Por qué hay agua en la Tierra

Los océanos no siempre existieron. Antes, la Tierra estaba seca y no tenía ningún líquido. En Ideas en 5 minutos nos interesamos y buscamos en Internet a fin de averiguar qué sucedió para que termináramos rodeados de agua, y descubrimos que hay 3 posibles teorías.

Al principio, la Tierra estaba demasiado caliente para que existiera agua

La Tierra, al igual que otros planetas que están demasiado cerca del Sol, no permitió que se formaran rocas de hielo. El agua traída de otras rocas del espacio exterior que terminarían moldeando la Tierra, también se habría evaporado instantáneamente. Esto significa que el agua llegó más tarde.

Hay 3 teorías diferentes sobre por qué apareció el agua en la Tierra

1. Se trajo hidrógeno (H2) del espacio exterior

Algunos meteoritos llamados condritas carbonáceas, así como otros cuerpos celestes con hidrógeno, se formaron lo suficientemente lejos del sol como para contener hielo. Los científicos pensaron inicialmente que así fue como llegó el agua desde el espacio a la Tierra.

2. El hidrógeno (H2) estaba presente en las rocas que formaron la Tierra

Un estudio reciente sugiere que la Tierra obtuvo gran parte de su agua de los materiales originales que formaron el planeta. Investigadores fueron a buscar señales de agua en un tipo de meteoritos (meteorito de condrita enstatita), y su composición química es cercana a los mismos materiales primordiales que se podían encontrar en nuestro planeta hace 4 500 millones de años.

Estos meteoritos prístinos también contenían hidrógeno (que reacciona con el oxígeno para producir agua, o H2O). Los investigadores analizaron exactamente 13 de ellos para su estudio, y se encontró que tienen menos agua que los meteoritos ordinarios. Sin embargo, la suficiente para explicar la cantidad de agua que tenemos hoy.

3. Una mezcla de ambas

Debido a estos hallazgos recientes, se cree que tanto el hidrógeno que ya estaba presente en la formación de la Tierra, como el que luego trajeron los cuerpos celestes hidratados, sustentan el agua que tenemos hoy.

Compartir este artículo