Ideas En 5 Minutos
NuevoPopular
Aprende
Crea
Mejora
Ideas En 5 Minutos

Cómo escribir una autobiografía completa y detallada

Una autobiografía es un relato de la vida escrito por su propio protagonista. Debido a eso, a veces puede resultar difícil seleccionar qué episodios se mencionarán en esta y cuáles no. Sin embargo, si se tienen en cuenta algunos consejos, el escribirla puede convertirse en un proceso sencillo y gratificante.

Ideas en 5 minutos quiere compartir contigo algunas pautas que puedes tener en cuenta para escribir una buena autobiografía.

Primera etapa: planificación

Paso 1. Escoge qué tipo de autobiografía quieres hacer

A la hora de escribir una autobiografía, es importante tener en cuenta cuál será su finalidad. ¿Solo queremos escribirla para nosotros? ¿Vamos a compartirla con otras personas? ¿La utilizaremos con fines profesionales? Responder eso nos ayudará a determinar cuál es el tipo de relato más acorde a nuestras necesidades. Una autobiografía puede ser:

  • corta: se mencionan únicamente los eventos más relevantes de la vida;

  • completa: se mencionan eventos relevantes de la vida, además de anécdotas y episodios de menor importancia;

  • profesional: similar a un currículum y orientada al mundo laboral, en ella se mencionan la trayectoria académica y experiencia de trabajo; las cualidades, virtudes y desventajas de la persona, sus habilidades intra- e interpersonales.

Paso 2. Define cómo será su narración

En este momento del proceso, también debes escoger cómo será la narración del escrito. Una autobiografía puede ser:

  • lineal: la narración de los eventos comienza en la infancia (o con la vida familiar antes del nacimiento) del protagonista, continuando con la adolescencia y llegando a la adultez o a la actualidad;

  • cíclica: no tiene un punto de partida establecido, sino que puede comenzar narrando la vida adulta del protagonista, realizando saltos hacia la infancia, la adolescencia, y regresando a la actualidad.

Paso 3. Elige la estructura

El relato debe poseer una estructura tanto externa como interna. Para que resulte más organizado y fácil de leer, puedes dividirlo en capítulos.

  • Puedes colocarle un título a cada uno, el cual se relacione con lo narrado en esa sección, o simplemente enumerarlos.

  • También puedes estructurar la autobiografía en secciones; por ejemplo, en la infancia, adolescencia y adultez, y, a su vez, dividir cada una de estas en capítulos.

  • Puedes comenzar cada capítulo haciendo una reflexión de lo mencionado anteriormente, ubicando a los lectores en el tiempo y en el espacio, y finalizar cada uno con una frase motivadora o que genere suspenso y ganas de seguir leyendo.

Paso 4. Selecciona los sucesos que quieres narrar

Teniendo en cuenta el tipo de autobiografía que harás y cómo serán su narración y su estructura, comienza a seleccionar los sucesos y eventos que quieres que formen parte de esta.

  • Define en qué punto de tu vida comenzará la narración, o cuál será su punto de partida, cuál será el clímax y dónde terminará. No necesariamente tiene que comenzar con tu nacimiento, sino que puedes relatar sucesos previos a este o posteriores.

  • Si tu autobiografía será lineal, una buena forma de organizar cada episodio de tu vida es elaborando una línea del tiempo. Esta te permitirá acomodar los eventos de acuerdo con cómo fueron sucediendo, ya sea en años, décadas o períodos. Si será cíclica, puedes realizar un esquema o mapa conceptual para conectar cada idea y ordenar los eventos de acuerdo con cómo quieres narrarlos.

  • Anota las ideas principales y luego desarróllalas. Si en medio de la escritura recuerdas otros sucesos que también quieres mencionar, puedes agregarlos al borrador o a la línea de tiempo.

  • Incluye anécdotas y eventos que quizá no sean tan relevantes, pero que por alguna u otra razón recuerdas y atesoras.

  • Relaciona los sucesos con su contexto social y mundial. Este es inherente a la vida humana y repercute en nosotros de forma directa o indirecta, por lo que probablemente debas mencionar cuál era la situación del mundo cuando te encontrabas atravesando determinados períodos de tu vida.

  • No excluyas las situaciones desagradables, las crisis, los errores, las debilidades, los desamores o aquellas vivencias que no recuerdas con especial aprecio. Todas las experiencias en la vida implican un crecimiento humano —tanto las buenas como las malas— y son parte de nuestra historia. Puedes mencionarlas y hablar sobre cómo te ayudaron a madurar, cómo las superaste o qué aprendiste de ellas. Esto enriquecerá la autobiografía.

  • Escoge quiénes serán los personajes. A pesar de tratarse de un relato de la vida propia, hay sucesos en nuestra historia que involucran a otras personas. Tú puedes decidir qué lugar ocuparán estas en tu relato; si serán personajes principales e incluso si tendrán voz dentro de la narración o simplemente serán mencionados de forma superficial.

Segunda etapa: redacción

Paso 1. Revisa el borrador

Antes de comenzar la redacción de la autobiografía, revisa el borrador varias veces para organizar todo y detectar posibles aspectos a mejorar. Elimina aquella información que no quieres que forme parte del relato y deja lo que sí consideres necesario.

Paso 2. Escoge el soporte en el cual escribirás la autobiografía

Este puede ser:

  • digital: puedes escribir en procesadores de texto virtuales, ya sea en computadoras, tabletas e incluso en tu teléfono móvil;

  • papel: puedes optar por libretas, diarios personales, hojas sueltas, etc.

Paso 3. Comienza la redacción

  • Siempre ten a mano los borradores. Esto te permitirá escribir una autobiografía organizada y te ayudará a no olvidar nada que quieras incluir en ella.
  • Escribe en primera persona. Tu autobiografía les permitirá a otros —e incluso a ti mismo— conocer más sobre tu vida y sobre los sucesos que realmente la marcaron, por lo que narrarla en primera persona le dará más calidez al escrito y dejará tu huella en él. No te reprimas; si eres gracioso, algo más serio o incluso poético, plasma todo eso en la narración.
  • No te apresures por terminarla. Tómate tu tiempo para narrar cada suceso y disfrutar del proceso. Si te empeñas en acabar con la tarea rápido, puedes pasar muchas cosas importantes por alto.
  • Verifica cada dato. No olvides revisar nombres, fechas y lugares. Nuestra memoria no es perfecta y suele dejar de lado algunos detalles, o hacernos recordarlos de forma distinta a como realmente sucedieron. Para hacer esto, puedes recurrir a álbumes familiares, a tus parientes, a tus diarios íntimos e incluso a la red.
  • Si así lo deseas, puedes agregarle un prólogo a tu autobiografía, una dedicatoria o incluso agradecimientos.
  • No inventes sucesos. A menos que se trate de una biografía ficcional, no es necesario que imagines cosas que realmente no sucedieron o que menciones datos falsos sobre personas, lugares y hechos. Eso último puede considerarse difamación y acarrear problemas legales.

Paso 4. Elige un título

Una vez que hayas terminado la redacción, escoge un título para tu autobiografía. Este será la carta de presentación de tu relato, por lo que no es algo que debas dejar al azar. Puedes escoger una frase que resuma lo que ha sido tu vida o un momento en particular de esta, un sobrenombre, o lo que tú quieras.

Tercera etapa: revisión y publicación

Paso 1. Revisa tu autobiografía

Al igual que los escritos de cualquier otro género, una autobiografía debe tener una buena ortografía y estilo, además de ser coherente y de fácil lectura.

  • Considera solicitar los servicios de un corrector de textos. Sin importar si deseas publicarla o simplemente vas a difundirla entre tus seres queridos, siempre es una buena idea contratar a un profesional en el tema para que se encargue de reparar los posibles errores del escrito, mejorar el estilo y brindarte sugerencias sobre cómo puedes perfeccionar el relato para que sea más claro y atractivo para los lectores.

Paso 2. Léele la autobiografía a alguien

De esta forma, obtendrás una opinión externa sobre tu escrito, la cual puede ser de gran ayuda. Si otras personas leen tu relato, pueden ayudarte a detectar posibles falencias, episodios no tan necesarios, sucesos de difícil comprensión, etc.

Paso 3. Decide el destino del relato

En este punto es importante recordar el primer paso de todo el proceso de escritura: la finalidad de tu escrito.

  • Si escribiste la autobiografía solo para ti o para compartirla con tus familiares y amigos, puedes imprimirla por tu cuenta y entregársela para que la lean y conserven en sus bibliotecas.

  • Si la finalidad del relato era laboral, puedes recurrir a un diseñador gráfico para que te ayude a crear una portada llamativa y a hacer una mejor diagramación de todo el escrito.

  • Si deseas autopublicar tu biografía, puedes buscar información al respecto en la red o recurrir a empresas encargadas del diseño, corrección e impresión del libro. Algunas incluso se ocupan de distribuirlo y comercializarlo, en caso de que deseas que tu relato llegue a más personas. Sin embargo, esto no es del todo necesario (a menos que desees que tu escrito tenga un sello editorial), ya que puedes hacer todo por tu cuenta, registrar la propiedad intelectual de tu obra y publicarla en la red.

  • Si quieres publicar tu autobiografía a nivel mundial, puedes buscar un agente literario que se encargue del proceso o incluso postularte para ser representado por alguna casa editorial. Sin embargo, también puedes hacer esto por tu cuenta y contactar directamente a las editoriales a través de sus teléfonos o por Internet, en caso de que no desees solicitar los servicios de intermediarios.

Compartir este artículo