Cómo encontrar tu tipo de cabello

Conocer tu tipo de cabello puede ser necesario si quieres saber cómo cuidarlo mejor, elegir los productos adecuados para él y peinarlo correctamente. Ideas en 5 minutos está preparado para hablarte de un sistema de definición especial que te ayudará a conocer mejor tu cabello.

El sistema para conocer tu tipo de cabello

Andre Walker es un famoso peluquero de celebridades que ideó un sistema que define el cabello y lo clasifica en 4 clases diferentes y distintas subcategorías.

Tipo 1: cabello lacio

El cabello de tipo 1 no tiene ningún rizo natural. Su textura puede ir de fina a gruesa.

  • Tipo 1a: suele ser el más plano, fino y muy sedoso en comparación con otros tipos de cabello lacio. A menudo puede carecer de volumen.
  • Tipo 1b: aunque sigue siendo muy lacio, este cabello es ligeramente más grueso que el tipo 1a, con algunas hebras gruesas y más volumen.
  • Tipo 1c: este cabello es el más grueso y el más áspero de los tipos de cabello lacio. También es más propenso al encrespamiento y puede ser más difícil de manejar.

El cabello de tipo 1 puede engrasarse con mucha facilidad, por lo que se recomienda no lavarse el pelo muy a menudo y buscar productos de lavado que no le añadan más grasa.

Tipo 2: cabello ondulado

El cabello ondulado tiene ondas definidas que pueden partir de las raíces por toda la cabeza. El aspecto de este cabello puede variar desde ondas muy precisas hasta mechones muy indefinidos.

  • Tipo 2a: este cabello tiene volumen y unas ligeras ondas. Suele tener una porosidad de media a baja, lo que dificulta su encrespamiento. Este cabello tiene un aspecto más plano y fino que el resto de los cabellos de este tipo. Además, es fácil de alisar y secar.
  • Tipo 2b: este cabello es un poco más duro que el tipo 2a y tiene “ondas playeras” sin que se desarmen. Este tipo es propenso al encrespamiento, por lo que requiere un producto capilar adecuado para controlarlo.
  • Tipo 2c: este tipo tiene ondas en S profundas y bien definidas, con un aspecto casi rizado. También es muy propenso al encrespamiento.

Se recomienda evitar el uso de aceites naturales después de la ducha, ya que pueden añadir grasa a su aspecto. Puedes utilizarlos antes de la ducha y eliminarlos con el champú. Evita también las cremas y geles pesados, y opta por mousses o sueros ligeros sin aclarado.

Tipo 3: cabello rizado

El cabello de este tipo tiene rizos bien marcados o espirales definidas, que a veces pueden ser difíciles de manejar. No es necesario lavar este cabello todos los días.

  • Tipo 3a: se caracteriza por rizos sueltos en espiral que pueden tener pocas ondas. Los rizos son más finos y son más fáciles de alisar. Sin embargo, este cabello es propenso al encrespamiento y es reactivo a la humedad y a la sequedad.
  • Tipo 3b: se trata de rizos más cerrados, que no son muy gruesos ni delicados.
  • Tipo 3c: estos rizos pueden tener una textura diferente: algunos mechones pueden ser de forma tirabuzón y otros pueden ser de zigzags. Los mechones están bien para afuera y dan volumen a tu peinado.

Se recomienda utilizar productos que definan los rizos naturales. También es mejor evitar peinados con coletas, ya que los rizos pueden perder su formación y el cabello puede volverse más fino a causa de ellas.

Tipo 4: cabello crespo

Este tipo de cabello es muy rizado. Puede haber una mezcla de texturas: muy enrollado, en forma de S y en forma de zigzag. Es difícil que este cabello se humecte con aceites del cuero cabelludo, lo que lo hace muy frágil y propenso a la sequedad y al daño.

  • Tipo 4a: este cabello tiene rizos duros, gruesas y pequeños. Pueden ser más alargados o más encogidos.
  • Tipo 4b: los mechones de este cabello parecen más bien zigzags. Este cabello es muy suave al tacto. Sin embargo, también es muy frágil y propenso a romperse.
  • Tipo 4c: este cabello tiene rizos en forma de Z. Es posible que ni siquiera vea el patrón sin estirarlo.

Hay que ser muy cuidadoso con este tipo de cabello. Necesita mucha hidratación. Puedes hidratarlo utilizando mascarillas, mantecas y cremas acondicionadoras especializadas.

Compartir este artículo