Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos
Qué cosas no lavamos nunca, pero deberíamos hacerlo

Qué cosas no lavamos nunca, pero deberíamos hacerlo

El lavado se ha convertido desde hace tiempo en una rutina para nosotros. Pero mira a tu alrededor y te darás cuenta de que hay muchas cosas por ahí que nunca se lavan. Las razones para ello pueden ser diferentes. Algunas cosas no se pueden lavar en la lavadora, otras son demasiado voluminosas, y hay cosas que la gente ni siquiera piensa en la necesidad de lavar.

Ideas en 5 minutos te recordará las cosas que mucha gente no lava, pero debería.

Cosas que olvidamos lavar

  • Bolso
  • Billetera
  • Bolsa de compras
  • Bolso deportivo
  • Chaqueta de cuero
  • Cesto de la ropa
  • Cortina de baño
  • Alfombra de baño
  • Cobija
  • Almohada
  • Juguetes de peluche
  • Cabezas de trapeador
  • Alfombra de la puerta

Bolso y billetera

Un bolso y una cartera son cosas que llevamos con nosotros casi siempre que salimos de casa.

Apoyamos nuestro bolso en diferentes superficies en el transporte público, lo ponemos en la canasta o el carrito en el supermercado e incluso vamos al baño público con él. Además, el bolso está constantemente en un armario o en una silla de la oficina. Por lo tanto, se acumula una gran cantidad de suciedad diferente en él.

No es diferente con una billetera. No todo el mundo tiene una aplicación de pago en el teléfono, así que en el transporte público y en las tiendas recurrimos a la billetera para pagar con tarjeta o en efectivo. También suele contener una tarjeta de descuento, que utilizamos de vez en cuando. Cada vez que tomamos la billetera, nadie piensa en lo limpias que están nuestras manos. Si analizamos un día normal, podemos imaginar cuántos gérmenes acaban en nuestra billetera.

Así que tanto el bolso como la billetera deben ser siempre lavados. No todos los tejidos son lavables, así que asegúrate de leer la información sobre los cuidados en la etiqueta.

Muchos bolsos de tela se pueden lavar a mano con agua fría. No es necesario retorcerlos para escurrir y deben secarse al aire libre.

Si el bolso no se puede lavar, límpialo con toallitas desinfectantes. Esto debería hacerse al menos una vez a la semana. El desinfectante debe probarse primero en una zona poco visible dentro del bolso.

Para los bolsos y billeteras de cuero, se recomienda utilizar un detergente para trastes. Dilúyelo en agua tibia y limpia la superficie del artículo con un paño suave. A continuación, usa un paño limpio y húmedo para quitar la solución jabonosa y sécalo todo con una toalla.

Es aconsejable ordenar el bolso una vez cada varias semanas. En este momento, es una buena idea aspirar desde el interior y luego limpiar toda la parte inferior con toallitas antibacterianas. Deja que el bolso se airee durante al menos 15 minutos antes de volver a cargarlo. También se debe limpiar todo el contenido.

Bolsas de compra

Hace tiempo que las bolsas de plástico pasaron a segundo plano. Mucha gente va ahora a la tienda de comestibles con una bolsa de compra, o la llamada bolsa reutilizable. Y, por supuesto, hay que lavarlas. Si vas a comprar una vez a la semana, lávalas después de cada compra. Sin embargo, si utilizas las bolsas reutilizables a diario, lávalas al menos después de 2 o 3 veces.

  • Se recomienda que las bolsas de compra de algodón se laven en la lavadora con agua caliente. Se puede secar en la secadora o al aire libre.
  • La bolsa de bambú es perfectamente lavable a mano y en modo suave en la lavadora. Lo mejor es usar un detergente suave. Se seca de la misma manera que una bolsa de algodón.
  • Una bolsa de nailon o poliéster debe lavarse a mano con agua tibia y jabón. Secar al aire libre.
  • Las bolsas de polipropileno pueden lavarse a mano o en la lavadora en ciclo delicado. El agua debe usarse fría. Es preferible secarla al aire libre.
  • Las bolsas de fibra de poliéster aislante y recubiertas con una película térmica ayudan a mantener calientes los alimentos y las bebidas. También se conocen como bolsas térmicas. Estos artículos deben lavarse a mano con agua tibia y jabón, o limpiarse con paños desinfectantes y antibacterianos. Debe prestarse especial atención a las zonas a lo largo de las costuras.

Se recomienda guardar todas estas bolsas en un lugar seco, fresco y bien ventilado.

Chaqueta de cuero

Una chaqueta de cuero también necesita ser limpiada. Por supuesto, lavarla en una lavadora o en un recipiente con agua no es una buena idea; se requiere un enfoque más delicado.

Recomendamos limpiar las chaquetas de cuero con detergente para platos. Basta con diluirlo en un recipiente con agua limpia a temperatura ambiente, tomar un paño suave y frotar suavemente la superficie de la prenda de cuero. A continuación, empapa otro trozo de tela en agua limpia y quita la solución jabonosa de la chaqueta. Después de la limpieza, limpia la chaqueta suavemente con una toalla y cuélgala para que se seque.

Bolso deportivo

El bolso del gimnasio es otra de esas cosas que mucha gente se olvida de lavar. Llevamos en él ropa sudada, los zapatos y las toallas sucias. Es lógico que también haya que lavarlo.

Para empezar, comprueba si tu bolso es lavable en la lavadora. Si es así, hazlo en un ciclo delicado. Antes de lavarlo, revisa todos los bolsillos, dale la vuelta al bolso y quítale las correas. Si no se pueden desprender, átalas con un nudo.

Para los bolsos de deporte que no se pueden lavar en la lavadora, utiliza el lavado a mano. Diluye detergente en agua tibia, toma un paño y lava el bolso primero por dentro y luego por fuera. A continuación, enjuaga bien el paño, vierte agua limpia sobre él y repite para eliminar el jabón.

Almohadas y cobijas

También hay que lavar las almohadas y las cobijas.

Es aconsejable pasar las almohadas por la secadora una vez al mes. Esto es para mantenerlas libres de polvo y evitar el moho. Requieren un lavado completo al menos dos veces al año.

Las almohadas de plumón, plumas y sustitutos del plumón se pueden lavar en la lavadora. Las almohadas de poliéster pueden lavarse tanto en la lavadora como a mano. Para el lavado, utiliza un detergente suave, un ciclo delicado y agua tibia. Se recomienda que se sequen a bajas temperaturas.

Las almohadas con efecto de espuma de memoria y las de látex no deben lavarse en su totalidad. Las fundas de las almohadas pueden quitarse y lavarse en la lavadora o a mano, y la propia almohada debe aspirarse bien por ambos lados.

Una almohada de cáscara de trigo sarraceno tampoco puede lavarse completamente. Las cáscaras deben depositarse en un recipiente limpio y colocarse en un lugar bien ventilado y soleado para que se sequen. La funda de la almohada debe lavarse de forma normal.

Estamos acostumbrados a lavar las mantas simplemente metiéndolas en la lavadora. ¿Pero qué pasa con las cobijas? Mucha gente se olvida de que también hay que lavarlas. Sin embargo, al igual que las almohadas, también requieren atención.

Muchas cobijas abrigadas y rellenas se pueden lavar en la lavadora, siempre y cuando quepan ahí. Consulta la etiqueta para conocer las recomendaciones de lavado. Se recomienda secar tales cobijas en una secadora a baja temperatura o al aire libre. Si tu cobija es demasiado grande para lavarla en casa, llévala a una lavandería.

Cesto de la ropa

Estamos acostumbrados a tirar la ropa sucia en el cesto de la ropa sucia para lavarla después. ¿Pero qué pasa con el cesto en sí? Por alguna razón, mucha gente lo pasa por alto. Mientras tanto, la suciedad y las bacterias de la ropa sucia suelen quedar atrapadas en él, por lo que es conveniente lavarlo cada semana.

Si tienes un cesto de plástico en casa, puedes limpiarlo con desinfectante, agua jabonosa y enjuagar.

Los cestos de mimbre con una bolsa de tela insertada en su interior son muy populares hoy en día. Sácala y lávala en la lavadora. Ajusta una configuración más delicada (lavado y secado a baja temperatura) para evitar el encogimiento. Haz lo mismo con los cestos totalmente de tela.

Cortinas de baño

Un baño es un entorno perfecto para el moho, los hongos y otras bacterias. Hay humedad y no siempre hay suficiente luz y aire fresco.

Las cortinas del baño deben lavarse con frecuencia. Se ensucian igual que otras cosas. Además, el ambiente cálido y húmedo puede provocar la aparición de moho.

La mayoría de las cortinas de tela pueden lavarse a máquina en un ciclo suave. Solo asegúrate de quitar todos los anillos antes de hacerlo. Dejar secar al aire libre después del lavado.

Al lavar las cortinas de plástico en la lavadora, es aconsejable poner un par de toallas en la máquina. Esto ayudará a evitar que la cortina se arrugue demasiado. Lávala con agua fría. La secadora no es aconsejable. Saca la cortina inmediatamente después de lavarla y cuélgala al aire libre.

Si tu cortina de ducha no se puede lavar en la lavadora, utiliza la tina. Llénala con agua tibia y mezcla un cuarto de taza de bicarbonato de sodio y un poco de detergente. Remueve bien la cortina y luego enjuágala con agua limpia.

Alfombras de baño

Lava tus alfombras de baño al menos dos veces al mes. Lee la etiqueta y selecciona el modo adecuado en la lavadora. Si tu alfombra es suave y esponjosa, lávala en un ciclo delicado. Lo mejor es utilizar un detergente suave. Se recomienda secar las alfombras en la secadora a baja temperatura o al aire libre. Lo más importante es dejar que se seque completamente.

Muchas personas no lavan las alfombras de baño por miedo a estropearlas. En este caso, se puede recurrir al lavado a mano.

  1. Llena la tina hasta la mitad con agua y diluye un par de cucharadas de detergente.
  2. Sumerge la alfombra en ella y frótala suavemente con una esponja suave, luego enjuaga bien con agua fría.
  3. Si tu alfombra no se puede sumergir en agua, utiliza una esponja para limpiarla.

Juguetes de peluche

Los peluches no solo contienen buenos recuerdos, sino también mucho polvo. Si los juguetes son lavables, mételos en la lavadora y programa el ciclo de lavado adecuado. Si no es posible lavarlos, pasa el vapor por los juguetes con un vaporizador y luego aspíralos.

Es aconsejable lavar los juguetes de peluche en una bolsa de lavado especial. Si no la tienes, utiliza una funda de almohada con cremallera. Lava los juguetes en un ciclo delicado y con agua fría. Sécalos en una superficie plana.

Si decides lavar los juguetes a mano, utiliza detergente y agua fría. Debe haber suficiente agua para sumergir completamente los peluches en ella. Apriétalos suavemente en el agua para que se empapen del limpiador. No frotes demasiado fuerte. Tras el lavado, enjuaga bien los juguetes, escúrrelos suavemente y sécalos en una superficie plana.

Cabezas de trapeador

Todo el mundo está acostumbrado a que los trapeadores se utilicen para limpiar el piso, pero poca gente se da cuenta de que los trapeadores también necesitan ser limpiados. Se recomienda hacerlo después de cada uso.

Se recomienda sumergir las cabezas de los trapeadores en una cubeta con agua y desinfectante. Después hay que enjuagarlas bien y secarlas. Los mangos y otras partes de plástico del trapeador deben limpiarse con un desinfectante o toallitas antibacterianas.

Alfombra de puerta

Ponemos una alfombra junto a la puerta para dejar los zapatos y así no traer gérmenes y suciedad a la casa. Pero a menudo nos olvidamos de mantener la alfombra limpia, creyendo que es suficiente con sacudir el polvo.

Para limpiar realmente la alfombra, tendrás que lavarla con agua caliente y un cepillo. Hay que sacudir bien la alfombra y frotarla con un cepillo seco antes de lavarla.

Se recomienda lavar la alfombra cada 3 meses. Debe aspirarse una vez al mes y sacudirse cada semana.

Ideas En 5 Minutos/Consejos/Qué cosas no lavamos nunca, pero deberíamos hacerlo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos