Con qué frecuencia hay que regar las plantas de interior

Cuidar adecuadamente las plantas de interior puede ser difícil. Si las riegas de forma incorrecta o eliges la maceta y la ubicación equivocadas, las plantas pueden morir fácilmente.

Para evitar un final tan triste, en Ideas en 5 minutos hemos preparado unas instrucciones para que sepas cómo regar correctamente las plantas de interior más comunes.

Cómo saber si se riega con demasiada frecuencia

La planta se ha vuelto amarilla y ha empezado a marchitarse. Los mismos síntomas pueden ser causados por un riego demasiado infrecuente. Para entender la diferencia, toca la tierra: si está demasiado húmeda, debes evitar el riego frecuente.

Estás utilizando una maceta sin orificios de drenaje. Esto puede hacer que la planta se ahogue literalmente en el agua.

La tierra empezó a oler mal. El aumento de la humedad hace que haya más hongos y bacterias en la tierra, lo que provoca un olor desagradable, especialmente perceptible cuando las raíces empiezan a pudrirse.

La tierra está infestada de mosquitos. Empiezan a volar cada vez que se riega la planta. Esto también es una señal de que estás regando con demasiada frecuencia.

  • Consejo: a los cactus y suculentas les gusta mantener sus hojas y tallos secos en todo momento. Prueba a añadir una capa de arena sobre el compost al trasplantar.

Lo que hay que saber antes de regar

  • Averigua qué método de riego es el adecuado para tu planta y síguelo. Por ejemplo, los filodendros crecen en los trópicos, donde llueve regularmente y necesitan más agua.
  • Utiliza agua a temperatura ambiente. Puedes verter el agua en una regadera y dejarla allí hasta el siguiente riego.
  • Ten en cuenta la época del año. En invierno, cuando el crecimiento de las plantas se ralentiza y las temperaturas son más bajas, es mejor regar con un poco menos de frecuencia.
  • Tira el exceso de agua del plato en el cual está la maceta con agujeros de drenaje.
  • Evita que el agua caiga sobre las hojas de las suculentas y los cactus.
  • Si tu planta no tolera bien el agua del grifo, intenta utilizar agua filtrada o de lluvia.
  • Riega la tierra por toda la maceta en lugar de verter toda el agua en un solo lugar. Las raíces se distribuyen alrededor de la maceta desde el tallo.
  • Cuanta más luz caiga sobre la planta, más a menudo deberá regarse. Y cuanto menos luz, menos a menudo.
  • Ten en cuenta el tamaño y el material de la maceta. Cuanto más pequeña sea, más a menudo habrá que regarla. Las macetas de barro y sin esmaltar son porosas y el aire puede entrar en las raíces a través de ellas. Las plantas en ellas deben regarse con un poco más de frecuencia que en las de plástico o de cerámica.
  • Ten en cuenta también la temperatura, la humedad y si hay un calefactor o un aire acondicionado en el ambiente. Cuanto más alta sea la temperatura, más rápido pueden secarse las plantas. Cuanto mayor sea la humedad, más lentamente se secará la tierra. Si la planta se encuentra cerca de un calefactor o de un aire acondicionado, esto puede secar la tierra más rápidamente.

Qué método de riego elegir

Existen muchos medios para regar las plantas, por ejemplo:

  • Riego desde arriba. Se riega todo, incluidas las hojas. Este método es adecuado para las plantas tropicales y los helechos. Si utilizas este tipo de riego, asegúrate de que el agua llegue a la tierra.
  • Riego desde abajo. Si deseas utilizar este método, coloca la planta en una maceta con orificios de drenaje en una bandeja con agua. El agua debe alcanzar un nivel de aproximadamente 2 cm. Espera 20 minutos y luego retira el agua. Este método es adecuado para las violetas africanas.
  • Rociar las hojas y las raíces que están expuestas al aire.
  • Riego para bromelias. Estas plantas tienen un embudo de agua natural formado por sus tallos. Vierte agua de lluvia o agua destilada y asegúrate de que la tierra esté húmeda.

Plantas más comunes y con qué frecuencia regarlas

Compartir este artículo