Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo ser una persona más positiva

El pensamiento positivo puede aportar una variedad de beneficios a tu salud física y mental, incluyendo mayores niveles de energía, una recuperación más rápida de las enfermedades y mejores habilidades para gestionar el estrés. Así que, si quieres saber cómo poner en práctica esta actitud, estás en el lugar correcto.

En Ideas en 5 minutos, te mostramos algunas técnicas útiles para convertirte en una persona más positiva en tu vida diaria.

❗ Importante: Este artículo ha sido creado con fines meramente informativos y no sustituye el asesoramiento profesional.

1. Identifica las áreas que te gustaría cambiar y utiliza pensamientos positivos

Piensa en tu día a día, identifica las áreas en las que sueles sentirte más negativo y trabaja en un aspecto cada vez. Si te resulta difícil saberlo, pregúntale a un amigo cercano, a un colega de confianza o a tu pareja.

Después, sustituye esos pensamientos negativos con otros positivos para manejar el estrés. Por ejemplo, en lugar de pensar que “tienes que” hacer algo, puedes pensar que “quieres” hacerlo. Este cambio tan sencillo puede aportar un toque de positividad a lo que haces.

2. Empieza el día con positividad

Crea una rutina que te ayude a empezar el día con positividad. Por ejemplo, puedes comenzar diciéndote a ti mismo una afirmación positiva, después, escucha música alegre y, por último, felicita a alguien o lleva a cabo una buena acción para ayudarte a compartir algo de positividad.

Al mismo tiempo, la meditación puede ser una buena manera de empezar el día con una nota significativa y tranquilizadora. Incluso una breve sesión de esta actividad puede ayudarte a sentirte concentrado, renovado y decidido.

💡 Durante el día, deja lo que estás haciendo y analiza tus pensamientos por unos minutos. Si sientes que en su mayoría tienes pensamientos negativos, intenta convertirlos en positivos.

3. Replantea tu situación

Cuando sucede algo negativo y no puedes hacer nada para cambiarlo, trata de enfocarte en los aspectos positivos de la situación en lugar de alterarte por ello, por muy insignificantes que parezcan estas cosas. Por ejemplo, en lugar de estresarte por el tráfico lento, piensa en lo agradable que es tener tu propio coche y poder escuchar tus canciones favoritas.

💡 En otras palabras, reconoce que las cosas buenas pueden estar presentes en los momentos difíciles.

4. Siéntete agradecido por las cosas buenas que te rodean

Reflexiona sobre las situaciones, personas o cosas que, de alguna manera, te hacen sentir feliz o reconfortado e intenta mostrar tu gratitud por ellas al menos una vez al día. Esta práctica puede ayudarte a subir tu autoestima, reducir el estrés y fomentar la resiliencia en los momentos difíciles.

Además, tomar notas de las cosas por las que estás agradecido puede ayudarte a mejorar tu sensación de bienestar y optimismo y hacer que prestes atención a las cosas positivas de tu vida. Lleva un diario de gratitud y escribe en él cada día o haz una lista de todas las cosas por las que te sientes agradecido en los días difíciles.

5. No olvides sonreír, reírte y estar abierto al humor

Sonreír puede ser una manera muy fácil de ser más positivo. Aunque no haya nada por lo que sonreír, esta sencilla práctica puede cambiar de inmediato la manera en que te sientes. Así que es recomendable intentar sonreír con más frecuencia, ya sea a un colega en tu oficina o mientras trabajas en una tarea difícil en tu escritorio.

Al mismo tiempo, la risa puede ayudarte a reducir los niveles de ansiedad y estrés. Además, puede mejorar tu capacidad de afrontamiento, autoestima y temperamento. Por eso, asegúrate de abrirte al humor en todo tipo de contextos y anímate a reír, especialmente en los momentos difíciles. Incluso si tienes que forzar la risa, puedes ver que mejora tu estado de ánimo y hace que las cosas parezcan un poco menos duras.

💡 Construye más positividad en tu vida diaria divirtiéndote. Puedes hacerlo simplemente escribiendo una lista de las actividades que te gustan e incluyéndolas en tu rutina diaria.

6. Presta atención a tus puntos fuertes

Cada día, durante toda una semana, reflexiona sobre uno de tus puntos fuertes, como el liderazgo, la creatividad, la amabilidad o la honestidad. Después, toma nota sobre cómo vas a utilizar esa cualidad de una manera nueva ese día y hazlo. Al final de la semana, esta técnica puede ayudarte a potenciar tus sentimientos de felicidad.

Recuerda siempre ser animarte y ser amable contigo mismo. Si aparece un pensamiento negativo en tu mente, trátalo de la manera racional y responde con frases que expresen las cosas buenas de ti mismo.

7. Mantente cerca de las personas positivas

Las personas negativas y positivas pueden tener un efecto en los demás. Por ejemplo, las personas negativas pueden hacerte sentir más estresado y deprimirte, mientras que las positivas pueden hacer que suceda lo contrario.

Por eso, es recomendable que pienses en las personas con las que pasas tu tiempo y procures rodearte de aquellas que te apoyen, suban tu autoestima, te proporcionen comentarios y consejos útiles y te animen a ver el lado bueno de las cosas.

Ideas En 5 Minutos/Psicología/Cómo ser una persona más positiva
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos