Por qué el cielo es azul

Si bien puede parecer una pregunta simple de hacer cuando eres un niño, la razón por la que vemos un cielo azul desde la Tierra en realidad requiere cierta comprensión de qué es la óptica. También implica saber un poco sobre cómo viaja la luz por el universo.

Ideas en 5 minutos analizó lo que los expertos tenían que decir al respecto y recopiló la información de una manera simple para que comprendas cómo y por qué vemos el cielo azul aquí en la Tierra.

1. El color de la luz que brilla en el cielo

Si quieres saber por qué el cielo es azul, primero debes preguntarte cuál es el color real del sol y su luz. Probablemente hayas notado que a veces el sol se ve rojo o naranja, y a menudo nos sentimos tentados a pensar que es amarillo porque así es como se representa al sol en las caricaturas y el arte. Sin embargo, el sol es esencialmente todos los colores mezclados, lo cual, a nuestros ojos, parece blanco. Esto es fácil de ver en fotografías tomadas desde el espacio.

La luz que emite el sol también se ve blanca y está formada por todos los colores del arco iris. Eso significa que si dividiéramos la luz del sol, digamos, haciéndola pasar a través de un prisma, veríamos un arco iris de colores saliendo de él.

Esta luz viaja en ondas. Parte de la luz viaja en ondas cortas y “entrecortadas”. Otra luz viaja en ondas largas. Las ondas de luz azul son más cortas que las ondas de luz roja.

2. Por qué no vemos el cielo todo blanco en lugar de azul

Normalmente, la luz blanca del sol que contiene todos los colores viaja en línea recta. Pero cuando algo se interpone en el camino, puede suceder una de estas 3 cosas:

  • Puede reflejarse, que es lo que hacen los espejos.
  • Puede doblarse, que es lo que hacen los prismas.
  • Puede esparcirse, que es lo que hacen los gases en la atmósfera, y por eso la luz del sol se ve diferente aquí en la superficie de la Tierra.

Esta dispersión puede actuar como una especie de “filtro” y la atmósfera de la Tierra tiende a dispersar el azul y el violeta más que los otros colores porque, como mencionamos anteriormente, estos colores viajan como ondas más cortas y pequeñas. Cuando el sol está alto en el cielo, son principalmente estas ondas más cortas las que golpean la atmósfera. La atmósfera las hace rebotar y dispersarse en todas direcciones. Eso, y el hecho de que el sol emite una mayor concentración de ondas de luz azul en comparación con el violeta, hace que el cielo parezca azul para los humanos, cuyos ojos son más sensibles al azul que al violeta.

Pero eso no es todo. Más cerca del horizonte, el cielo se desvanece a un azul o blanco más claro. Eso es porque la luz del sol que nos llega desde lo bajo del cielo ha atravesado incluso más aire que la luz del sol que nos llega desde arriba. A estas alturas, las ondas de luz azul se han dispersado y vuelto a dispersar muchas veces en muchas direcciones. No solo eso, sino que la superficie de la Tierra también ha reflejado y dispersado la luz. Toda esta dispersión vuelve a mezclar los colores para que veamos más blanco y menos azul.

3. Qué hace que una puesta de sol sea roja

Cuando vemos el sol y el cielo al amanecer o al atardecer, cuando el sol está bajo en el cielo, puede parecer amarillo, naranja o incluso rojo. Eso sucede porque la luz del sol viaja a través de mucha más atmósfera que durante el día. Eso significa que el color azul se filtra (dispersa) aún más por pequeñas partículas de polvo, contaminación u otras partículas en la atmósfera, que permiten que los rojos y amarillos pasen directamente a los ojos.

Compartir este artículo