10 Errores que la mayoría de las personas cometen al elegir y usar un perfume y cómo solucionarlos

10 Errores que la mayoría de las personas cometen al elegir y usar un perfume y cómo solucionarlos

Los errores en la elección de un perfume pueden llevar al hecho de que tu tocador esté a punto de estallar de frascos de perfume abiertos, pero difícilmente usarás la mayoría de ellos. Al conocer más de cerca un nuevo aroma, puede resultar que no sea “tu” aroma. Pero a menudo, la razón por la que un perfume ya no es de tu agrado se debe a un almacenamiento y uso incorrectos. Debido a esto, incluso tu aroma favorito puede cambiar y convertirse en algo no tan agradable y refinado como lo era originalmente.

En Ideas en 5 minutos, te contaremos sobre los errores comunes que cometemos al comprar y usar perfumes y cómo solucionarlos rápidamente.

Error n.º 1: asociar el precio bajo con mala calidad

Error:

  • Pensar que un precio más alto significa un mejor aroma. En realidad, el precio tiene más que ver con el diseño de la botella, el empaque, la inversión publicitaria y una serie de otros factores que con el aroma en sí. Hay fragancias económicas creadas por los mejores perfumistas que también crean costosas fragancias de diseñador y de nicho.

Solución:

  • No tengas miedo a los precios bajos y elige un perfume sobre la base de su aroma, enfocándote en lo mucho que te gusta y lo bien que te sienta.

Error n.° 2: tomar una decisión de compra demasiado rápido

Error:

  • Comprar un perfume después de una prueba rápida en la tienda. En esta etapa, solo puedes sentir las notas de salida de la composición del perfume. Forman la primera impresión del aroma y generalmente se evaporan rápidamente, permaneciendo de 5 a 15 minutos.

Al probar un perfume justo antes de comprarlo, no esperas a que se revelen sus notas de fondo y de corazón. Las notas de corazón aparecen cuando las notas de salida comienzan a evaporarse y “suenan” durante varias horas. Luego entran en juego las notas de fondo. Su aroma es el que más dura y puede permanecer por 6 horas o más.

Solución:

  • Aplica el aroma del probador que te gustó en la piel. Da un paseo y comprueba cómo huelen las notas de corazón y las notas de fondo que tardan más en manifestarse.

Error n.° 3: probar el aroma solo en una tira de papel

Error:

  • Probar el aroma en un secante (tira de papel para probar el perfume). Esto se debe a que el perfume olerá diferente en tu piel y en el secante. La forma en que se abre el aroma del perfume está influenciada por el valor de pH de tu piel, lo que comes, tu equilibrio hormonal, si tu piel es seca o grasa. Todos estos factores pueden potenciar o debilitar las distintas notas del perfume.

Solución:

  • Antes de comprarlo, prueba el perfume en tu piel para ver cómo huele sobre ti.

Error n.° 4: obsesionarse con saber si un perfume es “femenino” o “masculino”

Error:

  • Pensar que las mujeres usan solo perfumes “femeninos” y los hombres usan exclusivamente los “masculinos”. Los expertos creen que se puede encontrar una gran fragancia con notas florales para hombres entre los perfumes que se comercializan como femeninos. Y las mujeres también pueden encontrar “su” perfume entre la perfumería masculina.

Solución:

  • Busca tu aroma sin atarte al tema del género y a cuál de los estantes de la tienda ocupa la botella.

Error n.° 5: probar muchos aromas a la vez

Error:

  • Probar muchos aromas a la vez. Tu nariz se cansará después de oler de tres a cinco aromas diferentes, y simplemente no captarás las notas de los siguientes frascos. Con el tiempo, empezarás a pensar que todo huele igual.

Solución:

  • Tómate un breve descanso después de probar tres nuevos aromas. Después de elegir el aroma que te gusta con tiras de papel, pruébalo directamente en tu piel.

Error n.° 6: comprar perfume en frascos grandes

Error:

  • Comprar perfume en frascos grandes. Desafortunadamente, ninguna fragancia puede durar indefinidamente. Guardar una botella a medio usar en un estante permite que el oxígeno descomponga lentamente las moléculas de la fragancia, alterando su composición.

Solución:

  • Si usas tu aroma característico a diario, entonces una botella grande probablemente no se desperdiciará, pero en otros casos, elige un perfume en una botella más pequeña.

Error n.° 7: almacenar el perfume de forma incorrecta

Error:

  • Guardar el frasco de perfume en el baño. Las fluctuaciones de temperatura, combinadas con la humedad excesiva en el baño, acortarán significativamente la vida útil del perfume.
    También dejar el perfume donde esté expuesto a la luz solar, como en una cómoda o donde esté expuesto al calor. La luz ultravioleta transforma el aroma original del perfume.

Solución:

  • Guarda el perfume en su empaque original en un gabinete cerrado. El empaque y las puertas cerradas de los gabinetes protegerán la botella de los rayos UV y la humedad.

Error n.º 8: agitar el frasco del perfume

Error:

  • Agitar el frasco antes de usarlo para activar los ingredientes del perfume. Los perfumes son mezclas delicadas y agitarlas puede oxidar y destruir la fragancia.

Solución:

  • Cuanto menos “molestes” al frasco de perfume, mejor.

Error n.° 9: tener un solo “aroma característico” propio

Error:

  • Tener un solo aroma asociado a ti. Es poco probable que un perfume pueda transmitir todas las facetas de tu personalidad y adaptarse a todo el espectro de situaciones de la vida, desde una reunión romántica a solas con tu persona amada hasta una reunión de trabajo.

Solución:

  • Crea tu propio “armario de perfumes”, que contendrá fragancias para diferentes estaciones y diferentes situaciones de la vida.

Error n.º 10: usar perfume solo en la ropa

Error:

  • Aplicar perfume exclusivamente a la ropa. De esta forma no podrás sentir toda la riqueza del aroma, porque la tela solo atrapa algunas partes del perfume. Además, presta atención a la composición de tu ropa antes de rociarla con perfume: solo aplica perfume a tu ropa si puedes lavarla. Ten en cuenta que los materiales como la seda se pueden teñir con aceites perfumados.

Solución:

  • Aplica perfume a la ropa solo cuando estés seguro de que no dañará el material de la prenda. Recuerda rociar el perfume sobre tu piel también para dejar que se abra por completo.
Compartir este artículo