Cómo controlar tus celos en una relación

A pesar de que los celos pueden ser un sentimiento común entre las personas, muchas veces desencadenan un gran dolor para ambos miembros de una relación. Es por esto por lo que existen diversas formas de abordarlos y que, de paso, sirven como una oportunidad de mejorar tanto a nivel personal como en pareja.

Ideas en 5 minutos recopiló 10 consejos para ayudarte a manejar esta emoción y evitar que eventualmente pueda dañar tu relación.

1. Reconoce los celos y sus consecuencias

Es muy difícil que puedas resolver un problema si no reconoces que lo tienes. Primero que todo, debes ser honesto e identificar este sentimiento como algo que afecta tu vida y que podría poner en juego tu relación. Aunque esto puede ser algo complicado de afrontar, ten en cuenta que es el primer paso para tener un vínculo más sano contigo mismo y con los demás.

2. Presta atención a lo que tus celos quieren comunicarte

Es recomendable que antes de cualquier intento de eliminar tus celos por completo entiendas lo que estos quieren decirte. Así podrás abordar el problema como una oportunidad para resolver las causas reales.

Pregúntate lo siguiente: “¿Qué problema intentan resolver mis celos?”. Si estos provienen de que tu novio o novia dañó tu confianza, entonces es esto último lo que se debe mejorar. Si, por otro lado, proyectas tus inseguridades sobre tu pareja, entonces debes trabajar más en tu autoestima.

3. Expresa tus sentimientos en el momento indicado

Otra manera de abordar los celos es hablar con tu pareja sobre lo que sientes y sus causas. Puede que estos pasen desapercibidos o que tu novio o novia no se haya dado cuenta de cómo te sientes con respecto a ciertas situaciones.

Se recomienda que, al hablar de este tema, no proyectes nerviosismo o ansiedad. Encuentra el momento indicado en el que ambos dispongan de tiempo y no estén en una situación de estrés, ya que esto podría empeorar las cosas.

4. Enfócate en tus habilidades y rasgos positivos

Olvidarte de tus defectos y enfocarte en tus rasgos positivos puede contribuir a mejorar tu autoestima, evitando así que proyectes tus inseguridades en tu pareja. Vuelve al pasado y piensa en un momento en el que te hayas sentido orgulloso de ti mismo. Luego piensa en los talentos o habilidades que te ayudaron a alcanzar tal éxito.

A veces, los celos pueden llevarte a compararte con otros y hacerte sentir que nada de lo que eres o posees es suficiente. Concéntrate en tu propio valor, en lo que haces bien, y tómate el tiempo de hacer cosas que te gusten.

5. No arrastres el pasado hacia el presente

Es probable que las malas experiencias puedan causar celos en tu nueva relación e incluso llevarte a pensar que la historia se repetirá. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así.

Para dejar atrás el pasado, analiza las experiencias que te aquejan y reemplaza aquellos aspectos que te hacen sentir débil con nuevas interpretaciones que te empoderen. Esto te permitirá sentirte más liviano, por lo que podrás seguir avanzando en tus relaciones en paz.

Recuerda que otorgarles el beneficio de la duda a quienes nos rodean puede hacernos sentir más felices, lo que puede traducirse en una relación más sana y sin estrés.

6. Piensa dos veces antes de actuar

Es muy común que, cuando sientes celos, tu voz interior te incite a tomar medidas, como aplicar “la ley del hielo” o confrontar a tu pareja. Esto puede provocar que caigas en una dinámica poco saludable en tu relación, como herir los sentimientos de tu novio o novia y despertar la desconfianza y el miedo en él o ella.

Estas reacciones también pueden causar que tu pareja se vuelva más cerrada con respecto a sus pensamientos y sentimientos, lo que puede empeorar tu estado de desconfianza y celos.

Recuerda que los celos son una emoción y no una llamada a la acción, por lo que siempre puedes analizar la causa y lo que realmente ocurre en tu entorno antes de tomar cualquier medida.

7. Aprende a discutir los problemas de manera saludable

Los celos pueden ser muy difíciles de manejar si sueles comunicarte de forma poco saludable, por lo que es muy importante prestar atención al autocuidado en términos físicos, emocionales y mentales. Si tu pareja no está dándote motivos reales para que te sientas celoso, tal vez la causa de este sentimiento sea que estás acostumbrado a ello.

Adoptar y trabajar en ciertos mecanismos para enfrentar los problemas de la mejor manera puede ayudarte a disminuir ciertos pensamientos negativos, incluidos los celos.

8. Habla con un amigo o amiga de confianza

Recuerda siempre que los celos son un sentimiento común entre las personas y pueden distorsionar nuestro sentido de la realidad. Hablar de tus preocupaciones con una tercera persona puede ayudarte a tener una mirada diferente sobre el asunto y enfrentar este problema con menos temor y ansiedad, y con una mayor objetividad.

9. Controla tu imaginación

Muchas veces, la imaginación llega a lugares inesperados. Por ende, puede alimentar aún más tus celos, poniendo pensamientos en tu cabeza que difieren de la realidad y sacando de proporciones ciertos problemas que en realidad son muy pequeños.

Piensa cuidadosamente en todas las cosas malas que has imaginado de tu pareja y en la evidencia que posees para creerlas. Esto te ayudará a evitar pensamientos obsesivos y a reemplazarlos con hechos.

10. Disfruta de actividades sin tu pareja

A pesar de que estar en pareja puede hacerte sentir muy feliz, no es sano que todo tu sentido de realización provenga de una relación amorosa.

Evita ser dependiente de tu novio o novia y preocuparte demasiado de cómo él o ella pasa su tiempo libre. Ten tu propio espacio para realizar actividades que te gusten, rodéate de personas que te apoyen e intenta trabajar en tus propios intereses fuera de la relación. Recuerda que tu pareja no es responsable de tu felicidad.

Si logras sentirte feliz contigo mismo es probable que también te sientas más cómodo con lo que tu novia o novio haga de manera individual.

Compartir este artículo