Cómo hacer suero de leche o lactosuero

El suero de leche, o lactosuero, es el líquido que se obtiene de la leche cuajada en la elaboración de algunos productos lácteos, especialmente del queso. Esta sustancia posee diversas propiedades y beneficios para la salud. Por ejemplo, puede ser utilizado para equilibrar la presión y el azúcar en la sangre, o se puede consumir como suplemento alimenticio debido a su alto contenido de proteínas y vitaminas.

Ideas en 5 minutos te enseñará cómo prepararlo en casa de manera simple y sin demasiados implementos.

Para 100 ml de suero de leche, necesitarás:

  • 1 vaso de leche entera a temperatura ambiente

  • ½ limón

  • Tres recipientes vacíos

  • Un colador de malla fina

  • Gasa o papel de filtro para café

  • Una cuchara

Paso 1: Vierte la leche y el jugo de medio limón en un recipiente

  • Revuelve lentamente una vez incorporados ambos ingredientes para integrarlos muy bien.

Paso 2: Deja reposar 20 minutos y revuelve nuevamente la mezcla muy despacio

  • En este paso, verás que la leche ha adquirido una textura cortada y grumosa. Si detectas que la mezcla no está lo suficientemente espesa, deja reposar un poco más o lleva el recipiente a la nevera de 5 a 10 minutos para que termine de cuajar.

Paso 3: Cuela la mezcla utilizando el colador y la gasa o el papel de filtro

  • Una vez que la mezcla haya cuajado lo suficiente, aparecerá un líquido amarillento en la superficie. Este es el suero de leche o lactosuero. Cuela de a poco ayudándote con una cuchara limpia. Al final verás un líquido algo amarillo y transparente. Reserva la parte espesa en otro recipiente.

Paso 4: Reserva el suero y la parte espesa por separado

  • Reserva las preparaciones en envases limpios en la nevera o en un lugar fresco. Ambas pueden durar de 7 a 14 días, aunque te recomendamos no utilizar en caso de detectar colores, aromas o texturas diferentes a las que viste al momento de prepararlas.

  • Si añades un poco de sal a la parte espesa, o natilla, obtendrás una especie de queso muy sabroso.

Compartir este artículo