Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Qué se puede hacer con los restos de diferentes alimentos

Antes de tirar a la basura las cáscaras de papa, los tallos de las zanahorias, las cáscaras de huevo, un bote de mayonesa o los caparazones de los camarones, piensa en cómo puedes aprovechar todo esto o cocinar algo sabroso y saludable.

En Ideas en 5 minutos proponemos utilizar de manera responsable los restos de diferentes productos aprovechándolos en la cocina y en el hogar.

1. Salsa para pasta con hojas verdes de zanahoria

Corta los tallos con hojas verdes de las zanahorias. Lávalos bien con agua corriente. Mételos en una licuadora, añade un poco de aceite de oliva, una cucharadita de pimentón, la misma cantidad de pimienta negra molida y sal, un puñado de nueces y tritura hasta obtener una masa homogénea. Utiliza la mezcla resultante como salsa para acompañar la pasta.

2. Condimento de hierbas para caldos y salsas

Pica finamente los restos de las hierbas (incluidos los tallos), mézclalos con aceite de oliva o agua y llena moldes de hielo con la mezcla resultante. Utiliza estos cubos congelados para hacer sopas, salsas o guisos.

3. Fuente de calcio en forma de polvo de cáscaras de huevo

Cuece las cáscaras de huevo a fuego medio para eliminar los restos de clara. A continuación, coloca todas las cáscaras en una bandeja para hornear y mételas en el horno durante 15 minutos, con un nivel de temperatura medio. Después, con una licuadora tritúralas hasta que se conviertan en polvo.

Usa este polvo como una fuente adicional de calcio añadiéndolo a los cereales del desayuno, batidos o licuados.

4. Batido de leche en el frasco de pasta de chocolate

Vierte leche caliente en el frasco de pasta de chocolate y nueces, cierra y agítala bien. El resto de la pasta se derretirá creando un delicioso batido de chocolate con avellanas.

5. Mezcla para rebozar con los restos de pizza

Con una licuadora, tritura las cortezas de pizza para obtener las migas. En un recipiente aparte, bate ligeramente yemas de huevo. Toma unos trozos de pollo, sumérgelos en la yema batida, luego pásalos por las migas y fríelos en aceite en una sartén de ambos lados hasta que estén dorados.

6. Salsa de salmuera de los encurtidos

Toma unos 240 g de cualquier queso crema o fundido y mézclalo en una licuadora con 200 ml de salmuera de los encurtidos (por ejemplo, la de pepinillos). Bate hasta que la mezcla quede homogénea. Sirve la salsa resultante con carne, pescado o verduras.

7. Mermelada de cáscaras de sandía

Corta las cáscaras de sandía (unos 100-150 g) a lo largo en pequeños trozos rectangulares y ponlos en una sartén. Añade unos 100 g de azúcar y 500 ml de agua. Lleva a ebullición a fuego medio, luego baja el fuego y, removiendo constantemente, espera hasta que parte del agua empiece a hervir, formando un caramelo dulce y espeso, y las cáscaras se oscurezcan. Vierte la mermelada hecha en un frasco limpio y seco.

8. Azúcar de cítricos con cáscaras de naranja

Pela dos naranjas y retira de las cáscaras la pulpa dura blanca. Después, ponla en una licuadora junto con 250 g de azúcar y una cucharadita de agua o jugo de naranja. Pon en marcha la licuadora y procesa hasta obtener una mezcla homogénea. A continuación, coloca todo en una bandeja de horno, repartiéndolo uniformemente por toda la superficie, y déjalo secar. Después, pasa el azúcar de cítricos a un frasco seco y limpio y ciérralo bien.

9. Infusión de huesos de dátiles

Toma un puñado de huesos de dátiles. Ásalos en una sartén caliente. Pon los huesos secos en un molinillo de café y tritúralos hasta obtener un polvo fino.

Prepáralos como el café: para una taza de bebida, echa media cucharada de polvo en una tetera, vierte 200 ml de agua hirviendo, déjalo reposar, luego pasa la infusión a una taza y sirve.

10. Base para caldos vegetales a partir de restos de verduras y hierbas

No tires las cáscaras de cebolla y ajo, las peladuras de zanahorias, papas, calabacines y otros alimentos, ni tampoco los tallos de hierbas, incluidos los de brócoli o coliflor. Mételos en una olla, añade 1 o 2 cucharaditas de mantequilla, rehoga un poco y cubre con agua. Luego añade sal y lleva a ebullición. Tapa la olla, baja el fuego y cocina a fuego lento durante otros 20-30 minutos para obtener un caldo de verduras aromático y sabroso.

11. Salsa con la mayonesa que queda en las paredes del frasco

Si solo queda mayonesa en las paredes del frasco, no te apresures a deshacerte de ella. Añade al frasco una cucharada de vinagre de manzana, la misma cantidad de aceite de oliva y una pizca de pimienta. Cierra la tapa y agita la mezcla hasta que tenga una consistencia homogénea.

Utiliza esta salsa para aliñar ensaladas o platillos de carne, por ejemplo, albóndigas o ravioles. También puedes buscar otras combinaciones: prueba mezclar restos de mayonesa con un poco de caldo de carne y salsa de soya y aderezar con ello una sopa de fideos.

12. Panqueques esponjosos con leche cortada

Si la leche empieza a cortarse, no la tires. Por ejemplo, te puede ser útil como base para la masa de panqueques esponjosos.

13. Fuente de grasas saludables procedentes de las semillas de sandía y de calabaza

Coloca las semillas que quedaron después de cortar la calabaza sobre papel de horno, espolvoréalas con un poco de cúrcuma, pimentón rojo y sal, rocía generosamente con aceite y tuesta en el horno. Utilízalas para añadir a las ensaladas. Del mismo modo, puedes tostar las semillas de sandía con especias y agregarlas a las ensaladas.

14. Salsa o caldo de caparazones de camarones

Al pelar los camarones, recoge los caparazones en un recipiente limpio y seco y mételos en el congelador. Utilízalos para hacer una salsa o un caldo: saltea las cáscaras de los camarones con ajo y mantequilla o simplemente cocínalos en agua hirviendo.

Bono: Cómo los restos de comida pueden ser útiles en el hogar

Antes de tirar los restos de comida, intenta encontrarles un uso razonable no solo en la cocina, sino también en el hogar. Por ejemplo:

  • Mete la cáscara de la granada en una olla con agua y cuécela hasta que el agua se vuelva de color rojo púrpura. Retira del fuego y sumerge durante un rato alguna tela de algodón que quieras teñir. De esta manera, también puedes teñir zapatos de algodón, por ejemplo, alpargatas o zapatillas de lona.
  • No deseches el agua luego de hervir los huevos; recógela en un recipiente aparte y utilízala para regar las flores de la casa.
  • Coloca la cáscara de limón, naranja o mandarina en las zonas donde tu gato, en contra de las prohibiciones, marque su territorio o haga sus necesidades. El olor a cítricos es desagradable para los gatos.
  • Seca los posos de café y pásalos a un recipiente aparte. Échalos en el suelo alrededor de los tallos de las plantas que sufren de pulgones o utilízalos en el hogar como un remedio para eliminar malos olores.
  • En un frasco de un litro, mete las cáscaras de cítricos bien apretadas en capas. Llénalo hasta el borde con vinagre, cierra y guarda durante dos semanas en un lugar soleado. A continuación, usando un colador fino, pasa el líquido resultante a un recipiente limpio y seco y ciérralo herméticamente con la tapa. Utilízalo como base para preparar un limpiador universal: en una botella con atomizador, echa ½ taza del líquido que preparaste, 2 tazas de agua destilada, 1 cucharadita de jabón de Castilla (opcional) y 20 gotas de aceite esencial de limón (opcional). Agita bien antes de usar.
Ideas En 5 Minutos/Consejos/Qué se puede hacer con los restos de diferentes alimentos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos