Cómo hidratar el cabello con pocos ingredientes

La resequedad del cabello puede tener múltiples causas, como los tratamientos con productos químicos, el uso excesivo de planchas o rizadores eléctricos, y lavarlo más de lo necesario.

Ideas en 5 minutos ha recopilado 6 maneras de hidratarlo en casa de manera sencilla, utilizando hasta 3 ingredientes.

1. Aloe vera y agua de rosas

Además de limpiar los residuos de aceite, el aloe vera puede acondicionar el cabello dañado y seco, mejorando su aspecto. Por su parte, el agua de rosas previene la deshidratación de la piel, lo que podría ser beneficioso para tu cuero cabelludo. Para utilizar ambos ingredientes, sigue estos pasos:

  1. Mezcla gel de aloe vera y agua de rosas en partes iguales en una botella con difusor spray.

  2. Rocía sobre tu cabello todos los días.

2. Aceites naturales

Algunos aceites naturales, debido a sus componentes como la vitamina E, los ácidos grasos y diversos antioxidantes, pueden tratar la capa más superficial de la piel, ayudándote a hidratar tu pelo y el cuero cabelludo.

  1. Aplica aceite de almendras, aguacate, coco o argán una o dos veces por semana sobre tu cabello, de manera uniforme. Deja actuar por unos minutos y luego lava con un champú suave.
  2. En el caso del aceite de coco, puedes dejarlo actuar por la noche. Utiliza un pañuelo o una camiseta vieja para evitar manchas en tu almohada.
  3. Lava tu pelo por la mañana.

3. Banana y aceite de oliva

Además de minerales y antioxidantes, las bananas contienen propiedades antimicrobianas que pueden ayudar a combatir la resequedad del cuero cabelludo. Cómo obtener una mascarilla hidratante con este ingrediente natural:

  1. Muele una banana madura con un tenedor.

  2. Agrega dos o tres cucharadas de aceite de oliva y mezcla hasta obtener una pasta homogénea.

  3. Aplica sobre el cabello, desde la raíz hasta las puntas.

  4. Finalmente, lava con un champú suave.

4. Agua de arroz

El agua de arroz contiene vitaminas, minerales y aminoácidos que pueden aliviar la inflamación en el cuero cabelludo y tratar la resequedad del cabello. Para usarla, sigue estos pasos:

  1. Lava dos cucharadas de arroz blanco o integral para eliminar la suciedad e impurezas.

  2. Coloca el arroz en un contenedor o fuente que puedas cubrir y agrega dos tazas de agua limpia. Deja reposar por al menos 30 minutos.

  3. Mezcla muy bien y pasa por un colador reservando el agua en un frasco o en una botella. Puedes conservarla en la nevera hasta por dos semanas. Recuerda siempre agitar o revolver antes de usar.

  4. Aplica sobre tu cabello mojado luego de enjuagar el champú, masajeando desde la raíz hasta las puntas.

5. Aguacate, aloe vera y aceite de coco

El aguacate contiene aceites ricos en minerales que ayudan a fortalecer el cabello. Por su parte, el aceite de coco, debido a su peso molecular, puede penetrar en tu cabellera reduciendo el frizz y la resequedad. Obtén una mascarilla nutritiva e hidratante siguiendo estos pasos:

  1. Mezcla un aguacate maduro, dos cucharadas de gel de aloe vera y una cucharadita de aceite de coco.

  2. Aplica sobre el cabello húmedo o seco y deja actuar por 30 minutos.

  3. Enjuaga con agua tibia y seca cuidadosamente.

6. Yogurt natural y aceite de oliva

Si has decolorado o tinturado tu cabello recientemente:

  1. Mezcla una taza de yogurt natural y una cucharada de aceite de oliva.

  2. Aplica sobre todo el cabello una vez por semana y deja actuar por 10 minutos.

  3. Enjuaga con agua tibia.

Existe evidencia de que el yogurt ha sido utilizado en Medio Oriente como tratamiento para promover el crecimiento y la restauración del cabello.

Bono: Maneras de evitar que tu cabello se deshidrate

1. Sécalo a una temperatura más baja

Si ya sufres de algo de resequedad en tu cabello, selecciona temperaturas bajas en lugar de las más altas al utilizar el secador o la plancha. Esto evitará que se reseque aun más.

2. Integra vitaminas a tu dieta

Las vitaminas A y C, la biotina y el hierro contribuyen con un cabello sano y, por lo tanto, hidratado. Consulta con tu médico las cantidades adecuadas para ti o consume alimentos ricos en estos componentes.

3. No lo laves todos los días

El champú, además de remover la grasa y la suciedad, también elimina el sebo natural de la piel que mantiene el cabello hidratado y saludable. Lávalo dos veces a la semana utilizando productos que coincidan con tu tipo de cabello. Al secarlo, evita frotarlo con la toalla. En lugar de eso, masajea suavemente o envuelve tu cabello por unos minutos.

4. Protégelo de factores ambientales

El sol, el viento y la sal pueden causar que tu cabello se reseque. Por lo tanto, te recomendamos utilizar una gorra, un sombrero o productos que te ayuden a protegerlo de estas condiciones.

Compartir este artículo