Cómo crear una contraseña

De acuerdo con estadísticas, la contraseña más popular en el mundo es “123456”. Después le siguen las claves “123456789”, “qwerty”, y la palabra “password” (“contraseña” en inglés). Vale la pena decir que su seguridad es nula, e incluso las personas con ligeros conocimientos de hackeo pueden descifrarlas.

Ideas en 5 minutos te contará cómo inventar una complicada y poco obvia contraseña para proteger tus datos de personas ajenas.

Método 1: Generador de contraseñas

Utiliza alguno de los generadores de contraseñas que pueden encontrarse en Internet. Ellos construyen claves fuertes utilizando todos los elementos posibles: números, letras latinas en mayúsculas y minúsculas, signos de puntuación y símbolos especiales. Por ejemplo: “0a@e*V3z6qZ6K”.

La desventaja de este método es que tal contraseña será difícil de recordar. Tendrás que apuntarla en una libreta o utilizar el guardado automático de claves.

Método 2: Una palabra como contraseña

Inventa una contraseña utilizando el nombre de tu libro favorito, platillo, grupo musical, película o cualquier otra palabra que se te venga rápido a la cabeza.

Supongamos que eres un gran fanático de Harry Potter. Escribe la contraseña y coloca las primeras letras de las palabras en mayúsculas (“HarryPotter”). Sepáralas con un símbolo especial (“Harry@Potter”), y al final agrégales el número del libro que más te gustó. De esta forma habrás conseguido crear una contraseña de 13 símbolos: “Harry@Potter6”.

Método 3: Una frase como contraseña

El principio es el mismo que el método anterior, pero la contraseña será mucho más complicada, lo cual significa que será más segura. Por ejemplo, los amantes de los perritos pueden intentar hacer una frase como la siguiente: “Tengo dos perritos”.

Para empezar, elimina los espacios de la frase y agrega un símbolo de puntuación al final: “Tengodosperritos!”. Después, sustituye las letras “s” por el símbolo especial “$”: “Tengodo$perrito$!”. Para terminar, agrega dos números al inicio y al final. Puede ser tu cumpleaños separado en dos cifras. Por ejemplo, si naciste el 23, al principio de la frase pon el 2 y al final el 3: “2Tengodo$perrito$!3”.

Método 4: Contraseña completamente codificada

Y ahora hablemos del tipo de contraseña más complicado, una frase completamente codificada, la cual se verá como una colección aleatoria de símbolos. Como ejemplo tomaremos la famosa frase del mundo de la cinematografía en inglés “I will make you an offer you can’t refuse”, cuya traducción es: “Te haré una propuesta que no podrás rechazar”.

Para empezar, coloca dos letras en mayúsculas seguidas de una minúscula y repite el proceso hasta conseguir lo siguiente: “IWiMaYoAnOfYoCaRe”. Reemplaza la primera letra por un signo de puntuación y la letra “a” en minúscula con “@”. Al final, agrega el número de tu película favorita de la trilogía de El padrino. De esta forma obtendrás la contraseña: “!WiM@YoAnOfYoC@Re1”.

Consejos útiles

  • No coloques la misma contraseña en todas partes. Todos los perfiles importantes, correos, redes sociales y banco móvil deben de tener su propia clave. De lo contrario, al hackear tan solo una cuenta, un intruso también tendrá acceso a las demás.

  • No tienes que codificar una palabra o frase diferente, simplemente cambia un poco la contraseña de cada plataforma. Puedes agregar la primera letra del sitio web al principio y al final la última. Por ejemplo, para el sitio Genial.guru, se podría utilizar “gHarry@Potter6u”.

  • Cambia regularmente tus contraseñas. Lo ideal es hacerlo cada medio año. Por desgracia, la filtración de bases de datos con claves no es rara, por lo que un cambio regular de palabras codificadas puede mantener tus datos a salvo.

  • Aumenta la seguridad de tus cuentas agregando el factor de doble autenticación. Esto significa que, para entrar a tu cuenta desde un nuevo dispositivo, como el teléfono o la computadora, tendrás que ingresar un código especial como requisito adicional.

Compartir este artículo