Cómo mantener una conversación en Internet sin ofender a nadie

En Internet, todo el mundo tiene la posibilidad de expresar su propia opinión sobre cualquier cuestión, por eso las discusiones en la red son un fenómeno frecuente. En ocasiones, no solo queremos demostrar nuestro punto de vista, sino también convencer a nuestro oponente de ello.

Ideas en 5 minutos te explicará cómo llevar a cabo una discusión en Internet de tal manera que nadie resulte ofendido.

Lado positivo de una discusión en línea

Las discusiones en línea suelen entrar en un punto muerto y convertirse en insultos mutuos, pero la misma esencia de las controversias en línea es positiva.

  • El surgimiento de una discusión en ocasiones puede conducir a un útil y provechoso resultado. Si el intercambio es controlado y tranquilo, tiene más posibilidades de obtener un final constructivo que un simple altercado.
  • En ocasiones hay una gran cantidad de usuarios detrás de una discusión en línea. Sea cual sea la plataforma de la disputa, existe la posibilidad de que otras personas se unan a ella. No todo el mundo está involucrado directamente en la discusión, pero tarde o temprano cada uno de ellos llegará a sus propias conclusiones.
  • En cualquier comunidad, tarde o temprano habrá desacuerdos. Internet no es una excepción a esta regla. No coincidir no es algo malo; por el contrario, la vida sería muy aburrida si todos siempre estuvieran de acuerdo.

Opinión de científicos

Hace poco, investigadores de la Universidad de Washington estudiaron el tema de las discusiones en línea. Su objetivo era analizar detalladamente el tema de estas disputas. En la investigación participaron cerca de 260 personas.

Los investigadores encuestaron a personas con diversos puntos de vista sobre lo que pasaba en el mundo. Se les preguntó qué redes sociales utilizaban y si alguna vez habían mantenido una discusión en Internet. Posteriormente, los entrevistados contaron con quién habían discutido, sobre qué y qué argumentos habían citado.

Como demostraron los resultados de la encuesta, si la discusión se calentaba, los usuarios preferían continuar discutiendo por mensajes privados. Al parecer, incluso en las discusiones en línea, las personas tienden a resolver sus diferencias “cara a cara”.

Cómo discutir correctamente

Antes de entrar a una discusión en línea, decide cuál es tu objetivo. Si solo quieres demostrar tu punto de vista, es poco probable que salga algo de esto, ya que tu oponente probablemente tendrá la misma intención. Una discusión será más exitosa si está orientada a un resultado final.

Existen métodos con los cuales conseguirás mantener una discusión correctamente en Internet. Estas simples soluciones pueden ayudarte a quedar con más ventaja en el transcurso de cualquier intercambio y harán que tu oponente trate tu opinión con más respeto.

  • Habla únicamente de lo que sabes. Puedes obtener valiosos conocimientos en una discusión de un tema poco conocido, pero es poco probable que tu oponente te considere un participante pleno en ella. Además, existe una menor posibilidad de que consigas presentar un buen argumento.
  • No pases a lo personal. Frecuentemente expresamos nuestra ira cuando nos sentimos ofendidos. Si quieres que tu interlocutor perciba con seriedad tus palabras y a ti, no vale la pena intentar ofenderlo. Esto solo mostrará tu propia debilidad. En cualquier discusión vale la pena recurrir a los hechos y no a tu propio sentido del humor.
  • Decide en qué estás de acuerdo con tu oponente. La búsqueda de puntos en común es un buen método para mostrarle a tu interlocutor que lo respetas, incluso si no estás de acuerdo con él en todo. No es necesario tratar de antemano al otro como un enemigo. Muestra amabilidad y tu oponente comenzará a prestarles más atención a tus argumentos.
  • No respondas demasiado rápido. Aunque estés molesto por lo que haya dicho tu interlocutor, no te apresures a dar una respuesta sarcástica o a hacer un comentario furioso. Es mejor distraerse del debate durante unos minutos y después regresar con argumentos frescos.
  • Profundiza. Si una persona no está de acuerdo contigo en algo, esto no significa que esté equivocada. Intenta echarle un vistazo a la situación desde otra perspectiva, poniéndote en el lugar de tu oponente.
  • Debes de saber cuándo es hora de parar. Revisa de forma constante el historial de la discusión para ver si no estás comenzando a ser repetitivo. Si te limitas a repetir el mismo punto una y otra vez, es poco probable que tu oponente perciba tus mensajes con seriedad. Intenta salir de la conversación antes de que tu derrota sea evidente para todos.
  • Termina la discusión con un breve análisis. Si perdiste en una discusión, lo más probable es que hayas adquirido nuevos conocimientos. Si ganas, entonces habrás obtenido un nuevo defensor de tu punto de vista. Si la discusión pasó a un punto muerto, el cual es el final más frecuente de cualquiera de estos intercambios, vale la pena hacer un breve análisis. Explícale a tu oponente que sus puntos de vista nunca coincidirán y que ven el mundo desde ángulos diferentes.
Compartir este artículo