Cómo pulir el acero inoxidable

Cómo pulir el acero inoxidable

El acero inoxidable es un material muy resistente e infinitamente reciclable que forma parte de muchos de nuestros objetos cotidianos. En Ideas en 5 minutos queremos presentarte 8 métodos diferentes para pulir piezas de acero inoxidable de modo que puedas repararlas y enmascarar los daños menores, así como hacerlas más brillantes y relucientes.

Método 1: Jabón para platos y aceite mineral o para bebés

Coloca un poco de jabón para platos en un trapo y mójalo con una cantidad moderada de agua. Comienza a limpiar todas las zonas que deseas pulir. Cuando todo esté listo, seca las manchas de agua con una toalla limpia.

Frota una pequeña cantidad de aceite mineral o para bebés en un trapo diferente. Comienza a pulir todo con este trapo, siguiendo la veta del acero, moviéndolo en cualquier dirección.

Método 2: Aceite WD-40

Rocía un poco de aceite WD-40 en la pieza de acero inoxidable y luego límpiala con un trapo. WD-40 también proporciona una capa adicional de protección que evita que queden marcadas las molestas huellas dactilares.

Advertencia: Este es un producto a base de petróleo y debe usarse con cuidado, especialmente en las superficies donde manipularás alimentos.

Método 3: Harina

Espolvorea la superficie con harina. Puedes usar tanta como quieras. Toma un paño suave y comienza a frotar la superficie con movimientos circulares hasta que comience a brillar.

Método 4: Club soda o agua carbonatada

Rocía agua carbonatada directamente sobre la pieza de acero inoxidable y límpiala en la dirección de las vetas. Esto le dará un brillo agradable. Asegúrate de limpiarla con un paño suave de microfibra.

Método 5: Vinagre blanco

Humedece un paño suave con una mezcla de 2 partes de agua y 1 parte de vinagre. Limpia toda la pieza con esta mezcla, pero asegúrate de que el vinagre no se asiente en la superficie. Después enjuaga y seca.

Método 6: Pasta de dientes

Para que este método funcione, solo necesitas poner un poco de pasta de dientes en un paño o un cepillo de dientes y limpiar la superficie a fondo. Después enjuaga y seca bien.

Método 7: Bicarbonato de sodio

Haz una pasta suave con bicarbonato de sodio y agua. Aplica la mezcla en las áreas que deseas pulir y déjala reposar durante 20 minutos. Frota la zona con un paño suave humedecido en una solución de agua y jabón para platos. Después debes enjuagar y secar muy bien.

Método 8: Kit de pulido de acero inoxidable

Este tipo de productos se pueden encontrar en un supermercado o un almacén de cadena: abrillantador para utensilios de cocina de acero inoxidable, abrillantador para acero inoxidable o limpiador de joyas. Puedes utilizarlos como complemento de los métodos anteriores. Asegúrate de que los productos químicos que los componen no sean demasiado abrasivos, ya que pueden arruinar la apariencia del objeto que deseas pulir.

Compartir este artículo