Cómo cortar una botella de vidrio

En general, no es posible cortar vidrio en casa con ayuda de los materiales habituales. Debido a eso, hay que recurrir a los servicios de un profesional. Pero existe un método mediante el cual puedes partir cualquier botella de vidrio en 2 partes sin tener a mano herramientas especiales.

Ideas en 5 minutos te explicará cómo cortar una botella a la mitad aplicando un simple truco con hilo de yute y agua fría.

¡Ojo! ¡Ten cuidado! Se trabajará con fuego, por lo que se recomienda realizar todas las acciones a una distancia lejana de objetos inflamables. No acerques el alcohol o acetona a las vías respiratorias. No permitas que los niños hagan este experimento sin supervisión.

Qué necesitarás

  • Botella de vidrio

  • Recipiente con agua fría

  • Hilo de yute

  • Alcohol desinfectante o acetona

  • Guantes de goma

  • Encendedor o cerillas

Cómo cortar una botella con ayuda del hilo

Paso 1. Corta entre 80 y 100 cm de cuerda o hilo. Este debe alcanzar para envolver bien la botella varias veces. Puedes utilizar hilo de lana, algodón o yute. Colócalo en el fondo de un vaso y vierte un poco de alcohol desinfectante para que las fibras absorban el líquido. Deja que se remoje por unos minutos.

Paso 2. Saca el hilo del vaso. En caso de ser necesario, aprieta y envuelve la botella con él en el lugar donde planeas hacer el corte. Enrolla el hilo lo más apretado posible. A continuación, ponte los guantes de goma, sostén la botella con una mano, inclínala perpendicularmente al piso y quema el hilo. Antes de prenderle fuego, asegúrate de que no haya rastros de alcohol en tus manos, en la botella y en el piso. El líquido solo debe estar en el hilo.

Paso 3. Sostén la botella de manera perpendicular al piso sobre el recipiente con agua, girándola gradualmente para que el calor del fuego se distribuya de forma uniforme a lo largo del hilo. Después de 30-40 segundos, cuando el alcohol se haya quemado, sumerge la botella en el recipiente con agua fría.

Paso 4. Si todo se hizo correctamente, escucharás el crujido característico de los cristales rotos. La botella se partirá en 2 partes en el lugar donde fue envuelta. Entre más recto coloques el hilo, mejor será el corte.

El secreto de este método es sencillo. El vidrio se rompe debido a la variación de temperatura a la que es sometido: al principio, un hilo ardiente lo calienta, y luego el agua lo enfría.

Otra opción. Toma una botella y envuélvela con alambre de metal. Enciende una vela y sostén la botella encima de ella perpendicularmente al piso para que el fuego toque el alambre. Dale vueltas para que el calor se distribuya de manera uniforme. Después de un minuto, sumerge la botella en agua fría. El resultado será el mismo: se dividirá en dos partes por la línea del alambre envuelto.

No olvides rebajar los bordes del artículo obtenido para no cortarte. Por ejemplo, puedes pulirlos o cubrirlos con algún material.

Con este método puedes convertir botellas en vasos, jarrones, candelabros u otros recipientes útiles para el hogar.

Compartir este artículo