Por qué el mouse vertical es mejor

Organizar tu lugar de trabajo de manera ergonómica puede ayudarte a experimentar menos tensión y menos lesiones. Además, un diseño adecuado de la estación de trabajo puede hacer que realizar tus tareas sea más agradable y relajado. Sin embargo, uno de los aspectos de la ergonomía más importantes, pero a menudo descuidados, es el mouse de la computadora. Su forma tradicional puede ser motivo de gran malestar.

Ideas en 5 minutos quiere mostrarte por qué puede ser mejor deshacerte de tu viejo mouse y conseguir uno vertical. Al final del artículo, también incluimos algunos consejos sobre cómo elegir este dispositivo y cómo usarlo de la manera adecuada.

Los beneficios de un mouse vertical

1. Evita que la muñeca se tuerza

La forma de un mouse tradicional puede estirar y tensar tu brazo demasiado. Cuando lo usas, tu muñeca se tuerce en una posición antinatural, lo que provoca dolor en el túnel carpiano. Por el contrario, un mouse vertical ergonómico está diseñado de manera que apoyes adecuadamente tu mano. Te permite colocar el antebrazo en una posición anatómica de reposo. Además, la muñeca permanece descansada y se mantiene neutra.

2. Requiere menos fuerza para sostenerlo

Si usas un mouse común con demasiada frecuencia, corres el riesgo de desarrollar síndrome de mouse. Debido a esto, puedes experimentar dolor y fatiga en la mano, el brazo y el hombro. Usar un mouse vertical puede ser una buena solución, ya que este dispositivo requiere menos fuerza de agarre para sostenerlo. Por lo tanto, minimiza el uso de los músculos y requiere menos tensión en la muñeca mientras lo usas.

3. Puede ayudar a aliviar las lesiones por esfuerzo

El uso de elementos de computadora no ergonómicos, como un mouse y un teclado incómodos, durante mucho tiempo, día tras día, puede provocar lesiones por esfuerzo repetitivo (LER). Los síntomas comunes de esta afección incluyen dolor, sensibilidad, rigidez y calambres en las muñecas, manos, antebrazos, codos, cuello y hombros. Quienes ya padecen de LER pueden pasarse a un mouse vertical, ya que ayuda a aliviar esos síntomas gracias a su diseño especial.

Cómo sostener correctamente un mouse vertical

La forma de un mouse vertical debería ayudar a que el brazo y la muñeca permanezcan en una posición natural de apretón de manos cuando lo sostienes.

Agarre de garra: no sostengas el mouse vertical con solo los nudillos de los dedos. Esto puede provocar fatiga muscular y dolor en la mano y el antebrazo.

Agarre con la punta de los dedos: no sostengas el mouse vertical con solo las yemas de los dedos. Esto brinda menor apoyo de la palma de la mano, puede provocar fatiga y causar dolor en la mano y el antebrazo.

✔️ Agarre con la palma: usa la palma y la mano completa para sostener el mouse vertical. Tus manos deben descansar sobre él, el agarre debe ser seguro y la presión debe aplicarse a través de los dedos.

Cómo elegir un mouse vertical

No todos los mouse verticales son adecuados para ti. Antes de conseguir uno, asegúrate de probar varios para elegir el mejor dispositivo para tu brazo.

  • Opta por un mouse vertical que te permita sostener tu mano y muñeca en una posición neutral. Sin embargo, ten cuidado aquí, ya que muchos de estos dispositivos colocan tu mano en una posición vertical aguda, lo que no es muy beneficioso.
  • Asegúrate de que el mouse vertical no sea demasiado grande. Si el dispositivo es demasiado grande, se necesitará más esfuerzo para moverlo y esto aumentará la tensión en tu hombro.
  • Elige un mouse vertical inalámbrico si puedes. Esto te permitirá usarlo en varias posiciones, de la manera que te resulte más cómoda.
Compartir este artículo