Cómo hacer un verdadero “New York cheesecake”

La primera mención del cheesecake apareció en los escritos de un médico de la Antigua Grecia en el siglo V a. C. Cada país tiene sus propias interpretaciones de este platillo, pero es el pastel de queso moderno hecho de requesón el que tiene un sabor cremoso único y una textura delicada.

En Ideas en 5 minutos compartiremos contigo la receta del pastel de queso casi perfecto, y queremos admitir que, para el momento de la publicación de este artículo, no nos quedó ni una migaja del prototipo.

Utensilios

  • Molde para hornear desmontable

  • Papel de horno

  • Vaso de vidrio de fondo plano

  • Licuadora

  • Tazón para mezclar

  • Espátula o cuchara de silicona

Opcional: un pelador de frutas si vas a utilizar ralladura de limón.

Ingredientes

  • 800 g de requesón

  • 250 g de galletas de mantequilla

  • 100-150 g de mantequilla

  • 5 huevos

  • 250 g de azúcar (blanco o moreno, y se puede reemplazar con azúcar glas)

  • 15-20 g de almidón (es mejor usar almidón de maíz, pero el de patata también es adecuado)

  • Una pizca de sal

  • 2 cdtas. de jugo de limón

  • 100 ml de crema (20 % de contenido graso)

Preparación

  • Primero prepara la base para el cheesecake. Necesitarás galletas de mantequilla (elige tus favoritas). Un paquete de 200-250 g será suficiente.

  • Rompe las galletas en trozos y procésalas en una licuadora.

  • Esto es lo que deberías obtener.

  • Derrite la mantequilla en el microondas.

  • Para no sobreexponerla, abre el microondas cada 7-10 segundos y verifica su estado.

  • Mezcla la mantequilla con las galletas molidas.

  • Toma el molde desmontable para horno y separa la parte de abajo. Cubre la parte inferior con el papel para horno y luego coloca la parte superior.

  • Vierte las galletas mezcladas con la mantequilla en el molde.

  • Con la ayuda del vaso con fondo plano, presiona la mezcla hasta obtener una capa uniforme.

  • Si quieres que tu pastel tenga un borde, dale forma en este momento.

  • Nosotros hicimos una base sin bordes.

  • Ahora es el momento de empezar a hacer la masa de requesón. Colócalo en un tazón y aplástalo con una espátula o cuchara.

  • No se recomienda usar una batidora o licuadora, ya que, debido a un batido intenso, pueden aparecer burbujas de aire en la masa, lo que hará que esta se agriete durante el horneado.

  • Agrega azúcar y sal.

  • Incorpora el almidón.

  • Mezcla bien todos los ingredientes.

  • Si deseas agregar un poco de sabor a tu pastel de queso, usa un pelador de verduras para cortar una capa delgada de cáscara de limón. Pícala muy finamente y agrégala a la masa en este punto.

  • Agrega un huevo a la mezcla. Revuelve, luego agrega el segundo huevo y vuelve a mezclar bien.

  • Separa 3 yemas de las claras y agrégalas a la masa.

  • Mezcla bien todo de nuevo.

  • Agrega la crema. Es mejor utilizar un producto con un contenido de grasa de al menos un 20 %.

  • Exprime el jugo de limón.

  • Una vez más, mezcla todo lentamente.

  • Pon la masa en el molde. Si deseas completar el pastel de queso con trozos de frutas o bayas, primero vierte la mitad de la masa, luego agrega el relleno y después incorpora la masa restante.

  • Hornea el cheesecake en un horno precalentado a 190 °C durante 15 minutos.

  • Luego baja la temperatura a 110 °C y hornea durante aproximadamente una hora.

  • El pastel de queso estará listo cuando al tomar el molde con las manos, notes que la masa en medio tiembla un poco. Pero esta no debe estar líquida.

  • Sirve el cheesecake acompañado de mermelada o jalea. Las bayas frescas serán una gran adición. Y si no tienes frutos frescos a mano, entonces puedes usar congelados. ¡Buen provecho!

Compartir este artículo