Cómo comenzar a usar un telescopio

El telescopio es una herramienta que te permite observar las maravillas del universo a través de la utilización de espejos curvos, los cuales captan y enfocan la luz con una precisión mayor que a simple vista. Lo bueno es que no tienes que ser un profesional en el tema para comenzar a utilizarlo.

Ideas en 5 minutos te muestra los pasos básicos, los términos que debes aprender como principiante y finalmente cómo comenzar a observar el cielo.

1. Conoce tu telescopio

1. Selecciona un telescopio: Cuando vas a utilizar un telescopio por primera vez, es importante que tengas claro lo que deseas ver, ya que cada tipo tiene un alcance específico.

  • Refractores: Forman la imagen a través de la desviación a la que se someten los rayos de luz al atravesar las lentes, y son los que proveen mayor nitidez y contraste en las imágenes. Por su nitidez, puedes utilizarlos para ver la luna y los planetas.
  • Reflectores: El ocular se coloca en un lateral del tubo para recibir la luz del espejo secundario. Son recomendados para la observación de cielos profundos.
  • Catadióptricos: Funcionan pasando la luz a través de una placa correctora; la luz se refleja de un espejo primario hacia uno secundario, que la devuelve hacia el ocular. La ventaja es que al ser un tubo cerrado, no le entra suciedad y requiere de menos mantenimiento.

2. Conoce las partes de tu telescopio: Como principiante, debes conocer las partes que componen tu telescopio, esto te ayudará a manipularlo de forma correcta.

  • Trípode: Te ayudará a que las imágenes sean nítidas, ya que mantiene el telescopio estable.
  • Montura altazimutal: Es la más fácil de manejar, ya que simula el trípode de una cámara fotográfica, donde el eje vertical es la altura y el horizontal son la derecha e izquierda.
  • Montura ecuatorial: Es más complejo de utilizar, su movimiento depende de la latitud y se basa en un arco que fija la inclinación con respecto a la latitud.
  • Oculares: Se encargan de tomar la luz concentrada en el telescopio a través del foco y de mostrar la imagen final. Puedes comenzar con uno de 25 milímetros, hay de varios tamaños y distancias focales; solo ten en cuenta que cuanto mayor sea el número, menor será el aumento.
  • Lentes de Barlow: Puedes utilizarlas para aumentar la distancia focal de tu telescopio, se colocan entre este y el ocular; si usas una de 2x, entonces multiplicas al doble la distancia del ocular.
  • Buscadores de punto rojo: Se sugieren para principiantes, no tienen aumento y observas un campo de visión amplio, que coincide con lo que está a la vista. Aparecen como un punto rojo iluminado sobre la pantalla de vidrio o de plástico.
  • Buscadores ópticos: Te permiten observar el cielo de forma amplia, con poco aumento. Alinéalos observando la cruz en su interior, donde verás la imagen invertida; luego mueve los mandos en el sentido opuesto al que te quieres acercar. El tubo óptico y el buscador deben estar paralelos y dirigidos hacia el mismo punto.

3. Conoce los movimientos de tu telescopio:

  • Telescopios manuales: El movimiento será hecho por ti mismo, tanto en el modelo de montura altazimutal como en el ecuatorial. Solo suelta las perillas de los ejes para realizar un barrido amplio; luego de que consigas el lugar de tu atención, aprieta las perillas y muévete usando el pomo.
  • Telescopios motorizados y computarizados GoTo: Esta montura es más avanzada, el telescopio puede estar motorizado en uno o dos ejes de movimiento y el sistema GoTo permite que te muevas con mayor precisión. Hay un tipo de GoTo en el que se pueden localizar astros de forma electrónica, aunque de todos modos el movimiento debe ser hecho por ti.

2. Comienza a observar

1. Elige correctamente las condiciones:

  • Ubica lugares oscuros y fechas en que la luna brilla lo menos posible, de preferencia durante la luna nueva. Si quieres observar de día, ten cuidado de no mirar directamente hacia el sol, ya que podrías comprometer tu visión.
  • Si quieres observar la luna, procura que sea en una fase creciente o menguante, ya que es cuando su brillo disminuye.
  • Busca un lugar que esté lo más nivelado posible, para evitar que tu telescopio se mueva.
  • Elige una ubicación que te provea una vista amplia del cielo, no importa si está dentro de la ciudad o fuera de ella.
  • Consulta las noticias meteorológicas, esto te ayudará a seleccionar un día en el que no haya mucha nubosidad ni mal tiempo.

2. Nivela el trípode: Colócalo en el lugar que se encuentre más plano, dentro del espacio donde te vas a ubicar, y ajusta las patas de forma que el telescopio quede lo más nivelado posible.

3. Realiza la alineación: Esta parte del proceso es la que te permitirá apuntar y observar a través de tu telescopio.

  • Alinea el buscador de forma que quede paralelo al tubo óptico.
  • Selecciona el ocular de menor aumento y colócalo sobre el enfocador si el tubo es de Newton; en cambio, si es refractor o catadióptrico, colócalo en forma diagonal.
  • De forma manual, apunta tu telescopio sobre un objeto lejano, mueve las perillas hasta que quede dentro de tu campo de visión, enfoca un punto, colócalo en el centro del ocular y aprieta las perillas de modo que queden fijas.
  • Centra el objeto seleccionado dentro de la cruceta. Esto se logra moviendo los tornillos de sujeción que están en el soporte. Luego verifica que el objeto se encuentre centrado en el ocular y la cruceta.

Bono: Consejos generales

  • Realiza el montaje de tu telescopio a la luz del día, para que tengas tiempo suficiente de interactuar con él.
  • Ubícate en un espacio amplio, esto te permitirá tener movilidad en el armado.
  • Busca mapas estelares, que sirven para orientarse durante todo el año, para encontrar los distintos cuerpos celestes.
  • Consigue un planisferio celeste, el cual cuenta con un mapa donde aparecen dibujadas las estrellas. Si alineas la fecha y la hora, te muestra el cielo que corresponde a esa latitud, lo cual te ayudará a reconocer estrellas y constelaciones.
  • Ten contigo una linterna de luz roja, que permite que el ojo se adapte a la oscuridad. La vista se adapta en un tiempo aproximado de 20 minutos, durante el cual tus ojos se harán más sensibles a la luz y podrás ver mejor a través de tu telescopio.
  • Utiliza un calzado adecuado para el terreno donde vas a estar.
  • Lleva gorro, guantes y abrigo, la temperatura podría bajar y esto puede ser un inconveniente para tu noche de observación.
Compartir este artículo