Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo elegir una camisa para que quede perfecta

Inicialmente, la camisa era una ropa interior para hombres que se usaba debajo de otras prendas de vestir, y no sola. La moda cambió gradualmente, y con ella el corte, la longitud, el diseño de los elementos individuales y el propósito de esta prenda. Hoy en día, una camisa clásica está presente en el guardarropa tanto de hombres como de mujeres y es uno de los elementos básicos del estilo de negocios.

En Ideas en 5 minutos, contaremos qué pequeños detalles es bueno saber y a qué prestar atención a la hora de elegir una camisa para poder lucir al máximo.

Material de la camisa

Hay diferentes materiales con los que se fabrican las camisas. Las telas naturales son transpirables, se ven atractivas, pero se arrugan más rápido y son más caras. Las sintéticas son más asequibles y no se arrugan tanto, no se deterioran por los numerosos lavados y planchados. La mayoría de las veces, las camisas se cosen con telas como:

  • Oxford. Suave y cómoda, aunque se considera la más basta de las que se utilizan para las camisas. Una buena opción para el uso diario.
  • Popelina. Similar a Oxford, pero más suave. Este es un tejido de hilo fino y grueso. A menudo se usa para confeccionar camisas de todos los días.
  • Sarga. Tiene textura y brillo, por lo que es muy adecuada para modelos de camisas más formales.

Cuello de camisa

La expresión “cuello blanco” apareció cuando se pusieron de moda las camisas de colores claros. En aquella época, los hombres que trabajaban en las oficinas vestían camisas blancas sin temor a ensuciarse, mientras que los trabajadores que usaban las manos preferían ropa de colores oscuros, en las que las manchas de suciedad se notaran menos.

Hoy en día, el color no juega un papel tan importante al elegir una camisa, pero las proporciones y las medidas de los detalles individuales, como el cuello, son importantes. Al elegir una camisa, es bueno saber qué tipo de cuello se adapta mejor a la forma de un rostro en particular.

  1. El cuello pajarita con mayor frecuencia se asocia con ocasiones formales. Debe su nombre a los pequeños extremos que se asemejan a las alas abiertas de un pájaro. Este tipo de cuello también se combina con una corbata clásica, pero más a menudo se usa con una corbata moño. Apto para casi todos, excepto para personas de cara alargada.
  2. La mayoría de las camisas se hacen con cuello clásico o vuelto. Se puede llamar universal: se ve bien con o sin corbata, se adapta a personas con cualquier forma de cara, pero se ve mejor con una cara ancha y redonda.
  3. El cuello ancho es mejor si tienes una cara ancha, alargada, líneas de rostro finas o si atas la corbata con un nudo grande y voluminoso, como el nudo Windsor. Los que tienen una cara redonda o cuadrada no deberían dar preferencia a este tipo de cuello. Las corbatas hechas de telas gruesas, como la lana, se ven bien con el mismo.

Hay muchos otros tipos de cuellos que es bueno conocer al elegir una camisa para que combine con la forma y el tipo de rostro.

La mayoría de las camisas tienen el cuello levantado. Gracias a eso, el cuello se ve más firme (en comparación con otras partes de la camisa). También se puede usar un soporte adicional para el cuello. Este representa una banda rígida que fija el soporte del cuello en la posición deseada o aporta rigidez a sus puntas.

Modelos de camisas

Los diferentes modelos de camisas facilitan la elección de la que le quedará bien a una persona, dependiendo de las características individuales de la figura y las proporciones del cuerpo.

  • El modelo classic fit se puede llamar universal. Es adecuado para quienes visten trajes de corte tradicional.
  • El modelo slim fit enfatiza las líneas del cuerpo y la cintura. Es adecuado para aquellos que prefieren quitarse la chamarra y usar solo la camisa. Dicho modelo debe quedar bien, pero no muy apretado (de lo contrario, es una señal de que se ha elegido una talla incorrecta). Se ve mejor en aquellos que tienen una figura elegante o están en buena forma física.
  • Modern fit se adaptará a aquellos que usan trajes o prescinden de una chamarra. Este es el punto medio entre los 2 modelos anteriores, enfatiza la silueta, pero no causa incomodidad cuando se usa. Apto para personas con cualquier tipo de cuerpo.
  • Super slim, o skinny fit, está diseñado para personas a las que los anteriores modelos les quedan demasiado sueltos y necesitan camisas más ajustadas.

Aspecto

Hay que prestar atención a cómo queda la camisa. Si el modelo es demasiado estrecho, se estirará la tela en la zona de las axilas y el pecho. Cuando el modelo es demasiado ancho, la camisa quedará como colgando en el cuerpo, esto se nota especialmente en la parte de la costura que conecta la manga con la espalda y el pecho.

Las mangas no deben quedar muy ajustadas. Con la talla y el modelo de camisa adecuados, la persona podrá levantar los brazos, doblarlos y cruzarlos fácilmente, sin molestias.

Vale la pena fijarse en las mangas. Para determinar el largo ideal, hay que ver la posición de los puños en la mano: no deben quedar ni por encima ni por debajo de la muñeca.

Otros detalles que vale la pena considerar

  • Las camisas con bolsillos se han asociado tradicionalmente a un look más informal. Hoy en día, el bolsillo es un elemento de diseño. Pero si estás buscando una camisa para eventos formales, es mejor rechazar semejante modelo.
  • Los puños de las camisas pueden ir con botones (1 o 2) o agujeros para mancuernillas. Algunos se hacen de tal manera que permiten cambiar el largo y el ancho. El borde del puño puede ser redondeado, biselado o recto.
  • También es importante prestar atención al dobladillo de la camisa. Si planeas meterlo dentro de un pantalón o una falda, el dobladillo debe ser largo. Si no hay bordes alargados, esto insinúa que la camisa debe usarse suelta.

En qué se diferencian las camisas de mujer y las camisas de hombre

Las camisas de mujer están diseñadas para enfatizar las curvas de la figura. Al mismo tiempo, independientemente del modelo, la mujer debe sentirse libre y cómoda. ¿Cómo darse cuenta?

  • Es difícil abrazar a alguien. Incluso si la camisa queda perfectamente, pero restringe el movimiento, significa que te queda demasiado apretada.
  • Espacios notables entre los botones de la tapeta. Esto se debe a la tensión en el material, que es una señal de que la camisa queda apretada en el pecho.
  • Uno se siente obligado a meter la panza. Cuesta respirar con normalidad, es imposible relajarse. La camisa es probablemente demasiado apretada.
  • Hay que volver a meter la camisa en el pantalón constantemente. Por ejemplo, cuando uno se sienta o se levanta. Esto indica que el dobladillo de la camisa es demasiado corto.
Ideas En 5 Minutos/Ropa/Cómo elegir una camisa para que quede perfecta
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos