Cómo hacer caldo de vegetales casero

A la hora de cocinar, muchas veces se requiere algún tipo de líquido, ya sea para preparar estofados, sopas o incluso para darle más sabor a alguna preparación. La mayoría de las veces, este líquido suele ser el agua, pero un sustituto para ello es un buen caldo de vegetales. Ideas en 5 minutos te enseñará cómo preparar uno para ayudarte a darles más sabor a tus comidas.

Lo que necesitarás

Ingredientes:

  • 3 tazas de champiñones (cualquier variedad)

  • 1 bulbo de hinojo, solo tallos y hojas

  • 5 tallos de apio

  • 4 zanahorias medianas

  • 2 cebollas grandes

  • ¼ de cabeza de repollo

  • ½ colinabo grande y pelado

  • 5 puerros cortados por la mitad a lo largo y lavados

  • 1 manojo pequeño de perejil fresco de hoja plana

  • 1 cabeza de ajo cortada por la mitad transversalmente

  • 12 granos de pimienta negra enteros

  • 6 granos de pimienta blanca enteros

  • 3 hojas de laurel

  • 6 a 8 ramitas de tomillo fresco

Si no tienes alguno de estos ingredientes, puedes omitirlos o reemplazarlos por alguna verdura de tu preferencia.

Equipamiento:

  • Olla de 8 litros (aproximadamente)

  • Un cuchillo

  • Una tabla para cortar

  • Una espumadera o cucharón

  • Envases de vidrio o plástico para almacenar

Pasos que debes seguir

1. Corta los vegetales

Corta en rebanadas finas los tallos de hinojo, el apio, la zanahoria, el champiñón, la cebolla y el repollo. Luego, procede a cortar los vegetales restantes en trozos más grandes y coloca todo en la olla. Añade las especias y finalmente cubre todo con agua fría.

2. Lleva a ebullición

Lleva la olla con todos los ingredientes a ebullición a fuego alto. Una vez que el caldo esté cerca de la ebullición, ve retirando con un cucharón o espumadera las impurezas que suban a la superficie. Luego, baja el fuego y cocina a llama lenta de 45 a 60 minutos.

3. Retira del fuego y cuela

Luego de pasado ese tiempo, retira el caldo del fuego y déjalo reposar y enfriar durante unos 10 o 15 minutos. Después, procede a servirlo en un envase de vidrio o plástico usando un colador fino. Asegúrate de esperar que se enfríe por completo antes de refrigerarlo.

Compartir este artículo