Por qué el bizcochuelo sube o se hunde al sacarlo del horno y cómo evitar que pase esto

No parece difícil batir los huevos y el azúcar y añadir la harina. Pero hacer un bizcochuelo es toda una ciencia. Solo hay que equivocarse un poco en las proporciones de los ingredientes, poner el horno a la temperatura incorrecta, y en lugar de un bizcochuelo esponjoso, se obtiene un producto estropeado y espeso. O lo que puede pasar también es que el bizcochuelo suba demasiado y después, al enfriarse, se hunda.

En Ideas en 5 minutos probamos empíricamente cómo hornear un bizcochuelo y descubrimos qué errores de cocción pueden llevar al hecho de que este suba o se hunda al sacarlo del horno.

Para hacer un bizcochuelo, utilizamos 3 ingredientes principales: huevos, azúcar y harina. Solo cambiamos un poco las proporciones y la temperatura de cocción.

Por qué el bizcocho sube de golpe

El bizcochuelo sube en el centro si hiciste lo siguiente:

  • Engrasaste las paredes del molde con mantequilla. Será difícil que la masa pueda “trepar” por los lados del molde, por ende, subirá más en el centro.
  • Colocaste la masa en el horno sin calentarlo previamente.
  • La temperatura de cocción es demasiado alta (más de 180 °C). En este caso, la masa se eleva en el centro porque los bordes de la masa se hornean al principio del proceso. Y la mitad del bizcochuelo aún no está cocida y continúa subiendo hasta que está lista.
  • Alteraste las proporciones de los ingredientes.

En este caso, batimos 6 huevos con 150 g de azúcar y luego añadimos 200 g de harina tamizada. Lo mezclamos hasta lograr la homogeneidad de la masa y la introducimos en un horno sin precalentar a 200 °C. El resultado se puede ver en las fotos: el bizcochuelo se subió al hornearse.

Por qué el bizcochuelo se hunde en el medio

El bizcochuelo se hunde en el centro si hiciste lo siguiente:

  • Abriste la puerta del horno demasiado pronto. No abras el horno antes de que haya transcurrido el 80 % del tiempo total de cocción.
  • Alteraste las proporciones de los ingredientes.
  • Después de mezclar los ingredientes, no pusiste la masa inmediatamente en el horno, sino que la dejaste “descansar” un rato afuera.

Para hacer el bizcocho que se hundió en el centro, batimos 3 huevos con 130 g de azúcar y 130 g de harina tamizada. Lo pusimos a hornear durante 25 minutos en un horno precalentado a 180 °C.

Por qué no sube el bizcochuelo

Es posible que el bizcochuelo no suba si has hecho lo siguiente:

  • Batiste los huevos y el azúcar muy poco o demasiado fuerte. Si los huevos se baten muy poco, el bizcochuelo estará demasiado espeso y no subirá. Y si se baten con demasiada fuerza, las burbujas de aire de la mezcla estallarán al hornearse y la masa se hundirá.
  • Elegiste un molde de diámetro equivocado. El bizcochuelo quedará esponjoso pero bajo si el molde se llena con menos masa de la necesaria. Para saber cuánta cantidad más o menos necesitas con respecto a lo recomendado en la receta, puedes utilizar una calculadora en línea para convertir los ingredientes de un diámetro de molde a otro.

En nuestro caso, cometimos el segundo error de los citados: el bizcochuelo salió bueno y esponjoso, pero bajo, porque utilizamos un molde de 20 cm de diámetro, y la cantidad de masa correspondía a la receta para hornear en un molde de 18 cm de diámetro. Utilizamos 4 huevos, 130 g de azúcar y 130 g de harina tamizada. El bizcochuelo se coció en un horno precalentado a 180 °C.

Cómo hacer un bizcochuelo perfecto

  • Toma 5 huevos de la primera categoría (de 55 a 64,9 g) a temperatura ambiente, 150 g de azúcar y 150 g de harina. Si lo deseas, puedes añadir una pizca de vainilla.
  • Bate los huevos con el azúcar y la vainilla de forma que al parar la batidora, la mezcla de azúcar y huevos siga cayendo durante unos instantes (ver foto 2). Para batir los huevos de esta manera con una batidora doméstica normal, tendrás que batir de 10 a 15 minutos a velocidad máxima.
  • Añade la harina tamizada a los huevos. Puedes utilizar un bol especial para tamizar la harina (ver foto 3).
  • Con una espátula, mezcla la masa hasta que esté homogénea, levantando la harina del fondo hacia arriba.
  • Llena el molde con la masa. Hemos utilizado un molde de 21 cm de diámetro. Si tienes un molde de otro tamaño, utiliza la calculadora en línea para convertir las cantidades.
  • Introduce el molde en el horno precalentado a 180 °C y hornea durante 40 minutos. No abras el horno durante los primeros 35 minutos para evitar que el bizcochuelo se hunda. Comprueba si el bizcochuelo está listo con un palillo. Si el palillo sale limpio y seco, el bizcochuelo está listo; si hay trozos de masa, añade otros 5 a 10 minutos.

Qué ocurre si no se mantiene el control de la temperatura

Cada horno es diferente, y pueden ser necesarios varios intentos para encontrar la temperatura adecuada para tu bizcochuelo. Los hornos domésticos a veces distorsionan la temperatura, por lo que lo ideal es conseguir un termómetro especial para horno.

En este caso, tomamos los mismos productos que en el caso anterior (5 huevos, 150 g de azúcar y 150 g de harina) y procedimos exactamente igual, pero precalentamos el horno y cocinamos el bizcocho a 150 °C. Como resultado, la masa no se cocinó debidamente.

De ahí nuestro consejo: ten en cuenta las particularidades de tu horno.

Compartir este artículo