Cómo plantar un limonero o un mandarino

Es fácil plantar un limonero en tu casa. Para hacerlo, puedes cortar una ramita pequeña de un árbol adulto u obtener retoños de semillas normales de limón. Ten un poco de paciencia y dentro de unas semanas verás hojas verdes, y en el futuro, al cuidarlo de manera adecuada, en lugar de flores blancas y aromáticas, comenzarán a madurar los frutos.

Ideas en 5 minutos te propondrá dos métodos para plantar un árbol cítrico en tu casa. Por cierto, además de limonero y mandarino, puedes plantar un limonero verde, un naranjo o un naranjo enano de este mismo modo.

De semillas

  • Saca las semillas de limón o mandarina. Limpia la pulpa y colócalas en un recipiente con un poco de agua. Tira a la basura las semillas flotantes. Deja el recipiente en un lugar cálido durante varios días. Cambia el agua diariamente y enjuaga las semillas quitando la masa gelatinosa.
  • En cuanto las semillas den raíces, toma una taza, haz una capa de 1-2 cm de pequeñas piedras en su parte inferior, pon tierra universal húmeda encima y entierra las semillas con los extremos puntiagudos hacia abajo. Pon arena o piedras y déjala en un lugar cálido.
  • Rocía abundantemente agua cada 1 o 2 días y mantén la tierra húmeda. Los brotes aparecerán dentro de 3 o 4 semanas. En cuanto crezcan un poco y se fortalezcan, sepáralos y trasplántalos en macetas separadas.

Ojo: los cítricos requieren tierra especial. Esto se debe a que la planta cambia la regulación homeostática del pH del suelo y también agota la tierra durante el crecimiento activo y la maduración de los frutos. Por lo tanto, durante los primeros años se recomienda cambiar la tierra cada año a principios de la primavera y después solo cada 2 o 3 años. Lo mejor es utilizar tierra especial para cítricos. Al trasplantar, no toques el cúmulo de tierra, simplemente corta las raíces secas o echadas a perder.

De propágulo

Corta una ramita de entre 8 y 10 cm de largo. Quita todas las hojas excepto las de la parte superior.

Corta un pedazo de esponja normal y haz un corte por la mitad. Coloca la parte inferior de la rama recortada dentro de la esponja.

Colócala en un recipiente con agua de modo que la esponja se ajuste perfectamente al cuello y su otra mitad esté sumergida en el agua. Déjala así durante 10-14 días hasta que le salgan raíces fuertes.

A continuación, extrae la planta de la esponja y trasplántala a una maceta. Asegúrate de que el cítrico reciba la suficiente cantidad de agua, ya que la tierra no debe estar seca.

Se necesitarán años para que el árbol se fortalezca y comience a dar frutos. Poda la planta en primavera para estimular su crecimiento y su floración. No te preocupes si algunas de las hojas se caen durante el otoño. Si en tu hogar tienes aire seco, solo algunas veces tienes que poner tu planta en la bañera bajo una regadera con un flujo suave de agua durante unos minutos.

Compartir este artículo