavajillas:

  • Lavavajillas
  • Jabón para lavar trastes
  • Abrillantador (opcional)

Método manual

  • Elimina los restos de comida de los platos. Para esto se puede utilizar una espátula de goma o una toalla de papel. Si hay utensilios con comida pegada o quemada, enjuágalos antes de lavarlos. Para hacerlo, agrega jabón o bicarbonato al fregadero o directamente al objeto sucio. Posteriormente se debe verter agua caliente. Deja los platos así durante 15-30 minutos. No viertas los restos de comida al desagüe, ya que podrías provocar una obstrucción.
  • Llena el fregadero o la palangana con agua limpia y tibia. Después agrega jabón para lavar trastes. Lee atentamente la etiqueta y vierte de forma estricta la dosis indicada. Si el jabón está muy concentrado, entonces se necesitará solo un poco. Coloca en el fregadero varios platos a la vez. Mientras estés lavando uno, los demás se remojarán. Si el agua se enfría, se engrasa o pierde espuma, descárgala y vuelve a llenar el fregadero o la palangana.
  • Comienza a lavar la vajilla que esté menos sucia. Por lo regular, son vasos, tazas y cubiertos. Primero lava eso, después los platos y tazones. Los platos se lavarán más fácil si se mantienen bajo el agua. Lo más importante es no olvidar sacar cada utensilio para asegurarse de que esté limpio. Las ollas y sartenes se suelen lavar al último. Si se estuvieron remojando, la suciedad se despegará más fácilmente. Los cuchillos de cocina se deben lavar con especial cuidado, y no hay que dejarlos en el fregadero. Toma estos utensilios de uno por uno, lávalos y quítalos de ahí inmediatamente.
  • Enjuaga la espuma y los restos de jabón en agua limpia. Se pueden enjuagar los platos sumergiéndolos en el fregadero o en otro recipiente con agua limpia, o colocándolos bajo el agua del grifo. Si se tiene un fregadero con tarja doble, utiliza el segundo para quitar el jabón. No olvides enjuagar bien todo desde el interior, especialmente las tazas y tazones.
  • Secar los platos al aire es más sencillo que hacerlo con una toalla. Sin embargo, una toalla limpia eliminará las manchas. Si esta se humedece, cámbiala. También se pueden utilizar toallas de papel. Además, son perfectas para ollas y sartenes, especialmente si aún tienen restos de grasa.
  • Limpia la zona de alrededor: lava y limpia el fregadero, el escurridor de platos y la palangana. Enjuaga y exprime muy bien las esponjas y los trapos. Se deben de poner a secar al aire o lavar en la lavadora. No olvides cambiar estos artículos cada cierto tiempo.
  • Guarda los platos limpios en cuanto se sequen. Esto evitará que se llenen de polvo, suciedad o grasa.

Cómo se debe cargar un lavavajillas

Para que los platos no se vean perjudicados y se limpien bien en el lavavajillas, sigue las siguientes reglas:

  • Es mejor colocar los objetos grandes, por ejemplo, tablas para picar, abajo desde el borde.
  • Los tazones se colocan bocabajo en la parte superior, bajo un ligero ángulo.
  • Es mejor colocar los platos en la parte de abajo, alternando entre pequeños y grandes. Esto asegura un mejor flujo de agua.
  • Coloca los cubiertos en el soporte especial. Intenta dejar suficiente espacio entre los utensilios. Alterna la dirección de los tenedores y cucharas, unos mirando hacia arriba, otros hacia abajo. Esto ayudará a que el agua circule en el interior. Coloca los cuchillos viendo hacia abajo para que no dañen otros objetos.
  • Si se requiere lavar en el lavavajillas tus ollas y sartenes, colócalas en la parte de abajo, bocabajo.
  • Las copas de vidrio fino se pueden colocar en la rejilla de seguridad, si es que tu lavavajillas la tiene. En caso contrario, se deben lavar a mano.
  • Voltea las tazas y vasos. Colócalos en los soportes especiales, ya que esto ayudará a mantenerlos en su lugar.
  • Puedes colocar el resto de los objetos en donde sea posible. Recuerda que la sección inferior se calienta más que la superior. Por lo tanto, los especialistas recomiendan poner los utensilios de plástico arriba.

Importante:

  • No llenes de más el lavavajillas, ya que los utensilios en su interior se pueden dañar.
  • No coloques objetos de madera en el lavavajillas ni termos.
  • Recuerda que la mayoría de los objetos con revestimiento antiadherente no se deben lavar en el lavavajillas.

Cómo lavar los platos con ayuda del lavavajillas

  • Quita los restos de comida de los platos sucios (en ocasiones, para esto se deben enjuagar). Si utilizas el lavavajillas unas cuantas veces a la semana, siempre enjuaga los platos después de comer. En caso contrario, la comida se puede adherir fuertemente a su superficie y ni siquiera el electrodoméstico podrá lidiar con ello. Además, los platos muy sucios olerán muy mal.
  • Coloca los platos en el lavavajillas. Sigue los pasos descritos anteriormente.
  • Agrega la cantidad necesaria de jabón en los compartimentos especiales y ciérralos.
  • Si el lavavajillas tiene un dispensador de abrillantador, entonces agrega un poco. Este te ayudará a evitar manchas en los platos limpios.
  • Ajusta las configuraciones necesarias y enciende el lavavajillas. Para un caso estándar, puedes utilizar el modo diario o ecológico. Pero si tus trastes están muy sucios, escoge los programas manualmente.
  • Después de que el lavavajillas termine su ciclo, saca los platos y verifica que estén limpios.
  • Si en el filtro o superficie de escurrido observas restos de comida, quítalos.
Ideas En 5 Minutos/Consejos/Cómo lavar correctamente los platos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos