Cómo hacer una limpieza facial profunda en casa

Es mucha la suciedad que se acumula en la piel del rostro a lo largo del día, debido al maquillaje y a la contaminación ambiental. Por eso, es necesario incluir un buen aseo de la piel cada cierto tiempo para eliminar todas las impurezas que la rutina de cuidado diario no quita.

Ideas en 5 minutos te cuenta cómo puedes realizar una limpieza de cutis profunda, para que tu rostro luzca fresco y radiante.

Paso 1: limpia la piel

  • Es importante eliminar las impurezas de la piel antes de empezar la limpieza profunda del cutis, para prevenir infecciones.

  • Lávate la cara con agua y jabón neutro. También puedes utilizar un producto de limpieza para el rostro adecuado.

  • Para activar la circulación de la piel es mejor que uses agua fría.

Paso 2: abre los poros

  • Masajea suavemente la zona T (entrecejo, bozo o bigote y barbilla) hasta el cuello para relajar los músculos y activar las células de la piel.

  • Una opción para abrir los poros es utilizando vapor. Calienta agua en una olla o recipiente amplio hasta que comience a producir vapor.

  • Recubre la cabeza con una toalla o un paño y coloca el rostro a suficiente distancia del recipiente, de forma que el vapor tome contacto con la piel sin quemarla. Espera 10 minutos. Esto ayuda a abrir los poros de manera efectiva.

  • Si lo prefieres, puedes reemplazar el vapor aplicándote sobre el rostro paños empapados en agua caliente. Déjalas que actúen durante algunos minutos y retira.

Paso 3: exfolia el rostro

  • Una vez los poros se hayan abierto, es necesario exfoliar la piel.

  • Aplica un exfoliante adecuado y espárcelo por todo el rostro.

  • Realiza un suave masaje con la ayuda de un cepillo para el rostro. Cuida de que el producto no se introduzca en tus ojos.

  • La mayoría de los productos exfoliantes tienen partículas que ayudan a eliminar la suciedad. Para evitar que la piel se resienta, debes hacerlo con cuidado.

Paso 4: retira los puntos negros

  • Lávate las manos con agua y jabón.

  • Retira las espinillas o barros del rostro apretando con las puntas de los dedos envueltas en gasas asépticas, para evitar infecciones.

  • No aprietes con las uñas, pues pueden quedar huellas en el cutis.

  • No toques las zonas enrojecidas y duras que precede al brote de puntos negros, pues hacerlo empeoraría la piel.

Paso 5: aplica una loción o mascarilla

  • Aplica una loción tónica o mascarilla después de la extracción de puntos negros para calmar la piel enrojecida.

  • Coloca el producto adecuado con un trozo de algodón o con la yema de los dedos.

  • Masajea el cutis con movimientos circulares. Esto ayuda a que la piel del rostro absorba oxígeno y los poros se cierren.

Paso 6: hidratación

  • Puede que notes la piel de tu rostro tirante o seca después de todo el proceso.

  • Para ello, es necesario que te apliques la crema de hidratación facial que usas a diario.

Paso 7: evita el maquillaje

  • Después de una limpieza de cutis intensa como esta, se aconseja evitar el maquillaje durante las dos horas posteriores al tratamiento. Así la piel se regenera y descansa.

  • Si puedes esperar hasta el día siguiente para maquillarte, mucho mejor, porque tus poros están ligeramente abiertos y podrían infectarse.

Compartir este artículo