Cómo lavar una almohada en la lavadora

A menudo, lo único en que pensamos al final del día es en nuestra almohada, en la cual tenemos muchas ganas de recostar nuestra cabeza y acumular fuerzas. Desafortunadamente, con los meses de uso va acumulando una enorme cantidad de bacterias, sudor, suciedad y células muertas de la piel.

Ideas en 5 minutos preparó un instructivo paso a paso sobre cómo lavar una almohada en la lavadora. Además, encontrarás varios consejos para conservarla limpia.

1. Verifica la etiqueta

Encuentra la etiqueta en la almohada y lee las recomendaciones de lavado y cuidado. Lo más importante que debes entender es si se permite lavarla en la lavadora o no. Si no, tendrás que entregarla a una tintorería o limitarte a quitar solo determinadas manchas.

Si no puedes encontrar la etiqueta, verifica la composición del relleno de la almohada para entender qué tipo de lavado es adecuado para ella.

Se recomienda un lavado en la lavadora para almohadas sintéticas, de plumas y de algodón. Por el contrario, para aquellas con un relleno de látex y viscoelásticas se requiere un lavado a mano, ya que el lavarropas puede conducir a la formación de bolas y hacerlas inservibles.

2. Prepara las almohadas

Quita la funda o el protector de tu almohada. A continuación, retira las pelusas a mano o con ayuda de un dispositivo especial.

3. Configura el modo de lavado

Elige un modo delicado de lavado de acuerdo con el tipo de tela de tu almohada y configura la temperatura del agua entre 40 y 50 grados. Además, elige la mínima cantidad de revoluciones por minuto, y asegúrate nuevamente de que el instructivo no prohíba colocar la almohada en la lavadora.

4. Agrega detergente

Agrega el detergente que usas normalmente. Si tienes la posibilidad de hacerlo, elige uno suave con componentes antibacterianos. Esto ayudará a conservar las propiedades de la tela y a deshacerse de los microbios que puedan encontrarse en la superficie de la almohada.

5. Mete la almohada en la lavadora

Si el tamaño de la lavadora te lo permite, entonces lava dos almohadas a la vez, ya que la cantidad de detergente y el poder de secado se distribuirá equitativamente entre los dos objetos.

6. Seca la almohada

El secado en la lavadora con pocas revoluciones por minuto no te permitirá secar la almohada por completo. Cuando el lavado termine, sácala, sacúdela bien y ponla bajo el sol sobre una superficie plana.

Cómo conservar limpia tu almohada

  1. Es necesario lavar las almohadas dos veces al año como mínimo, aunque lo mejor sería hacerlo cuatro veces.

  2. Cambia las fundas una vez a la semana. Cuando tiendas tu cama por la mañana, cubre tu edredón y almohadas con una sábana.

  3. Lávate el rostro antes de dormir y trata de no acostarte sobre tu almohada si estás maquillada.

  4. No te acuestes en tu cama con la ropa con la que acabas de regresar de la calle.

  5. Si la almohada perdió su forma y el relleno se hizo bola, sustitúyela. Un método comprobado para verificar si es hora de cambiarla o no es doblarla a la mitad. Si después de hacerlo esta no regresa a su forma original, sin duda es hora de adquirir una nueva.

Compartir este artículo