Cómo limpiar un aire acondicionado de casa

Los equipos de aire acondicionado son más eficientes cuando se mantienen limpios. No hace falta llamar a un especialista para la limpieza regular. Este procedimiento puede ser realizado por uno mismo.

Ideas en 5 minutos ofrece una guía detallada para limpiar un aire acondicionado por cuenta propia, incluyendo la unidad exterior que se ubica afuera.

❗ Importante: antes de comenzar, estudia el manual del aire acondicionado y las reglas de su mantenimiento técnico. En algunos casos, los fabricantes recomiendan limpiar por cuenta propia solo los filtros de aire, dejando la limpieza de las unidades del interior y exterior a los especialistas que se dedican al mantenimiento profesional de equipos de aire acondicionado.

Necesitarás

  • Limpiador para aire acondicionado (lo más cómodo sería utilizar un limpiador de espuma que no requiera una limpieza posterior al uso)
  • Cepillo
  • Servilleta húmeda o trapo
  • Aspiradora
  • Pinzas
  • Desarmador en cruz
  • Plástico protector o toalla

Cómo limpiar la unidad interior del aire acondicionado

Paso n.o 1. Antes que nada, apaga el aire acondicionado y desconecta la alimentación. Debajo, ubica un plástico protector o una toalla para no ensuciar la superficie con lo que pueda salir a la hora de limpiar el equipo. Abre el panel de la unidad interior y levántalo. Habitualmente, se requiere desenganchar las partes en las esquinas inferiores, donde el borde del panel se fija al equipo.

Paso n.o 2. Debajo del panel se encuentran dos rejillas que serían los filtros de aire. Para extraerlos, agarra la parte inferior, súbelos un poco para sacarlos de los ganchos laterales y tira hacia abajo.

Estudia las recomendaciones del fabricante del equipo: en caso de estar permitido, lava los filtros con agua tibia. Si hay mucha suciedad, puedes dejarlos en remojo dentro de un recipiente con agua y detergente. Los filtros se deben secar de forma natural. De esta manera, se puede realizar una limpieza ligera, limpiando solo los filtros de aire apenas empiecen a ensuciarse y juntar polvo.

Paso n.o 3. Levanta el panel hasta llegar a tope. Desengancha a la izquierda la fijación del lado derecho para quitarla. Repite lo mismo del lado izquierdo desenganchando a la derecha para quitar el panel de la unidad. Quita el panel.

Paso n.o 4. Ahora se requiere liberar la persiana horizontal. Para empezar, levántala un poco quitando la fijación del medio.

Paso n.o 5. Luego, saca la persiana del lado derecho quitándola de la fijación tirando primero hacia el lado izquierdo y luego hacia afuera. Repite lo mismo del lado izquierdo. Saca la persiana y déjala a un lado.

Paso n.o 6. En el hueco liberado se encuentran 2 tornillos con tapas. Quita la tapa del tornillo en el lado derecho. Saca el tornillo con un desarmador. Repite lo mismo en el lado izquierdo para sacar el segundo tornillo.

Paso n.o 7. Agarra la caja de la unidad en el centro y levántala un poco para sacarla de las 3 fijaciones superiores. Tira la caja hacia afuera para quitarla. Déjala a un lado.

Paso n.o 8. Aplica al termopermutador (evaporador) el producto de limpieza antibacteriano para equipos de aire acondicionado, siguiendo las instrucciones del fabricante.

Después de limpiar el evaporador, vuelve a hacer los pasos mencionados a la inversa para volver a poner en su lugar todas las piezas de la unidad interior. No conectes el equipo a la alimentación si planeas seguir con la limpieza de la unidad exterior que se encuentra fuera del ambiente.

Cómo limpiar la unidad exterior del aire acondicionado

❗ Importante: se puede limpiar la unidad exterior solo cuando puedes acceder de forma segura a la misma. Por ejemplo, cuando la unidad exterior se ubica en el balcón o al nivel de la planta baja, permitiéndote el acceso fácil desde afuera. En caso contrario, se debe contratar el servicio de un especialista.

Paso n.o 1. Con un desarmador, quita los tornillos que fijan la tapa. Sácala y ponla a un lado.

Paso n.o 2. Con un desarmador, quita los tornillos que fijan la rejilla que tapa el ventilador. Saca la rejilla levantándola un poco para desengancharla. Limpia la rejilla con una aspiradora o un cepillo; si hace falta, también se puede limpiar con agua. Deja que se seque de forma natural.

Paso n.o 3. Con un desarmador, quita los tornillos que se encuentran en los bordes del panel delantero.

Paso n.o 4. Saca el panel levantándolo un poco para desengancharlo de las fijaciones.

Paso n.o 5. Con unas pinzas, quita la tuerca central del ventilador. Saca el ventilador. Repasa la paleta con una servilleta húmeda o un trapo. Deja que se seque de forma natural.

Paso n.o 6. Detrás del ventilador, se encuentra el marco. Quita el tornillo de abajo que fija el marco. Agarra el marco del borde superior y tira con cuidado hacia arriba para extraerlo de las fijaciones de abajo.

Paso n.o 7. Abre el soporte para liberar el cable cuidadosamente. Ubica el marco del lado derecho para poder acceder al condensador.

Paso n.o 8. Aplica el producto limpiador para aire acondicionado al condensador siguiendo las instrucciones del fabricante. Deja que se seque y repite los pasos a la inversa para volver a poner en su lugar todas las piezas de la unidad exterior del equipo de aire acondicionado. ¡Listo! Después, conecta el equipo a la alimentación y sigue usándolo como siempre.

Importante: debemos mencionar que, de todos modos, es bueno llamar al especialista de mantenimiento del equipo de aire acondicionado de vez en cuando. El especialista podrá verificar el funcionamiento del equipo, analizar los ruidos y vibraciones, medir la estanqueidad, poner a prueba el sistema electrónico, medir la tensión del condensador y las terminales del equipo, verificar la toma de tierra, recargar el refrigerante y realizar otros procedimientos para comprobar que el equipo está funcionando de manera correcta y segura.

Compartir este artículo