Cómo preparar una taza de expreso y de capuchino con una máquina cafetera

Si eres de los que suelen visitar las cafeterías para obtener su dosis diaria de cafeína y estás planeando comprar una máquina cafetera, Ideas en 5 minutos te ofrece una guía básica para preparar café expreso y capuchino utilizando este electrodoméstico en la comodidad de tu casa. Así podrás disfrutar cada mañana una taza de tu bebida favorita.

Necesitarás

  • 1 máquina cafetera de expreso

  • 1 cuchara medidora de café con apisonador

  • 1 jarra para espumar la leche

  • 2 cdas. de café molido

  • 1 taza de agua (250 ml)

  • 1 taza de leche (250 ml)

  • Azúcar y canela al gusto

Prepara un café expreso

Paso 1

  • Desenrosca y abre la tapa del tanque de agua de tu máquina.

  • Llena el tanque con agua hasta el nivel máximo, según las instrucciones del modelo de electrodoméstico que tengas. Debes verter en su interior al menos una taza de líquido.

  • Enrosca la tapa y ciérrala. Asegúrate de que quede bien ajustada para evitar que la presión del agua la abra o que se filtre vapor.

Paso 2

  • Coloca el café molido en el filtro utilizando la cuchara medidora. Notarás que en su interior tiene marcados los números 2 y 4, estos indican los niveles de acuerdo con la cantidad de tazas que desees preparar.

  • Puedes llenarlo hasta la mitad o hasta el tope, según la intensidad de sabor del café que desees obtener.

  • Presiona ligeramente el café con el apisonador que se encuentra en el otro extremo de la cuchara medidora. Esto permite que el agua pase a través del filtro homogéneamente. En caso de que no cuentes con este elemento, puedes aplastar el café delicadamente con una cuchara de mesa.

Paso 3

  • Inserta el portafiltro en la cafetera y gíralo hacia la derecha para colocarlo en su lugar.

  • El mango del filtro quedará asegurado cuando se encuentre directamente frente a la cafetera, como lo muestra la imagen.

Paso 4

  • Gira la perilla para encender la máquina. Colócala en modo “Expreso”, según el ícono con el que opere tu cafetera.

  • En uno o dos minutos, notarás que el café empieza a gotear en la taza. Ten cuidado al manipular las partes del electrodoméstico, en este punto se calentará y podrías quemarte si tocas el portafiltro o la zona del tanque de agua.

  • Retira el envase agarrándolo del mango y vierte el café en tu taza. Endulza al gusto.

  • Si no vas a utilizarla a partir de este punto, apaga la máquina. Espera a que se enfríe al menos una hora antes de desarmarla y limpiarla, siguiendo las indicaciones de tu manual.

Prepara un capuchino

Paso 5

  • Realiza los pasos 1-4 hasta obtener una taza de café expreso. En lugar de apagar la cafetera, rota la perilla o presiona el botón de “Pausa”.

  • Vierte la leche en la jarra. Es recomendable que utilices un producto de acero inoxidable diseñado exclusivamente para espumar leche. El vapor puede alcanzar altas temperaturas y podrías quemarte al calentarse la agarradera.

Paso 6

  • Gira la perilla hasta el ícono de “Vapor” y coloca la jarra ligeramente inclinada bajo el tubo de salida, este debe quedar sumergido en el líquido.

  • Sostenla fuertemente, al salir el vapor, la leche se calentará. Mueve despacio la jarra de arriba abajo hasta obtener la cantidad de espuma deseada, al menos un par de minutos.

  • Al finalizar, rota la perilla hasta la posición de apagado. Mantén el envase en su lugar unos segundos hasta que sientas que la cafetera ya no produce vapor, de esta manera evitarás lastimarte en caso de que el agua caliente gotee.

Paso 7

  • Vierte la leche espumosa en tu taza, un poco más arriba de la mitad. Luego echa el expreso hasta llenarla.

  • Agrega azúcar y canela al gusto. Podrías también espolvorear un poco de nuez moscada, o añadir unas gotitas de esencia de almendras o vainilla.

Recomendaciones de uso y mantenimiento

  • Es importante almacenar el café en grano o molido en envases herméticos, frascos de vidrios o en bolsas plásticas con cierre. Si lo dejas en su empaque original una vez abierto, trata de sacar el aire de su interior y séllalo bien con un par de pinzas.

  • Guárdalo en la alacena en un lugar fresco y seco. Evita conservarlo en la nevera, la humedad estropeará su textura, su sabor y su aroma.

  • Antes de utilizar una cafetera por primera vez, revisa las instrucciones en el manual del modelo de tu máquina.

  • Procura utilizar agua hervida y filtrada al llenar el tanque. No uses agua del grifo, esta contiene minerales que con el tiempo desmejorarán el funcionamiento correcto del electrodoméstico.

  • Después de utilizar la cafetera, permite que se enfríe antes de manipular sus partes. Saca el portafiltro y tira el café molido húmedo. Enjuágalo y sécalo bien. Si la boquilla de vapor es desmontable, retírala y lávala.

Compartir este artículo