Cómo reparar tú mismo el cable del cargador dañado

Los cables que usamos diariamente para cargar nuestra computadora portátil o nuestro teléfono inteligente se dañan con frecuencia. Tendemos a manipularlos y a doblarlos, al punto de desgastarlos, dejando expuestos sus alambres interiores.

Si uno de tus cables se ha desgastado o está por romperse, Ideas en 5 minutos te enseña cómo repararlo fácilmente.

Método 1: Utiliza un popote o un tubo de plástico

1. Corta un popote o un tubo plástico a lo largo. Utiliza la longitud que necesites.

2. Colócalo sobre la zona dañada.

3. Sujeta el plástico al cable y caliéntalo con la ayuda de un secador de cabello en potencia media.

4. Notarás que el plástico se encoge y se pega fijamente al cable. Si tu cable tiene varias cortaduras, repite el proceso en cada una de ellas.

5. Para reforzar el área afectada, puedes trenzar un hilo.

6. Haz varios nudos atando el hilo sobre tu cable, según la longitud que desees cubrir.

Método 2: Utiliza pegamento líquido

1. Si se ha pelado un área pequeña del cable, cubre todo el espacio con pegamento líquido caliente o cinta aislante.

2. Permite que el pegamento se seque y se solidifique. Este proceso es recomendable para reparar los lugares donde los cables tienden a doblarse más al utilizarse constantemente.

Bono: Cómo prevenir el desgaste del cable

1. Desprende los resortes de dos lapiceras que no estés usando.

2. Enrosca un alambre en cada extremo del cable.

3. Envuelve un lápiz con el cable, dejando los extremos por fuera.

4. Fija los extremos con cinta adhesiva.

5. Con la ayuda de un secador de cabello en potencia media, calienta el cable que está enrollado sobre el lápiz. Rótalo para que se caliente toda su superficie durante unos minutos.

6. Retira el adhesivo de los extremos y remueve el lápiz. Tu cable quedará con la apariencia de un resorte; de esta manera, evitarás que se doble constantemente.

Compartir este artículo