7 Formas de consentir a tus pies

Pasa a menudo que nos preocupamos por cuidar nuestro cutis y nuestro cabello, pero nos olvidamos de darles la misma atención a nuestros pies.

Ideas en 5 minutos te ofrece algunos consejos para que puedas consentirlos, mantenerlos sanos y aliviarlos luego de haber pasado todo el día caminando o usando zapatos ajustados.

1. Remójalos con leche y pétalos de rosas

  1. Coloca tus pies en un recipiente hondo, vierte al menos un litro de leche tibia con 1 o 2 cucharadas de agua de rosas y un manojo de pétalos de rosa.
  2. Mantén tus pies sumergidos durante al menos 30 minutos. Procura relajarte y disfrutar de estos minutos. Luego, retíralos y sécalos bien.
  3. La leche ayudará a suavizar la piel de tus pies sin dejarlos grasosos. Además de consentirlos, quedarán con un olor muy agradable. Al finalizar, aplícales un poco de crema humectante.

2. Aplica una mascarilla de miel con carbón activado

  1. Mezcla en un recipiente una cucharada de arcilla bentonita, de miel y de carbón activado. Revuelve los componentes hasta lograr una textura homogénea.
  2. Con la ayuda de una brocha, aplica la mezcla sobre tus pies. Procura cubrir toda su superficie.
  3. Permite que se adhiera a la piel y que actúe aproximadamente 30 minutos. Luego, tómala desde una esquina y lentamente despréndela. Tus pies quedarán exfoliados y libres de impurezas gracias al poder antibacteriano que posee el carbón activado.

3. Sumérgelos en huevos batidos

  1. Envuelve tus pies con papel higiénico, como si fuera una venda.
  2. En un recipiente hondo, vierte 5-6 huevos batidos. Sumerge tus pies. Permite que el líquido actúe sobre la piel durante al menos 20 minutos.
  3. Luego, retíralos y remueve el papel adherido a tus pies. Puedes enjuagarlos si deseas.
  4. Sentirás tus pies más suaves. Esto se debe a las vitaminas y minerales que contienen los huevos, que mantienen sana la piel y previenen el desgaste de los tejidos.

4. Exfólialos con cera y aceite de coco

  1. En un recipiente hondo, derrite una vela de al menos 20 centímetros. Luego, añade una cucharada de aceite de coco.
  2. Mezcla bien ambos ingredientes.
  3. Con la ayuda de una brocha, aplica la mezcla en tus talones cuando aún esté ligeramente caliente, antes de que la cera se endurezca.
  4. Permite que la cera se solidifique antes de retirarla. Tus talones quedarán suaves. El aceite de coco es un producto frecuentemente utilizado en la cosmetología debido a su efecto hidratante, que ayuda a eliminar las células muertas.

5. Dales un masaje con aceite

  1. Después de un largo día de andar con tacones o zapatos cerrados, tus pies podrían hincharse y enrojecerse. Coloca aceite para pies sobre tus dedos. Entrelázalos con los dedos de tus manos y ejerce presión sobre ellos.
  2. Luego, con los dedos de las manos, frota la planta desde el talón hacia los dedos.
  3. Continúa el masaje realizando movimientos circulares sobre la planta de tus pies. De esta manera, ayudarás a mejorar la circulación en la zona y a aliviar el dolor o la hinchazón.

6. Coloca una mascarilla de barro en la planta de tus pies

  1. En un tazón, coloca 3 cucharadas de arcilla bentonita y vierte media taza de agua. Revuelve los ingredientes hasta obtener una textura pastosa.
  2. Con la ayuda de una brocha, aplica la mezcla sobre la planta de tus pies. Deja actuar al menos 15 minutos.
  3. Remueve el producto seco con una toalla húmeda. Con esta mascarilla lograrás que tus pies queden suaves. A su vez, removerá toxinas y bacterias, ya que la arcilla bentonita contiene iones cargados negativamente, que se adhieren a las sustancias químicas y a los metales pesados.

7. Refréscalos con salsa de tomate y azúcar

  1. En un recipiente, mezcla 4 cucharadas de salsa de tomate y 4 cucharadas de azúcar.
  2. Coloca la mezcla en dos bolsas de plástico. Procura dividirla en cantidades iguales. Introduce un pie en cada una.
  3. Ponte calcetas gruesas, preferiblemente de lana. Deja actuar durante 10 minutos.
  4. Luego, remueve el producto lavando bien tus pies y sécalos. De esta forma consentirás a tus pies, exfoliándolos de manera natural.
Compartir este artículo