7 Consejos para manejar y vencer tus miedos

El miedo es una sensación innata que nos alerta acerca de situaciones peligrosas y nos hace ser prudentes. Sin embargo, hay ocasiones en que nos paraliza e impide que tomemos riesgos y que disfrutemos de nuevas experiencias, que pueden llegar a ser muy enriquecedoras.

Ideas en 5 minutos ha recopilado 7 consejos para ayudarte a manejar y a superar esta emoción.

1. Identifica lo que tus miedos te hacen sentir

Antes que nada, es importante que aprendas más sobre tus miedos y que los enfrentes de manera que puedas identificar sus características principales. Esto te ayudará a conocerte a ti mismo y, eventualmente, a superar aquello que te atemoriza.

Para lograr este primer paso, lleva una libreta donde registres los rasgos que respondan a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué síntomas físicos se manifiestan cuando sientes miedo?
  • ¿En qué momentos los sientes con mayor intensidad?
  • ¿Qué sueles hacer cuando tus miedos aparecen?

Este ejercicio te ayudará a relacionarte con tus miedos, y el hecho de escribir puede ser beneficioso al permitirte verlos como algo más pequeño y manejable.

2. Sé realista sobre las probabilidades de que algo malo suceda

En ocasiones, el miedo puede originarse a partir de una experiencia pasada. Sin embargo, muchas veces no se sabe realmente por qué se manifiesta.

Debido a esto, es importante que prestes atención a las probabilidades que hay detrás de una situación que te produce temor. Por ejemplo, si tienes miedo a quedar atrapado en un lugar cerrado y quedarte sin aire, pregúntate a ti mismo o a otra persona si esto le ha ocurrido a alguien conocido. Piensa también qué le aconsejarías a un amigo o familiar con un miedo similar al tuyo.

3. Usa la imaginación a tu favor

La imaginación es una herramienta poderosa que nos permite crear y desarrollar nuestro pensamiento crítico. Sin embargo, puede aumentar la sensación de miedo y empeorar este sentimiento al dejar entrar situaciones atemorizantes en nuestra cabeza.

Afortunadamente, siempre puedes usar esta facultad a tu favor haciendo el siguiente ejercicio:

  1. En un momento en el que estés tranquilo y relajado, cierra tus ojos e imagínate a ti mismo en un escenario que normalmente te cause miedo.
  2. Luego, piensa cómo manejarías dicha situación de forma calmada y sin sentir ansiedad.

Esto podría ayudarte a lidiar con ese escenario de una manera más racional.

4. Conéctate con la naturaleza

Existe evidencia de que pasar tiempo en la naturaleza puede reducir la ansiedad y el miedo, e incrementar los sentimientos de agrado y calma. Además de tener beneficios para nuestra salud física, estar en contacto con el medio natural nos hace sentir mejor emocionalmente.

Por lo tanto, es importante que cuando estés experimentando temor, te dirijas a un parque a caminar o a hacer actividad física. Esto último también puede ayudarte a liberar la tensión y la ansiedad.

5. Recuerda los miedos que has logrado superar

A lo largo de tu vida, seguramente te has enfrentado a una gran cantidad de miedos para transformarte en la persona que eres y lograr las metas que te has propuesto.

Si bien tomar riesgos y abrirnos a nuevos retos provoca algo de temor, nos puede llevar a vivir una serie de experiencias positivas y de crecimiento personal.

Es probable que la situación que ahora te asusta sea diferente de las que has superado en el pasado, pero enfocarte en que pudiste avanzar es una señal de que no debes dejar que el miedo te paralice, ya que es muy probable que el peor escenario posible realmente no sea tan terrible como te lo has imaginado.

6. Piensa en resultados positivos

El miedo es una emoción que te protege de posibles situaciones de peligro. Por lo tanto, solo tú tienes el poder de disolver los pensamientos negativos si así te lo propones. Considera que el temor es solo una emoción y no la realidad, por lo que puedes crear escenarios positivos en lugar de lo contrario.

Para lograrlo, practica el siguiente ejercicio:

  1. Piensa en algo que tengas miedo de hacer y menciona lo que te detiene en una frase.
  2. Transforma la segunda parte de la frase de manera que te enfoques en un resultado positivo.

Repite esta oración y observa cómo te sientes al respecto. Pensar en desenlaces favorables puede causar que tus miedos se reduzcan y que comiences a enfocarte en distintos escenarios más allá del miedo, lo que te permitirá avanzar incluso durante los períodos difíciles.

7. Apóyate en las personas cercanas

Hablar de tus miedos con un familiar o un amigo puede ayudarte a evaluar de otra forma las amenazas y los posibles escenarios negativos que te has planteado. Tener otra perspectiva de las cosas siempre puede ser favorable.

A su vez, el apoyo de otros también te hará sentir más confiado en tu capacidad para lidiar con tus temores y, eventualmente, superarlos.

Compartir este artículo