Cómo mantener la pizza caliente

La pizza es complicada en lo que respecta a la temperatura. Si la dejas desatendida en la mesa por un tiempo, se vuelve gomosa. Si la calientas demasiado, la corteza se seca. La mejor manera de disfrutar una pizza es cuando está tibia al tacto y brilla un poco.

Ideas en 5 minutos recopiló algunos consejos para ayudarte a mantener la pizza caliente durante más tiempo.

De camino a casa

Si se trata de una pizza para llevar de un restaurante, puedes aprovechar al máximo los asientos con calefacción de tu automóvil. Cuando estés regresando a casa, puedes dejar la pizza en un asiento con calefacción y cubrirla con una manta para mantener el calor. Si no tienes un asiento con calefacción, coloca la caja en el piso, del lado del pasajero, y enciende la calefacción del suelo.

Interiores

1. Calienta la pizza en el horno mientras aún está en la caja

  1. Mientras estás esperando que te entreguen tu pizza, precalienta el horno a 90 ºC.
  2. Cuando la pizza llegue, abre la caja para dejar salir el vapor durante unos minutos, de lo contrario, la masa absorberá la humedad.
  3. Cierra la caja cuando el vapor comience a disminuir.
  4. Abre las trampillas de la caja de pizza para evitar que se acumule vapor.
  5. Pon la caja de pizza en el horno. Baja la temperatura al nivel mínimo.
  • Si el horno está configurado en la temperatura más baja, la caja de pizza no se incendiará. Si el ajuste de temperatura es de alrededor de 200 ºC, hay una mayor probabilidad de que la caja de cartón se queme.

2. Calentando la pizza sin su caja

Nadie quiere que la pizza sobrante recalentada se vuelva gomosa. Una forma de mantener la pizza recalentada caliente y crujiente es colocar un vaso de agua en el microondas junto con la pizza.

3. Envuélvela en papel de aluminio

Si quieres mantener la pizza caliente durante más de 3 horas, envolverla en papel de aluminio es tu mejor opción. Con este método, es mejor calentar las rebanadas sueltas en lugar de toda la pizza.

  1. Envuelve cada rebanada de pizza en papel de aluminio.
  2. Llévalas al horno a 200 ºC durante 10 minutos.
  • Si las calientas por más de 10 minutos, se endurecerán o se secarán demasiado.

4. Caliéntala en una sartén

  1. Calienta la pizza en una sartén antiadherente durante 2 minutos a fuego alto. Revisa la corteza para asegurarte de que no se esté quemando. La idea es que la corteza se mantenga crujiente.
  2. Después de 2 minutos, apaga el fuego y cubre la sartén para calentar la salsa y los aderezos y lograr que el queso se derrita.

Exteriores

1. Caliéntala en un horno portátil

Estos hornos son como grandes loncheras que calientan la comida. Todo lo que tienes que hacer es mantener tu pizza dentro del horno portátil y subir el fuego cuando quieras recalentar las rebanadas. También se recomienda consultar las instrucciones proporcionadas por los fabricantes del horno a la hora de utilizarlo.

2. Guárdala en una bolsa aislante

Así es como los repartidores de pizzas las mantienen calientes mientras van camino a entregarlas. Estas bolsas no mantienen la pizza caliente durante más de 3 horas, por lo que se recomienda combinar este método de calentamiento con otros.

Compartir este artículo