Qué tipos de sal existen

Desde el punto de vista químico, todos los tipos de sal tienen la misma base y están compuestos por sodio y cloro. Pero el sabor y la textura de cada uno pueden ser muy diferentes según el lugar de su recolección y la tecnología de producción.

En Ideas en 5 minutos preparamos una guía para que aprendas más sobre los diferentes tipos de sal.

Sal común (de mesa)

La sal de mesa es el tipo más común que se encuentra en cualquier tienda de comestibles y en cualquier cocina. Esta se extrae de las minas de sal y luego se evapora, purificando el producto a cloruro de sodio y eliminando todos los minerales acompañantes.

Sabor: Puro y salado.

Mejor uso: Sirve para la preparación de todo tipo de comidas, incluyendo platillos hechos al horno.

Sal yodada

La yodación de la sal es un proceso artificial en el que la sal de mesa se recubre con yodato de potasio y algunas otras sustancias que evitan que se apelmace. Este método de yodación de la sal se inventó durante la Gran Depresión, cuando un gran número de la población experimentaba una falta de yodo en el organismo y por ello tenía problemas de salud. Hoy en día no existe un problema tan grave con la falta de este elemento, pero este tipo de sal sigue siendo una opción de fuente adicional de este oligoelemento.


Sabor: Salado, con un ligero regusto químico.

Mejor uso: Para preparar cualquier tipo de comida.

Sal marina (sal del mar, sel de mer, sale marino)

Esta es una sal sin refinar que se obtiene al evaporar el agua del mar. La evaporación se produce de forma natural: se sumergen grandes bandejas de arcilla en el agua del mar o del océano y se dejan allí por un tiempo hasta que el sol y el viento evaporan la humedad de su superficie.

Dado que la sal marina yendo del océano al consumidor se somete a un tratamiento mínimo, además de los elementos principales, se pueden encontrar en su composición otros minerales como calcio, magnesio y cobre.

Sabor: Similar al de la sal de mesa, aunque tiene un aroma mineral más sutil y una textura más crujiente.

Mejor uso: Para acompañar carnes, mariscos y verduras.

Sal marina en escamas

La sal marina en escamas tiene forma de cristales de nieve translúcidos y ligeros. Para obtenerla, el agua de mar se evapora por la influencia del sol y el viento, y luego se coloca en un recipiente abierto. La solución en el recipiente se calienta lentamente hasta que se forman finos cristales de sal.

Sabor: Sabor salado intenso, textura de copos ligera y crujiente.

Mejor uso: Como condimento final de las comidas para realzar el sabor de los platillos. Se puede utilizar para decorar productos horneados.

Sal kosher

La sal kosher se produce sometiendo a presión la sal granular o evaporando cristales de sal piramidal. Como regla general, esta se encuentra sujeta a menos procesamiento que la sal de mesa y no contiene aditivos. Además, sus partículas suelen ser más gruesas y planas que las de la sal de mesa.

Sabor: La sal kosher se disuelve fácilmente y es menos intensa que la de mesa.

Mejor uso: Para cocinar carne.

Sal rosa del Himalaya

Esta sal se extrae de uno de los yacimientos de sal más ricos del mundo: la región de Punyab en Pakistán. Es una de las más puras del mundo y contiene una gran cantidad de oligoelementos naturales. Se cree que lleva los restos de un mar antiguo, lo que le da un hermoso tono rosado.

Sabor: Fuerte e intenso, con notas minerales.

Mejor uso: Como condimento para carnes, sopas, ensaladas y verduras.

Sal gris (sel gris)

La sal gris se recolecta a mano en la costa atlántica de Francia, donde el agua del océano se encuentra en cuencas poco profundas. El fondo de estos estanques de sal suele estar revestido de arcilla, cuyos minerales dan al producto un color gris claro y un sabor intenso.

Sabor: Mineral salado, de textura gruesa.

Mejor uso: Como condimento para carnes y pescados, en escabeche o como condimento para moler.

Flor de sal (fleur de sel)

La flor de sal se recolecta en el mismo lugar que la sal gris, solo que es una variedad más única. Se recoge durante el clima cálido, cuando la costa está en calma. En estos días inusuales, en la sal gris empiezan a aparecer cristales en forma de flores de encaje blancas. La flor de sal se obtiene a mano utilizando únicamente herramientas de madera.

Sabor: Suave y salado, con una delicada textura crujiente.

Mejor uso: Como ingrediente final para carnes, mariscos, verduras, platillos horneados, ensaladas y comidas asadas.

Sal marina de Hawái (alaea Hiwa Kai)

La sal roja alaea de Hawái se elabora mezclando sal marina evaporada con arcilla roja volcánica, que le da al producto un aroma terroso y un tono rojo ladrillo.

La sal negra Hiwa Kai de Hawái contiene carbón activado obtenido de cáscaras de coco. Este aditivo vuelve negra la sal y también le da una textura más suave y un sabor más intenso.

Sabor: La sal roja tiene un aroma y un sabor terrosos, mientras que la sal negra tiene un sabor salado intenso.

Mejor uso: Como condimento para verduras, carnes asadas, pescado, aves y ensaladas.

Sal negra de la India (kala namak)

Kala namak es una sal mineral sin refinar con un tono gris rosado y un fuerte sabor y aroma a azufre.

Sabor: Intenso, con notas azufradas.

Mejor uso: Para platillos de comida india.

Compartir este artículo