10 Pasos de la rutina coreana del cuidado de la piel

Las rutinas de cuidado facial provenientes de Corea tienen fama de ser muy efectivas, ya que se enfocan en prevenir diversas afecciones y problemas de la piel en lugar de tratarlos cuando ya han aparecido. Más aún, se han vuelto muy populares debido a que pueden producir excelentes resultados si uno es constante.

Ideas en 5 minutos te enseñará cómo seguir este método para comenzar tu día dándole un cariño extra a tu rostro.

1. Limpiador de base oleosa

  • En este primer paso, remueve la suciedad de tu piel utilizando un limpiador con base aceitosa, dando un masaje suave sobre el rostro seco y retirándolo con agua. Esto ayudará a quitar el maquillaje, el exceso de grasitud y otros agentes que pueden acumularse en los poros producto de la contaminación.

2. Limpiador de base acuosa

  • Para asegurarte de eliminar todas las impurezas, aplica un limpiador acuoso. Este eliminará todo tipo de suciedad que sea soluble en agua, como el sudor y otros residuos.
  • Puede ser uno de textura jabonosa, que genere espuma.

3. Exfoliante

  • Para eliminar las células muertas y promover la absorción de los productos que aplicarás a continuación, utiliza un exfoliante. Masajea con él suavemente tu rostro y enjuaga.
  • Se recomienda usarlo 2 a 3 veces por semana, pero esto dependerá de tu tipo de piel y de la cantidad de agentes contaminantes a los que estés expuesta. Si tienes un cutis demasiado sensible, se aconseja la exfoliación química suave realizada por un profesional.

4. Tónico

  • Aplica un tónico según tu tipo de piel, ya sea con ayuda de un disco de algodón o con tus manos limpias, distribuyéndolo por todo el rostro.
  • Este producto ayudará a equilibrar el pH de tu piel luego de los pasos anteriores.

5. Esencia

  • Las esencias son un paso fundamental en toda rutina de skincare coreana, ya que sus componentes otorgan hidratación y promueven la salud de la piel.
  • Aplícala directamente sobre tu rostro masajeando con tus manos limpias.

6. Sérum o ampollas

  • Los sueros o ampollas son productos tópicos que contienen cantidades concentradas de componentes activos. Su uso a largo plazo puede ayudar a mejorar afecciones específicas de la piel, como las manchas, el acné y las líneas de expresión, entre otras.
  • Si tu piel es seca, se recomienda utilizar un sérum hidratante; ante la presencia de acné, usa uno con ácido salicílico. Elige el que mejor se adapte a tus necesidades y que corrija aquello que desees. Aplícalo directamente sobre tu piel.

7. Mascarilla o sheet mask

  • Las mascarillas de algodón, también conocidas como sheet masks, promueven la hidratación de la piel evitando que sus nutrientes se evaporen.
  • Elige la que se adapte a tu tipo de piel y utilízala 2 a 3 veces por semana, durante 20 minutos.

8. Crema para el contorno de los ojos

  • Debido a que la piel de esta zona es más delgada y delicada, es muy importante que elijas una crema específica para ella.
  • Este tipo de cremas ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de arrugas y líneas de expresión. Aplícala utilizando tus dedos anulares, dando golpecitos suaves.

9. Crema o loción hidratante

  • Para sellar la humedad proveniente de los productos anteriores, aplica la crema que mejor se adapte a tu tipo de piel, masajeándola suavemente sobre tu rostro y tu cuello.

10. Protector solar

  • Finalizar tu rutina de cuidado facial con un protector solar es muy importante para prevenir el envejecimiento prematuro, la despigmentación y otras enfermedades de la piel.
  • Utilízalo a diario en todas las zonas que estén expuestas a la luz solar. Vuelve a aplicarlo cada 3 horas durante el día.
Compartir este artículo